Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pedro Llorca Presidente del Banco de Alimentos de Las Palmas y de Fesbal

Pedro Llorca: “Al principio, hubo una explosión solidaria, pero ahora hay miedo”

"Hay que luchar por la utopía, cuando algo que parecía no conseguirse se logra, pasa a ser la realidad", asegura el presidente del Banco de Alimentos de Las Palmas y de Fesbal

Pedro Llorca esta semana en las instalaciones del Banco de Alimentos de Las Palmas en Mercalaspalmas Andrés Cruz

Pedro Llorca es presidente del Banco de Alimentos de Las Palmas y, desde mayo, también dirige la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal) gracias a su buen hacer al frente de la institución a nivel provincial. Durante la pandemia, se han convertido en el sustento para muchas familias.

Este 2021 sigue siendo complicado por la pandemia, se nota en la actividad que hay en la nave, ¿se han visto multiplicadas las personas que necesitan al Banco de Alimentos respecto a 2020?

Es la continuación del 2020, y en 2021 hemos crecido en el número de beneficiarios de forma exagerada, hasta el extremo que empezamos en enero con 129 entidades y actualmente tenemos 134, y de los 29.924 beneficiarios que teníamos pasamos a 38.527 en junio. Si lo comparamos con el ejercicio a 31 de diciembre de 2019, que atendíamos a 18.000-19.000 personas, el incremento es de exactamente el doble de lo que estábamos atendiendo antes de la pandemia. La situación lo único que ha hecho es empeorar, se siguen produciendo contagios y no terminamos de salir, inmersos ya en la quinta ola, sin que el turismo termine de arrancar. Ello hace que la situación sea muy dura para las familias, que se les acaba el paro, los ERTE, y se ha perdido la economía de subsistencia. Hay mucha gente que se ha visto por primera vez en la necesidad de estar en las llamadas colas del hambre. 

En este perfil de beneficiarios nuevos, ¿hay muchas personas que antes no se habían visto en esta situación?

Muchas no, muchísimas personas es la primera vez que han tenido que acogerse a las ayudas de los Ayuntamientos y la recogida de alimentos en las entidades de reparto. Incluso personas que antes eran donantes, ahora son receptores de comida. En el caso de los bancos de alimentos, nos hemos visto más presionados todavía porque no hemos podido realizar operaciones de recogida, salvo de forma virtual. Es tal la incertidumbre que todavía no sabemos cómo se hará la gran recogida de noviembre, si presencial o nuevamente de forma online. Cuando aparece el temor en las familias, la generosidad es precavida...

Al igual que se ha incrementado el número de beneficiarios, ¿ha menguado el número de donantes?

Muchos donantes han ido desapareciendo porque cuando el temor te llega y ves que gente próxima a ti ha terminado yendo a recoger alimentos en las unidades de reparto, la precaución se contagia.

Más allá de eso, las pequeñas donaciones de los particulares han decrecido, ¿pero han aumentado las donaciones de empresas e instituciones para tratar de paliar esas pérdidas de los donantes particulares?

Es verdad que en el año 2020, y como consecuencia de la eclosión de la pandemia, hubo un arranque muy potente de solidaridad, y nosotros estamos tremendamente agradecidos con esa respuesta que hubo. Pero con el paso del tiempo ha aparecido un cierto agotamiento, la gente está como cansada, indecisa, tiene miedo... Es verdad que ha decrecido el número de donaciones, y los importadores de alimentos han ajustado mucho más sus stockajes como consecuencia de esta situación. Las compras han bajado, los precios de los alimentos han subido... Es como la tormenta perfecta. Por mucha generosidad que pueda tener la sociedad, también tiene un límite. Esta pandemia es el mayor golpe que se le ha dado a la humanidad a lo largo de su Historia, porque ha afectado al mundo entero, algo que no había sucedido ni siquiera cuando las guerras mundiales del siglo pasado. 

