Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Domingo en San Telmo, los cochitos hacen las delicias en pleno sofoco

Muchas familias pasan una jornada diferente en las atracciones instaladas en el parque capitalino

9

Feriantes en el parque de San Telmo (18/07/2021) José Carlos Guerra

San Telmo era ayer un hervidero de alegría. Un hervidero atenuado, eso sí, por el intenso calor de la jornada, en la que se superaron los 30 grados en algunos puntos de la ciudad en momentos puntuales, y que hizo que mucha gente optara por irse a las playas a remojarse para aguantar las altas temperaturas. Pese a todo, las atracciones estuvieron bastante concurridas, y muchos padres y madres agradecieron la posibilidad de poder sacar a sus descendientes de las casas para una jornada diferente al aire libre

Ayer, uno de esos padres saludaba alegremente a su pequeña cada vez que pasaba delante de él en el carrusel en el que se había montado. Pese a ello, la niña comenzó a llorar al poco tiempo de no ver a esa cara familiar cerca, por lo que tuvieron que bajarla para que se calmara. El papá comenta que, por norma general, «en la ciudad hay mucho que hacer con los niños», si bien asevera que es de «agradecer» que haya más talleres en los parques, o algo tan sencillo como personas que, por uno o dos euros, hacen las delicias de la infancia con pompas de jabón o juegos malabares. «Intento en la medida de lo posible no ponerle pantallas delante todavía, inculcarle otros valores como salir a la calle y respirar», asegura.

Sus padres también estaban ayer en San Telmo, adonde suelen acudir muy a menudo porque les pilla cerca de casa. «El tema de las atracciones es un polo de atracción para los niños, y nos da mucha seguridad todos los protocolos que se toman aquí para garantizar la diversión sin ningún tipo de problema», apunta Vicente Rodríguez, abuelo a tiempo completo. Y es que para los feriantes este también ha sido un reto, tener que empezar desde cero y adaptarse a las nuevas circunstancias, algo que no siempre resulta fácil. «Lo importante, en cualquier caso es seguir: hay que ser optimistas, y nos ha dado mucha alegría volver. Además, si veo a los niños felices, yo misma soy feliz», defiende una de las trabajadoras de la empresa de ocio.

Y es que ayer se despidieron este carrusel y los cochitos de choque, que ponen su rumbo a Lanzarote. Según Iballa, mamá de una niña de cuatro años, «se les echará mucho de menos porque es necesario para que los peques tengan algo de diversión y estar al aire libre». Y es que, tal y como destaca otra progenitora, si bien «San Telmo es un sitio tranquilo en el que los niños pueden correr y disfrutar sin problemas», cree también necesario buscar otras alternativas para entretenerles, teniendo en cuenta que en la actualidad «estamos superando la pandemia y se empiezan a abrir más posibilidades». Por el momento, muchos chicos y chicas pasaron ayer un día de diversión fuera de casa, sobre todo después de haber estado mucho tiempo encerrados por el bicho. 

Compartir el artículo

stats