Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Seis contenedores quemados en la capital grancanaria este fin de semana

La factura para reponer los recipientes asciende a 3.198 euros | Entre 2019 y 2020 se abonaron 105.110 euros por estos actos vandálicos

Uno de los contenedores quemados este fin de semana en la carretera del Centro

Uno de los contenedores quemados este fin de semana en la carretera del Centro Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria

Seis contenedores fueron quemados este fin de semana en Las Palmas de Gran Canaria. Entre el viernes por la noche y la madrugada de este lunes, los servicios de limpieza han tenido que reponer tres recipientes de fracción resto, y uno de envases ligeros, otro de papel y cartón y un último de vidrio. Una factura que sale cara a las arcas municipales: 3.198 euros que son pagados por la propia ciudadanía.

A través de las redes sociales, el área de Limpieza del Consistorio capitalino ha informado este lunes de actos vandálicos en varios puntos de la ciudad en los que se han visto afectados varios contenedores de basura, que fueron pasto de las llamas y que ahora deben ser repuestos.

Una reposición que cuesta 3.198 euros, según ha detallado el Ayuntamiento en ese breve mensaje en Twitter. El total gastado en esta materia entre 2019 y 2020 ascendió a 105.110 euros, según dio a conocer en abril el propio Servicio de Limpieza municipal. Este fin de semana fueron quemados tres contenedores de fracción resto, que tienen un coste de entre 187 y 818 euros en función de su capacidad; otro de envases ligeros, que es de los más caros de reponer -entre 700 y 1.600 euros-; otro de vidrio, que supone un desembolso de 564 euros; y otro de papel y cartón que, en función de su tamaño, cuesta entre 1.000 y 1.300 euros.

La concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina, afirmó hace unos meses que desde su departamento están trabajando en “garantizar la prestación de servicios y mejorar los equipamientos” para la población capitalina, pero que no lo lograran sin la colaboración ciudadana. Por ello, la edila hizo un llamamiento a la responsabilidad de todos y todas para conseguir “avanzar en una ciudad mejor”. “La vandalización del mobiliario, como en este caso los contenedores, además de tener un impacto en la inversión por su reposición, implica un impacto medioambiental en el entorno”, aseveró.  

Compartir el artículo

stats