Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las ‘reinas’ de la naviera Cunard regresan a Canarias este otoño

La compañía, que lleva más de medio siglo ofreciendo cruceros turísticos por el Archipiélago, programa cinco visitas del ‘Queen Elizabeth’ a partir de noviembre

El ‘Queen Elizabeth’, durante su escala inaugural en Las Palmas de Gran Canaria en octubre de 2010. | | SANTI BLANCO

El ‘Queen Elizabeth’, durante su escala inaugural en Las Palmas de Gran Canaria en octubre de 2010. | | SANTI BLANCO

La legendaria naviera Cunard regresa a Canarias este otoño con una de sus ‘reinas’ de los mares. La compañía británica, una de las pioneras en el turismo de cruceros por el Archipiélago, prepara el retorno tras casi dos años de ausencia por la pandemia del coronavirus. Lo hará con uno de sus buques más emblemáticos, el Queen Elizabeth, en varias travesías de recreo por los archipiélagos macaronésicos que tendrán recorridos similares a los que lleva más de cinco décadas ofertando, con inicio y fin en el puerto británico de Southampton.

Las ‘reinas’ de la naviera Cunard regresan a Canarias este otoño

Las ‘reinas’ de la naviera Cunard regresan a Canarias este otoño Jacobo Corujeira

Cunard ha puesto a la venta los pasajes para cinco viajes por el Archipiélago que arrancan el 1 de noviembre. Se trata de travesías de entre doce y catorce noches con paradas en Tenerife, Gran Canaria y Lanzarote, entre otras localizaciones como Cádiz, Lisboa, A Coruña o Funchal. Los precios de los pasajes arrancan a partir de los casi 1.300 euros que cuesta un camarote interior durante el segundo crucero, aunque aumentan en el caso del viaje de Navidad, que comenzará en Southampton el 23 de diciembre. El mismo tipo de camarote duplica su coste en este caso y asciende hasta los 2.800 euros.

Como reclamo para el público británico, Cunard ha programado a bordo del Queen Elizabeth espectáculos y eventos llenos de figuras muy populares en el Reino Unido. El más conocido de todos ellos es el tenor Paul Potts, que saltó a la fama en todo el mundo tras interpretar en 2007 el aria Nessun dorma de la ópera Turandot de Giaccomo Puccini en el programa de televisión Britain’s Got Talent.

Fiel a la historia

Bautizado por la longeva monarca británica en 2007, este crucero de 294 metros de eslora y capacidad para algo más de 2.000 pasajeros es fiel en su decoración a la herencia de la histórica naviera. La decoración del Queen Elizabeth incluye guiños a las dos naves que le precedieron portando este regio nombre, con toques art deco como referencia a la década de 1930 en la que la primera de ellas fue construido, y dispone de un innegable espíritu tradicional inglés. Prueba de ello es el campo de croquet instalado en su cubierta de juegos.

Tras finalizar la temporada por el Archipiélago a mediados del próximo febrero, el Queen Elizabeth pondrá rumbo a Japón, donde comenzará a operar en primavera. Al margen de los viajes por Canarias, Cunard también había incluido una parada en el Archipiélago en su viaje alrededor del mundo de 2022, aunque la incertidumbre generada por la situación epidemiológica y la evolución de la pandemia han llevado a la compañía a cancelar esta travesía, de la que se iba a encargar el Queen Victoria, al menos hasta 2023.

La historia de la navegación trasatlántica tiene en la Cunard Line una de sus principales protagonistas. La naviera británica, cuyos orígenes se remontan a los primeros barcos de vapor que atravesaban el océano por encargo de los servicios postales, ha sido asidua de las aguas de Canarias desde que a mediados de la década de 1960 dejó atrás las operaciones regulares -la aviación comercial había convertido las largas travesías por mar en rutas poco eficientes para los pasajeros convencionales- y decidió concentrarse en los cruceros turísticos.

El Caronia inauguró en 1961 los viajes a las islas abandonados más de dos décadas atrás, aunque el verdadero hito se produjo dos años más tarde, el 26 de diciembre de 1963, con la primera visita del legendario Queen Mary al Puerto de La Luz. «El mayor buque de pasaje entrado hasta ahora en un puerto español», anunciaba en portada el Diario de Las Palmas ese mismo día.

Cuatro décadas después, en enero de 2004, la segunda nave que ha llevado el nombre Queen Mary anticipó la eclosión del turismo de cruceros que estaba por llegar al Archipiélago en los años siguientes. La primera escala de la «reina de la bahía», como tituló LA PROVINCIA, fue recibida por una muchedumbre que se congregó en Santa Catalina, la Avenida Marítima e incluso el muelle Reina Sofía. Cunard, que en la actualidad se encuentra bajo el paraguas de la corporación estadounidense Carnival, se ha mantenido fiel desde entonces a las Islas, con varias escalas anuales en torno al comienzo del invierno.

Compartir el artículo

stats