Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Alcaravaneras, un caso de lealtad

Muchos bañistas acuden a la playa urbana como una costumbre que se remonta a sus bisabuelos

34

Un sábado de playa en Las Alcaravaneras (21/08/21)

Los usuarios de la playa de Las Alcaravaneras tienen unas características más específicas que los de otras playas de la capital grancanaria. Una de ellas es que acuden a este enclave natural de Las Palmas de Gran Canaria, que se extiende desde el Club Náutico hasta el nuevo espigón del muelle deportivo, para mantener una tradición familiar que comienza desde una época muy diferente a la actual, unos años en los cuales la playa estaba mucho más abierta al mar y no tenía problemas por la contaminación del agua, ni cierres decretados por el Ayuntamiento.

Hay, por tanto, en muchos de estos casos un componente de fidelidad o compromiso hacia unos antepasados que en algunos casos se remonta hasta mediados del siglo XIX. Es el caso de Rita Suárez, que tomaba el sol tranquilamente junto a sus dos hijos pequeños cerca de la orilla, disfrutando, en pleno mes de agosto, de una temperatura mucho más suave que ha habido en los anteriores días. «Yo ni me planteo si es mejor o peor que Las Canteras», señala. «Simplemente yo venía con mi madre de chica y ahora vengo, de mayor, con mis hijos», sostiene.

«Mis padres eran socios del Club Náutico y yo siempre acababa merendando aquí», afirma Edelmira Rivero

decoration

De una manera muy parecida se expresa Guacimara Hernández, de Tamaraceite, que acudió ayer con toda la familia y que, reconoce, «venimos por tradición ya que aquí veraneaban mi abuela, mi madre, y ahora yo y porque a los niños los tengo más controlados porque no hay olas». Otro tipo de bañista es el que se ha criado en este entorno de una forma casual. Así ocurre con Edelmira Rivero, asidua desde pequeña porque sus padres eran socios del Club Náutico y muchas veces acababa el día en esta playa merendando con sus amigos. «Yo creo que ahora está mejor que Las Canteras porque no llegan las sebas», señala. Y añade que «me acostumbré a venir de pequeña cuando había oleaje, pero después de que se ha hecho el muelle detrás no es la misma calidad del agua», añade. Pero, ahora, «la quiero para hacer ejercicios aeróbicos en el mar que en Las Canteras me resultarían imposible». Sobre el agua, señala que «veo peces chiquito cerca de la orilla, y por eso no puede estar tan mal para. Y vengo a horas que no hay potencia de sol, desde las 10.30 de la mañana hasta antes de la 1 y media».

En la zona de acceso dos adolescentes hablan entretenidos con ropa de deporte. Son Yaret Cruz e Iván Talavera, vecinos de La Milagrosa y La Paterna respectivamente que, aseguran, acuden a Las Alcaravaneras, «por la cercanía y porque hay pistas donde se pueden practicar modalidades deportivas como el vóley playa o el fútbol playa y deportes de cancha como el baloncesto, futbito y voleibol». Pero también hay usuarios como Guadalupe Romero y su hija adolescente que ayer, al haberse cerrado las playas de la zona norte por alcanzar el máximo aforo permitido, y que es adonde solían ir, «decidimos venirnos aquí porque es una playa familiar y está cerca de todo».

«Hay problemas de seguridad porque al no haber hoteles no hay vigilancia» asegura Emiliano García

decoration

Un cuarto tipo de personas que han elegido Las Alcaravaneras -cuyo nombre guarda relación con el alcaraván, que antiguamente tenía su hábitat natural en esta zona donde anidaba- son los jubilados como Emilio García que, explica, «que es una playa con un puerto de mar que es buena para los niños que pueden bucear y permite hacer la jaimas, y se ha construido una corchera para evitar que los vertidos y pérdidas de los barcos alcancen la playa». Pero García incide en un problema que se ha ido enquistado sin que el Ayuntamiento tome cartas en el asunto. «Hay problemas de seguridad», afirma. «Porque no hay vigilancia», a lo que añade que muchos inmigrantes marroquíes o subsaharianas se quedaban aquí, se duchaban y lavaban la ropa en la misma playa, «incluso se metieron en la Asociación de Vecinos que tuvimos que tapiarla, mientras el gobierno mira para otro lado porque no sabe qué hacer con los inmigrantes».

Un problema que se prolongó desde abril hasta unos meses, pero cuando no son los inmigrantes, son indigentes y a veces drogadictos. «Al no haber hoteles ni restaurantes, ni terraza el Ayuntamiento no hace caso». Sea como fuera, Emilio García forma parte de unos amigos jubilados «que estamos esperando a que termine el mes de agosto, que la gente vuelva al trabajo y los niños al cole, para tener más espacio en la playa». Demetrio Santana se expresa en una manera similar en cuanto a la seguridad. «Aquí no hay agente municipal para que no haya conflictos. Esta es una playa de barrio. En Las Canteras hay bares y hoteles que pagan impuestos municipales, y hay turismo, y por eso allí sí hay vigilancia». Santana añade, algo airado, que «con todas las denuncias que ha habido aquí, ya debería de haber una patrulla en una oficina porque se ha habido robos y peleas». Y añade que «hasta hace poco estaba el problema de los inmigrantes en la playa y ha desaparecido porque los han mandado a la Península». Pero sigue habiendo problemas «porque no hay una seguridad ni unos agentes del orden que estén controlando cada cierto tiempo».

Sin cambios significativos de temperatura


Las predicciones de la Agencia Estatal de Metereología señalan, para hoy, domingo 22 de agosto, que no habrá cambios significativos de temperaturas con respecto al día de ayer. La temperatura, por tanto, oscilará entre los 21 y 24 grados en Las Palmas de Gran Canaria y los 23 y 30 grados en Santa Cruz de Tenerife. En el norte y nordeste de Lanzarote e islas de mayor relieve, habrá intervalos de nubes bajas, abriéndose amplios claros en horas centrales, principalmente en el interior. En el resto de las Islas, poco nuboso a despejado. Será, por tanto, muy parecido al día de ayer en Canarias en el que hubo un predominio de cielos poco nubosos o despejados con intervalos nubosos en litorales norte de Lanzarote y de las islas de mayor relieve a primeras y últimas horas y este y nordeste de Fuerteventura. También hubo intervalos de nubes medias y altas durante las horas centrales. Las temperaturas se mostraron sin cambios o en ligero descenso. En Las Palmas de Gran Canaria osciló entre los 21 y 25 grados y en Santa Cruz de Tenerife entre los 23 y 30 grados. Pudo superarse localmente los 34 grados en medianías del sur y oeste de Gran Canaria.

Compartir el artículo

stats