Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El grave deterioro de los bancos de la Avenida obliga a vallar un tramo

El Ayuntamiento estudia las ofertas para adjudicar la renovación de muros entre Alcaravaneras y San José | La estructura está tan mal que se cae al tocarla

Varias personas pasean por el paseo de la Avenida Marítima, junto a los bancos deteriorados. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Varias personas pasean por el paseo de la Avenida Marítima, junto a los bancos deteriorados. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

La falta de mantenimiento durante años ha acelerado el grave deterioro de los bancos y muros de hormigón del paseo de la Avenida Marítima, sobre todo los situados en el tramo entre la estación de guaguas de San Telmo y Juan XXIII, cuyo recubrimiento y parte de su estructura se han desprendido y ofrecen la imagen de un esqueleto de hierros y hormigón.

Tal y como admiten los técnicos en sus informes, el desgaste ha llegado a tal punto que los bancos se desmigajan en determinadas zonas al tocarlos. El Ayuntamiento acaba de vallar un tramo de medio kilómetro, entre el Centro Insular de Deportes y la Fuente Luminosa, pero el resto de los muros hasta Alcaravaneras están igual o peor, con cascotes desprendiéndose y los hierros al aire.

El embate de la marea acelera muchísimo el deterioro de los muros, por lo que los usuarios del paseo critican que no se destine más dinero cada año a tener a punto el mobiliario de una zona por la que transitan a diario cientos de personas.

Los desperfectos afectan también al resto del paseo, como el carril bici, lleno de baches y sin pintura, y el pavimento lleno de rajas y roturas por todos lados.

El vencimiento desde hace más de tres años del contrato de mantenimiento de vías y obras, que depende de la concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina, es la causa del mal estado de esta parte de la entrada a la ciudad, pero al margen de este contrato, cuya renovación no acaba de salir, el Ayuntamiento sacó a concurso hace varios meses la demolición y reposición de unos tres kilómetros de bancos y muros, que está aún pendiente de adjudicarse.

El plazo de presentación de ofertas finalizó el pasado 29 de junio y los técnicos están valorando las propuestas para adjudicar los trabajos, que tienen un presupuesto de 1,1 millón de euros y proceden del Plan de Cooperación del Cabildo de Gran Canaria.

La actuación tiene previsto cambiar los bancos entre la altura del cementerio de Vegueta y Alcaravaneras, un tramo de aproximadamente tres kilómetros, uno de los que peor está. El proyecto contempla sustituir los viejos bancos de hormigón por otros de nueva fabricación, anclados mediante pernos y resinas epoxi, así como la rehabilitación de una parte del muro, que presenta bastantes desperfectos, según reconoce la memoria del proyecto.

Al respecto, subraya que se aprecia la «pérdida de recubrimiento de las armaduras y la oxidación de las mismas, así como desconchones de secciones enteras de bancos. Dichas anomalías presentes en las diferentes caras de los bancos, tanto en la superficie del asiento como en los laterales, donde los peatones se apoyaban a descansar, sufren un deterioro de tal magnitud que incluso las reparaciones puntuales se hacen inviables». Añade que «independientemente de las deficiencias visuales que presentan los bancos, al tocarlos para comprobar la consistencia de los mismos, estos se desmigajan en determinadas zonas. La oxidación de las armaduras por el contacto directo con el agua marina provocan que el hormigón rompa por determinados puntos». En palabras de los técnicos, «la actuación de reposición de los bancos se hacía necesaria, no solo a nivel estético sino en cuanto a seguridad».

Peor perspectiva que este tramo, pendiente de que se adjudique el concurso antes de que acabe el año, tiene el otro sector del paseo entre Lady Harimaguada y San Cristóbal. El tramo, que depende del Cabildo de Gran Canaria aunque este dice que la actuación le corresponde a Costas, está vallado desde finales del pasado mes de mayo, debido a la erosión del muro de la escollera, que ha provocado un socavón y la aparición de grietas en la acera. Muchos peatones y ciclistas se saltan la valla y pasan a diario por esta zona, cuyos muretes están deshechos.

7

Obras en la Avenida Marítima José Carlos Guerra

Por otro lado, la Concejalía de Servicios Públicos aún no ha sacado a concurso el nuevo contrato de mantenimiento de conservación de muros, aceras, calzadas y barandillas de la ciudad, pese a que está vencido desde hace más de tres años y se encuentra en situación de nulidad, una circunstancia que se refleja en el mal estado de muchas zonas de la ciudad y en el mayor coste para la ciudad de los servicios.

El departamento ha intentado sacar a concurso dos veces el nuevo contrato, pero en las dos ocasiones ha sido paralizado por el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales de la Comunidad Autónoma, tras detectar «errores y omisiones en los pliegos». La última anulación se remonta a noviembre de 2020, pero desde entonces el departamento de Medina no ha vuelto a sacar a licitación el nuevo pliego. Este periódico intentó conocer, sin éxito, la versión de la concejala Inmaculada Medina.

Compartir el artículo

stats