¿Ha habido también mayor demagogia este año con la labor del Banco de Alimentos y con la excusa la situación dramática que vivimos?

He dicho muchas veces que también hay gente mala, porque a veces aparecen personas que te envían una foto con productos en la basura, pero lo ves y parece un bodegón: es el cubo de la basura, pero todos los productos están bien puestos, bonitos, como para hacer la foto y ya. Hay demagogia, como pasa en todos los asuntos de la vida: frente a la solidaridad, siempre hay gente que busca poner la chinita, sembrar dudas. Pero no, no creo que haya habido un incremento de la demagogia. Es verdad que nos duele, hay gente que llama para criticar algo que han visto, y yo siempre les digo que vengan aquí, y tomo nota de las quejas y firmen el documento... Pero al final no viene nunca nadie. 

"Hemos pasado de 29.924 personas atendidas en enero a las 38.527 en junio, el doble que en 2019"

decoration

¿Y en cuanto a las personas voluntarias, hay más?

Sí que ha habido un incremento, si bien hubo un momento en que lo pasamos muy mal en verano del año pasado porque mucha gente se replegó por temor. Pero este año nos siguen llegando personas jóvenes, que prestan su ayuda de forma desinteresada el tiempo que les permite su vida. El fundamento de los bancos de alimentos es precisamente la solidaridad y el voluntariado.

Recientemente le nombraron presidente de la FESBAL e imagino que tendrá una visión mucho más general de cómo se encuentra Canarias en comparación con el resto del país.

Esto es un mal endémico: en España, si trazamos una raya, más o menos de Madrid para abajo es un país y de Madrid para arriba es otro país. Tenemos una economía muy dependiente, prácticamente no hay industria, y Canarias solo exporta plátanos y turismo, y poco más. Cuando el mundo entero está sufriendo lo que está sufriendo, el turismo es un servicio que se ve muy afectado. Evidentemente, por nuestras características -agricultura de subsistencia, excesiva dependencia del turismo- estamos mucho peor en comparación con otras regiones de España. Son muchas preocupaciones, y hace justo dos meses nos tuvimos que reunir toda la junta directiva para establecer una cesta básica de alimentos porque vemos que nos están demandando más y que muchas personas o entidades nos llaman diciendo que están recibiendo menos alimentos que el año pasado: es que antes tocaba a más porque había menos gente entre la que repartir.

10

Banco de Alimentos de Las Palmas Andrés Cruz

¿Qué metas se propone tras ser designado presidente de la Fesbal?

El objetivo siempre ha sido crecer, crecer y crecer. Nuestro horizonte es el desfavorecido, y en ello trabajamos intensamente para conseguir la mayor cantidad de recursos a través de la Federación, que somos 54 bancos de alimentos. Queremos conseguir ayudas de todo tipo para que podamos proveer de todo lo que se necesita, ya no solo alimentos, sino también recursos como transporte, ayuda para soportar los costes de alquileres, agua, luz, consumo de combustible, reparaciones, etc. Irte a casa sabiendo que quizás hay una familia que está comiendo gracias a nuestro esfuerzo es más que suficiente para sentirte gratificado y motivado. Hay que luchar por la utopía, cuando parece que algo no se puede conseguir y lo consigues, deja de ser una utopía y pasa a ser una realidad.

¿Y qué ha significado para usted personalmente?

He de reconocer que me siento orgulloso y agradecido de que los compañeros depositasen su confianza en mí. Pareciera que Canarias es el ultramar, y cuando se piensa en las Islas en la Península, piensan que están muy lejos, mientras que para nosotros la Península parece estar muy cerca. Me siento agradecido también a mis compañeros de aquí, que me han ayudado a crecer y conocer más profundamente el Banco, y también al resto de compañeros de la Fesbal, lo que me obliga a esforzarme un poquito más para conseguir los retos que nos hemos fijado. 

Compartir el artículo

stats