Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segundo, el lector centenario

La Biblioteca Municipal Isabel la Católica agasaja a su socio más fiel y longevo | Cada día acude durante dos horas a repasar los periódicos

Segundo Medina, junto a sus familiares y los trabajadores de la Biblioteca Isabel la Católica de Escaleritas. | | LP/DLP

Segundo Medina Naranjo cumplió 100 años el pasado domingo. Este lunes, como cada día, acudió a la diez y media de la mañana a la biblioteca del barrio de Escaleritas para leer los periódicos, sin saber que sus tres trabajadores, Mari Ángeles, Ramón y Leonor, le esperaban para felicitarle por el cumpleaños y brindarle su pequeño homenaje por ser el socio de más de edad de la red municipal.

Segundo Medina con un ejemplar de LA PROVINCIA, el primer periódico que lee cada mañana en la biblioteca. | | LP/DLP

Trajeado como un dandy, con corbata y pañuelo, y acompañado por sus hijas y yernos, recibió de los bibliotecarios una placa y un cojín que desde ahora se quedará fijo en su sitio habitual, la cabecera de una de las mesas mas cercanas a la entrada. Un poco abrumado por la presencia de las cámaras y los periodistas, agradeció una vez más la amabilidad de los empleados de ese centro cultural y de los demás lectores, que también son sus amigos tras la convivencia diaria.

«La Provincia es el primer periódico que recojo cada mañana en ese mostrador de la biblioteca y me lo meto enterito entre pecho y espalda», confiesa una vez acomodado en su asiento ahora acolchado. Le gusta este diario, entre otras cosas, «porque tiene el significado importantísimo de recordarnos que esta provincia de Las Palmas se creó por el deseo de los habitantes de la isla de Gran Canaria y pasamos a ser la 49 a la 50 de España».

A sus cien años, asegura que aún le interesan todas las secciones y noticias que lee a diario los periódicos, a los que le dedica lo que él llama, siguiendo el símil futbolístico, «el primer tiempo». Tras repasar la prensa durante unas dos horas, se va «a la choza» a comerse un plato de potaje, el alimento que le mantiene con tanta energía y lucidez.

«He sido siempre un buen lector y, para mí, tengo el mérito de haber leído los Episodios Nacionales del gran escritor canario nacido en esta ciudad don Benito Pérez Galdós; ahora, la vista ya no me permite como yo quisiera seguir leyendo y noveleriando las cosas de este mundo nuestro», comenta el cumpleañero, que al ser preguntado cómo ve el mundo actual y la política lanza un mensaje positivo: «Creo, o quiero creer, que cada día que pasa somos más civilizados y este acto es una prueba de ello; los canarios españoles somos afectuosos, atentos y serviciales».

Segundo Medida ilustra con otro ejemplo su fe en la buena voluntad de la gente, sobre todo de las mujeres, aunque alguno de los episodios de su vida fueron un calvario por la persecución franquista a una parte de sus familiares. «Ustedes saben -declara divertido- que yo ya no puedo conducir debido a los 100 años que tengo sobre mi casquete, pero utilizo mi bono de transporte público y cuando cojo las guaguas, en la puerta de Cáritas de la Avenida de Escaleritas, vienen de los barrios altos y casi siempre llenas; cuando subo, las personas que se levantan para cederme el sitio siempre son mujeres, ¡no se levanta ni un hombre!». Un poco para dejarles en evidencia, luego les ofrece un sonoro agradecimiento a esas mujeres que le dejan el asiento.

El siglo de vida apenas se aprecia en el cuerpo del hombre. Camina con fluidez y tiene una conversación ágil y erudita, con una memoria prodigiosa. Los fines de semana, cuando cierra la biblioteca y se siente extraño al no tener los periódicos a mano, utiliza el ordenador que tiene en casa, del que detalla hasta la marca. «Abro la pantalla y me bailo unas cuentas noticias, porque esa es mi primera parte del día», añade. La noticia que más le gustaría leer es que el pueblo canario y español «sea aún más civilizado».

«Me considero un hombre del mundo y todo me interesa, desde lo que ocurre en Australia o Nueva Zelanda a lo que puede pasar en Canadá o en nuestra isla de El Hierro», puntualiza antes de jurar que seguirá acudiendo mientras pueda a la biblioteca Isabel la Católica.

El de este lunes fue el segundo agasajo por su centenario. El domingo le brindaron el primero en el Club Victoria, el de toda su vida, pues nació y se crió en La Isleta. «La ciudad entonces era chiquitita, más pobre, más modesta. La barbería era una pequeña habitación en la esquina de una calle y pagaba 50 céntimos, media peseta, por pelarme, ahora creo que me cobran 10 euros», rememora.

En el homenaje del Club Victoria recibió mensajes de los principales dirigentes del PSOE, su partido, entre ellos el presidente Ángel Víctor Torres. En ese acto, apuntó este lunes emocionado, quiso recordar a su madre, Micaela, y a Mercedes, la madre de sus cuatro hijos.

Compartir el artículo

stats