Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi el 100% de los hoteles de la capital grancanaria se atreve a abrir pese al bajo número de turistas

El sector cierra junio con un 47% de ocupación y centra sus esperanzas en el invierno | Pide la rebaja de los billetes de avión para atraer a los peninsulares

Vista de la fachada del hotel Fataga, en la calle Galicia. | | ANDRÉS CRUZ

Más del 90% de los hoteles y apartamentos de la capital grancanaria ha optado ya por abrir sus puertas, pese a que la ocupación es bastante baja y la incertidumbre preside las expectativas para el resto del verano. El mes de junio se saldó con un 47% de ocupación y la mayoría centra sus esperanzas en la temporada de invierno donde ya empiezan a ver la luz al final de túnel y confían en que la eliminación de la cuarentena para los británicos vacunados provoque la deseada llegada de turistas a la ciudad, si Canarias logra evitar el empeoramiento de la incidencia de la pandemia, claro.

Se espera que en un mes esté abierto el cien por cien de los alojamientos turísticos. Otra cosa es que estén en condiciones de abrir todas sus habitaciones, algo que dependerá de como evolucione la demanda. Algunos de los grandes hoteles abiertos sólo tiene entre el 30% y el 40% de sus plazas operativas. Con todo, lo peor ha sido la bajada de los precios. «No solo es la baja ocupación, es el precio al que estamos vendiendo. Al final no importa tanto la ocupación sino el precio al que estás vendiendo», se quejan.

«Esperamos que algunos de esos millones de ingleses lleguen a Las Palmas», señala Rosy Mujica, secretaria y portavoz de la Asociación de Hoteles y Establecimientos Extrahoteleros de Las Palmas de Gran Canaria (Ahelpa), quien resalta que desde que pudieron abrir los primeros establecimientos «todo ha sido como una montaña rusa. Cuando parecía que la cosa iba a mejorar, se producía un retroceso. No hemos podido llegar todavía a una etapa de normalidad, ni en cuanto a número de clientes, ni en cuanto a empleo ni en cuanto a la apertura, porque la totalidad de los hoteles no están al cien por cien de funcionamiento. Nos quedan todavía unos meses para luchar, con las esperanzas puestas en la vacunación y en el invierno».

La totalidad de los grandes hoteles ha abierto ya sus puertas y el último en incorporarse, el hotel Parque, lo hará la próxima semana. Sin embargo, aclara Mujica, buena parte de estos alojamientos tienen plantas enteras cerradas porque la demanda no es suficiente para la apertura total. Tampoco han sacado de los ERTE al cien por cien de sus trabajadores. Los grandes han recuperado al 70% del personal y los pequeños, al 100%, pero con reducción de horario.

Así las cosas, la ocupación no acaba de arrancar y tampoco se espera que aumente este verano -una temporada tradicionalmente mala en el municipio-, porque los precios de los billetes de avión disuaden a los peninsulares de hacer una escapada a la ciudad, constata Mujica, quien considera que las compañías aéreas o el Gobierno deberían poner de su parte para reducir el precio de los pasajes. «Aún así, pese al handicap de los precios, seguimos esperando a los peninsulares. La promoción ya está hecha en la Península por el Ayuntamiento y el Cabildo. Ahora falta que nos ayude la otra parte».

En cualquier caso, son los clientes de empresa, el personal relacionado con el Puerto de La Luz y la gente que viene de otras islas por motivos de trabajo o de salud los que están permitiendo ocupar casi la mitad los hoteles. A estos hay que sumar numerosos italianos, que vienen a ver a los compatriotas que residen aquí, así como alemanes y polacos.

«Turismo vacacional hay muy poco todavía. Nos falta el turismo británico y el escandinavo, aunque este es más típico del invierno», admite la portavoz de Ahelpa, que informa de que la ocupación de junio, con más de lo 80% de hoteles abierto, fue de un 47%. «Siguen siendo cifras muy malas porque con ese nivel de ocupación no puedes mantener la vida que tenía el hotel y a todo su personal». Durante el pasado trimestre, resalta, «las ocupaciones siempre han estado por debajo del 50%, teniendo en cuenta también que no estaban todos los hoteles abiertos. La ocupación real ha sido ridícula y hubiera oscilado entre el 20 y el 30%, de haber estado todos funcionando». Nada que ver con el 60% de ocupación que se alcanzó en la capital en el verano de 2019.

Las expectativas para este verano, sostiene, «son inciertas». «Estamos viendo algún movimiento, pero todo depende de noticias de última hora relacionadas con la aparición o no de variantes nuevas del virus o de lo que haga Reino Unido. Depende mucho de lo que pase en el exterior y de nosotros también, de mantener a raya los contagios en las islas. Estamos todavía en esa incertidumbre y todavía falta bastante para entrar en una cierta normalidad. Nuestra esperanza es el invierno, que pueda haber un flujo mayor de viajeros. Si todo va bien y no se tuerce la cosa, esperamos un buen invierno», augura.

El sector se muestra especialmente crítico con las ayudas estatales, que han sido «un poco decepcionantes por la cantidad de requisitos exigidos y luego están las empresas que han utilizado dinero de su patrimonio personal para sacar adelante el hotel y se encuentran con que no tienen derecho a la ayuda porque el dinero utilizado no es del negocio».

Terrazas de hotel

Para promocionar la actividad hotelera, la Concejalía de Turismo prepara la puesta en marcha una nueva edición de LPA Estación, con la que se intenta impulsar el ocio turístico a través de visitas y recorridos guiados, degustaciones, conciertos, senderismo, actividades para toda la familia y ofertas de estancias en hoteles para fomentar la ciudad como destino de vacaciones en verano. En esta ocasión participan Bull Hotels Reina Isabel, Silken Saaj Las Palmas, Aloe Canteras, Design Plus BEX, Cordial La Peregrina, Cristina by Tagoten, Santa Catalina Royal Hideaway Hotel, Occidental Las Palmas y NH Imperial Playa.

La portavoz de la patronal aplaude esta iniciativa que, además de diversificar la oferta de ocio en verano, contribuye a «acercar un poquito los hoteles a la ciudadanía y que la gente no tenga miedo de ir a una terraza de hotel. Hay hoteles que tienen sus terrazas abiertas al público y disponen de una oferta gastronómica que no conoce la ciudadanía». Añade que la anterior edición «tuvo un gran éxito. Todas las veces que lo hemos hecho se ha cubierto el aforo».

Compartir el artículo

stats