Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una plataforma pasa por el Puerto de Las Palmas en un viaje de una punta a otra de Rusia

La 'Severnoye Siyanie' atraviesa 30.000 kilómetros por mar para llegar hasta el Ártico

Plataforma sobre el buque GPO Amethyst en el Puerto de Las Palmas.

Plataforma sobre el buque GPO Amethyst en el Puerto de Las Palmas. JUAN CASTRO

La encrucijada de caminos marítimos transoceánicos en la que se encuentra el Puerto de Las Palmas se vuelve a poner de manifiesto con las escalas que varias unidades vinculadas a la industria petrolera en alta mar realizan en el recinto de la capital grancanaria. Buques perforadores de última generación y plataformas como el Stena Forth o la Scarabeo 9, habituales del muelle Reina Sofía, pasan por aquí estos días para cambiar tripulaciones y pertrecharse, aunque el caso más llamativo es el de la plataforma Severnoye Siyanie, que el pasado fin de semana recaló en la isla como parte de un viaje de casi 30.000 kilómetros desde el puerto de Vostochniy, en el extremo oriental de Rusia, hasta la ciudad de Murmansk, ubicada en la zona septentrional del país euroasiático. 

Gazprom la traslada 30.000 kilómetros para ampliar la exploración de los recursos del Ártico

decoration

La Severnoye Siyanie, una plataforma petrolífera diseñada específicamente para operar en las gélidas condiciones árticas y soportar olas de hasta 32 metros mientras horada el subsuelo marino en busca de hidrocarburos, emprendió su particular ‘vuelta al mundo sin salir de Rusia’ a finales del pasado mes de mayo, tras ser depositada en la cubierta del barco semisumergible GPO Amethyst. Este buque especializado en el transporte por mar de grandes estructuras se encarga desde entonces de comandar un largo viaje marítimo requerido para reubicar la unidad en el mar de Kara, cercano al estrecho de Barents. El gigante petrolero Gazprom, que hasta ahora utilizaba esta plataforma en sus exploraciones en el oriente ruso, continúa de este modo sus sondeos en busca de nuevos recursos fósiles en los entornos árticos de la zona económica del país euroasiático.

Barcos habituales

Su visita al Puerto fue fugaz, de escasas horas, y en el momento de cierre de esta edición continúa rumbo norte hacia Rusia frente a la costa de Portugal. Las otras escalas intercontinentales protagonizadas estos días por unidades de la industria petrolera en Las Palmas de Gran son algo más largas y requieren servicios especializados, aunque no lleguen a generar un gran proyecto de reparación o transformación. Así ocurre, por ejemplo, con el drillship Stena Forth, que llegó al muelle Reina Sofía el pasado viernes.

Scarabeo 9 y Stena Forth en el Puerto de Las Palmas. JOSÉ CARLOS GUERRA

Este viejo conocido del Puerto de Las Palmas llega en una rápida escala técnica que incluirá, entre otras operativas, el reemplazo de su tripulación y la carga de pertrechos para continuar rumbo a su nuevo contrato. Estuvo en el recinto capitalino hasta el pasado mes de enero, cuando zarpó a Canadá por encargo de la petrolera estatal china CNOOC. Una vez finalizada la encomienda, regresa a Gran Canaria antes de dirigirse a Israel para afrontar un contrato que se ha anticipado unos meses. La estadounidense Chevron, que tenía previsto utilizar el perforador a comienzos del próximo año en un campo de gas, ha decidido adelantar unos meses la operativa ante la creciente demanda del combustible, según indican medios especializados en la industria. 

Otras dos unidades petroleras habituales de la Isla realizan breves escalas técnicas

decoration

 Atracado en el muelle Reina Sofía sur junto al Stena Forth se encuentra otra unidad offshore cuya presencia se ha vuelto habitual en el Puerto de Las Palmas. La Scarabeo 9 llegó el domingo en una operativa similar a la de su vecino, con reemplazo de tripulación y carga de pertrechos antes de continuar viaje hacia Angola, según se recoge en la información del sistema de escalas de la Autoridad Portuaria de Las Palmas.  

Su vinculación con el recinto de la capital grancanaria va más allá de las escalas logísticas o los trabajos de reparación o certificación habituales en la industria petrolera en alta mar. En agosto de 2017, este ingenio semisumergible propiedad del operador italiano Saipem sirvió para demostrar la calidad de los servicios técnicos de las empresas del Puerto. Aquel verano fue sometido a una singular operación de desmontaje de su torre de perforación en la terminal de aguas profundas de Astican. Las piezas fueron cuidadosamente almacenadas en sus bodegas para poder atravesar el estrecho del Bósforo sin superar su gálibo y así acceder al mar Negro, donde tenía un contrato de perforación que se extendió tres ejercicios. El año pasado regresó a Gran Canaria y recuperó su torre completa en las instalaciones de Hidramar.

Compartir el artículo

stats