Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Astican da el salto a América con el mayor astillero entre California y Chile

Presenta la única oferta recibida por Panamá para gestionar los diques secos anejos al canal

Dique seco principal del astillero Balboa, a cuya gestión aspira Astican. autoridad marítima de panamá

Astilleros Canarios (Astican) exportará al mayor astillero del océano Pacífico entre las latitudes de California y Chile el modelo de gestión que aplica desde hace años en el Puerto de Las Palmas. La propuesta de su filial Astibal ha sido la única oferta recibida por la Autoridad Marítima de Panamá (AMP) para gestionar los diques secos del Puerto de Balboa, estratégicamente ubicado en el extremo occidental del canal por el que pasan cada año más de 12.000 barcos. La inversión necesaria para rehabilitar las instalaciones, estimada en unos 20 millones de dólares estadounidenses (aproximadamente 17 millones de euros), permitirá a la atarazana panameña ofrecer reparaciones y transformaciones navales con los mismos estándares de servicio y calidad que el grupo ya oferta en sus instalaciones de Canarias y Cantabria.

Son las únicas instalaciones para buques Panamax en un radio de 5.000 kilómetros

decoration

El plazo de presentación de ofertas para gestionar el astillero, cuya adjudicación ha sido objeto de una licitación pública internacional, concluyó este lunes. La AMP solo recibió la propuesta de Astibal y ya ha certificado que cumple con «los requisitos mínimos obligatorios establecidos en el pliego de cargos», por lo que ahora procederá al análisis en profundidad desde el punto de vista económico, técnico y administrativo antes de formalizar la concesión. Los plazos que maneja la administración panameña apuntan al mes de septiembre como fecha probable para la firma del contrato definitivo. 

Astibal tendrá que hacer frente a partir de entonces a la rehabilitación, desarrollo y administración de una atarazana histórica, levantada a la vez que el canal de Panamá y dotada de las únicas infraestructuras con capacidad para la varada de buques tipo Panamax (289 metros de eslora, 32 de manga y doce de calado) en una región de más de 5.000 kilómetros que va desde la localidad californiana de San Diego hasta la chilena de Talcahuano. De hecho, el principal dique seco del astillero fue construido respetando las mismas dimensiones y especificaciones que las esclusas de la vía marítima que conecta el Caribe y el Pacífico desde hace algo más de un siglo.

Infraestructura crucial

El astillero del puerto de Balboa es una infraestructura crucial para Panamá, con un impacto directo en la economía nacional que el proyecto de Astibal quiere ayudar a impulsar a través de su inversión. Además del gran dique para buques Panamax, con 316 metros de longitud y 39 de ancho, dispone de otras dos zonas de varada en seco de menores dimensiones que resultan aptas para la atención a barcazas y remolcadores. La reactivación completa de sus instalaciones supondrá la creación de unos 1.000 puestos de trabajo directos y otros 5.000 indirectos, según señaló el presidente de la AMP durante una visita a los diques realizada el pasado marzo.

Balboa es una infraestructura crucial para el país centroamericano

decoration

Las reparaciones navales se vieron interrumpidas en Balboa en 2018 como consecuencia de las dificultades económicas de su anterior concesionario. La Autoridad Marítima de Panamá resolvió administrativamente el contrato en 2019 y las gradas recuperaron carga de trabajo en julio de 2020, tras casi dos años de parón forzoso, a través de la gestión directa por parte del gobierno del país centroamericano. 

El primer buque en regresar al astillero fue el pesquero Taurus Tuna, sometido a unos rápidos trabajos trabajos eléctricos, de soldadura, pintura y rectificación del eje de mando que no duraron más de diez días. Al mismo tiempo, la administración anunciaba su intención de otorgar autorizaciones temporales de uso mientras avanzaba en los pliegos para la licitación pública internacional, que arrancó en febrero de este año.

La actividad en el astillero ha estado centrada hasta ahora en los tráficos habituales de la zona, un enclave marítimo de intensa actividad por el que pasa todo tipo de buques, de remolcadores a unidades offshore. Esa versatilidad en la oferta de servicios no resulta extraña para Astican, que lleva décadas atendiendo a una gran variedad de flotas bajo la filosofía del ‘one stop shop’, una amplia carta de servicios en una sola localización. 

Con el desembarco en Panamá, Astican exportará a América los mismos estándares de calidad que ofrece en Canarias y Cantabria, donde también está presente a través de Astilleros de Santander (Astander). Los acuerdos que ya ha alcanzado con fabricantes internacionales de equipos y tecnología marítima para establecer sus servicios en Balboa de manera conjunta supondrán una mejora tanto para las instalaciones panameñas como para los armadores que ya confiaban en el grupo en sus localizaciones atlánticas, ya que pasarán a tener una nueva localización en la que ser atendidos cuando naveguen por el Pacífico.

Compartir el artículo

stats