Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto

Un ‘hotel flotante’ para las perforadoras hace una parada técnica en La Luz

El ‘Floatel Victory’, de 119 metros de eslora, se reparará en Astican de cara a su viaje a Brasil

El buque de alojamiento ‘Floatel Victory’ atracado ayer en el muelle Reina Sofía. Andrés Cruz

El Puerto de La Luz tiene un nuevo inquilino para los próximos 15 días. El buque de alojamiento Floatel Victory atracó ayer en el Reina Sofía para realizar una parada técnica en su periplo hacia Brasil, donde trabajará en un proyecto de sondeos de la estatal petrolera de Noruega Equinor en la costa del país latinoamericano. Y es que este «hotel flotante» sirve como alojamiento en altamar para los técnicos de las perforadoras, y cuenta con muchos servicios y facilidades a bordo. En Las Palmas de Gran Canaria, el navío aprovechará para llevar a cabo una serie de actuaciones de reparación en Astilleros Canarios (Astican) y habituallarse antes de partir.

La escala del buque de la naviera sueca Floatel International, consignada por Canarship, durará alrededor de dos semanas en el puerto capitalino. El barco, de 119,6 metros de eslora y 40,94 de manga, cuenta con alrededor de 40 tripulantes y porta ahora mismo la bandera de Bermudas, si bien ha partido del puerto noruego de Bergen, según los datos de atraque que ha facilitado la Autoridad Portuaria. 

Según la consignataria Canarship, el Floatel Victory realiza esta parada técnica en la capital grancanaria, última antes de su llegada a Brasil, para llevar a cabo un habituallamiento de cara a la segunda parte del viaje y pequeñas reparaciones en Astican, en un trabajo que se prevé que sea intenso las próximas jornadas. 

Construido en 2013 por el astillero Keppel FELS, en Singapur, este buque de alojamiento semisumergible tiene capacidad para albergar hasta 560 personas en camarotes de una y dos camas y, entre otros servicios, cuenta con varios comedores y salas de estar. Asimismo, dispone de gimnasio, amplias áreas recreativas, un cibercafé y un cine para el disfrute de la tripulación y sus huéspedes. También tiene un pequeño hospital con consultorio médico, clínica con instalaciones de examen y tratamiento y una sala con cinco camas para estancias de pacientes. Y 86 oficinas y espacios para trabajar, que se complementan con una sala de conferencias.

Este buque tiene una pasarela telescópica para que los tripulantes de la embarcación puedan pasar entre esta y la instalación anfitriona. Una heliplataforma y dos grúas de cubierta apoyan las actividades que desarrolla en su día a día en altamar, preparado para las condiciones atmosféricas más extremas que pueden encontrarse mar adentro. 

El Floatel Victory ha sido alquilado por la compañía petrolera de Noruega Equinor para los próximos seis meses, con una previsión de iniciar los trabajos a lo largo del tercer trimestre de este año en aguas brasileñas, a 85 kilómetros de la costa en la llamada Cuenca de Campos. El buque de la empresa sueca se encargará de tareas de mantenimiento y seguridad junto al petrolero Peregrino, que iniciará una segunda tanda de sondeos.

Compartir el artículo

stats