Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hamilton abre la primera terminal de La Luz que aúna logística y reparaciones

La base del Reina Sofía dará servicio a plataformas y buques de apoyo al sector ‘offshore’ | Su puesta en marcha supone 50 empleos directos y 300 indirectos

El director general de Hamilton y Compañía, Juan Carlos Núñez Cuyás, se dirige a los asistentes a la inauguración de la nueva terminal. | | ACFI PRESS

El director general de Hamilton y Compañía, Juan Carlos Núñez Cuyás, se dirige a los asistentes a la inauguración de la nueva terminal. | | ACFI PRESS

Hamilton y Compañía inauguró ayer una terminal dedicada a las reparaciones navales y la logística del sector petrolero en alta mar con la que el Puerto de Las Palmas consolida su posición como principal centro de servicios a esta industria en la fachada oriental del Atlántico medio. La consignataria más antigua del Archipiélago congregó en sus nuevas instalaciones del muelle Reina Sofía a la comunidad portuaria junto a autoridades locales y autonómicas para dar a conocer los detalles de un proyecto con el que quiere poner de manifiesto «el compromiso histórico con el puerto y la ciudad» que mantiene desde hace más de un siglo, en palabras de su presidente, Alfonso Cordero.

Por la derecha, en primer término, Alfonso Cordero, Anselmo Pestana, Román Rodríguez y Augusto Hidalgo. | | ACFI PRESS

Las nuevas instalaciones, que ocupan una superficie de 8.000 metros cuadrados en la que antes se descargaban materiales áridos, reúnen en un solo espacio actividades hasta ahora diseminadas en distintos puntos del puerto. La terminal, que fue construida durante los meses más intensos de la pandemia, cuenta con una zona de muelle contigua. En ella podrá recibir buques perforadores que requieran reparaciones o mantenimientos -el año pasado ya realizaron una operación simultánea con dos unidades del operador Stena que antes no habrían sido posibles-, pero también servirá como base para los buques de apoyo que se encargan de transportar materiales hasta los campos petrolíferos. Esta combinación, señaló Cordero, permitirá reducir plazos en tareas de suministros o reparaciones y cubrir «una demanda que existe y que de lo contrario se derivaría».

El proyecto, en el que además de Hamilton y Compañía también participa la firma Tecnavin, ha supuesto una inversión por encima de los 2,5 millones de euros y generará 50 puestos de trabajo directos, además de otros 300 indirectos. Entre los perfiles profesionales demandados por la empresa se encuentran aquellos relacionados con las reparaciones navales, mantenimientos, soldaduras o ingenierías, pero también catering o limpieza. Las estimaciones de actividad avanzadas ayer por los responsables de las nuevas instalaciones pasan por tres o cuatro proyectos anuales de larga duración -hasta 90 días- que mantendrán ocupada la terminal durante buena parte del año. El volumen de negocio anual fue cifrado en su día en unos 2,9 millones de euros solo en el apartado de reparaciones.

La nueva terminal cuenta con grandes explanadas preparadas para realizar el acopio de materiales, así como una zona de oficinas y dos grandes naves para las tareas de reparaciones y mantenimientos. Una de ellas ya está ocupada por la firma noruega Teknisk Faghandel (TESS), especializada en tuberías y otros productos relacionados con trabajos de alta presión habituales en la industria petrolera en alta mar.

El proyecto de Hamilton y Tecnavin está centrado en el sector petrolero en alta mar, que sufrió una hecatombe de precios en 2020, pero que este año está volviendo a recuperar ritmo, sobre todo en los campos ubicados en la zona de influencia del Puerto de Las Palmas. Cordero recalcó la histórica vinculación de la empresa con esta industria -consignó, por ejemplo, la primera plataforma que llegó al Puerto de Las Palmas 21 años atrás para reparar, un hecho que «comenzó a redibujar el skyline del Puerto»- y durante la presentación señaló que se trata de un sector «en auge y con futuro», aunque especificó que la terminal también está preparada para acoger actividades relacionadas con la industria eólica offshore una vez se efectúe la transición.

A la presentación acudió una nutrida representación de la comunidad portuaria de Las Palmas, con la que Hamilton y Compañía mantiene estrechos lazos gracias a su actividad como consignataria. También participaron en el acto autoridades como el alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, el presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra, el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana, el vicepresidente de Canarias, Román Rodríguez, y el presidente del Archipiélago, Ángel Víctor Torres, quien destacó la apuesta inversora de los promotores de la terminal en el contexto de la pandemia.

«Es una empresa señera en Canarias que ahora expande su actividad con estas nuevas instalaciones», recalcó Torres en referencia a la histórica vinculación con el Archipiélago de esta firma, establecida en 1837 en Santa Cruz de Tenerife por el escocés Lewis Gellie Hamilton. El jefe del Ejecutivo autonómico recalcó el papel del Puerto de Las Palmas y las actividades marítimas como «uno de los motores más importantes» para la economía del Archipiélago y alabó su capacidad de resistencia frente a otros sectores que durante este tiempo han visto mermada su actividad.

Compartir el artículo

stats