Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto | La vida en el Muelle Deportivo

Puesta a punto antes de viajar al Caribe

Comienzan a llegar al Muelle Deportivo de la capital los primeros veleros que participarán en noviembre y enero en la próxima edición de la regata ARC

Gerald Lijesen y Daan Jager en su velero atracado en el Muelle Deportivo de la capital este lunes. Andrés Cruz

Los neerlandeses Gerald Lijesen y Daan Jager acaban de llegar al Muelle Deportivo de la capital grancanaria para dejar todo listo estos días de cara a la regata ARC Plus, cuya salida tendrá lugar el próximo 7 de noviembre y pondrá rumbo a la isla caribeña de Santa Lucía. Regresarán a casa en unos días, pero ya en octubre tocará volver al Archipiélago con las pilas cargadas antes de cruzar el Atlántico por primera vez.

Más de 5.100 kilómetros de océano separan Gran Canaria de la isla caribeña de Santa Lucía. Cada año, decenas de entusiastas del mar se preparan en la dársena del Muelle Deportivo de Las Palmas de Gran Canaria con el objetivo de hacer las Américas. Gerald Lijesen y Daan Jager están en esa lista de marineros intrépidos. Acaban de llegar a la capital grancanaria procedentes de Ámsterdam y su intención será dejar todo listo en los próximos días para poder participar en noviembre en la regata Atlantic Rally for Cruisers, más conocida como ARC.

La bandera distintiva de la ARC ya ondea en lo alto del mástil central del Lemmer, el barco con el que este par de holandeses han viajado desde los Países Bajos. Llegaron el pasado domingo al Muelle Deportivo de la capital grancanaria después de bordear la costa de Europa hasta alcanzar aguas de la Macaronesia, eso sí, han hecho diferentes paradas para hacer más ameno el viaje, explican. «Hemos navegado bastante lentos para poder disfrutar de los destinos», señala Lijesen, de hecho, partieron a principios de julio, precisa Jager café en mano. «Pasteles de nata, cerveza», recuerdan ambos con gusto su paso por Lisboa.

La travesía que han recorrido desde los Países Bajos hasta Gran Canaria es solo un aperitivo sin comparación de lo que les espera hasta llegar al Caribe el próximo noviembre. Durante miles de kilómetros no verán ningún trozo de tierra en el horizonte. Junto a ellos viajarán otros cuatro amigos y la mayoría son unos novatos. «Hemos navegado por el Mar del Norte y por el Mediterráneo», indica Jager, «pero nunca hemos cruzado el Atlántico en velero». De hecho, «del grupo solo dos ha hecho la ARC antes y fue hace más de 10 años», apunta.

Un plus de dificultad

Este grupo partirá rumbo al Caribe el próximo 7 de noviembre en la ARC Plus, la primera de las tres salidas que componen la regata en esta edición. A diferencia de las otras dos travesías programadas -para el 21 de noviembre y 9 de enero de 2022 respectivamente-, en esta los navegantes deberán recorrer una distancia mayor, casi 3.000 millas náuticas o lo que es lo mismo, más de 5.500 kilómetros. En lugar de cruzar el Atlántico desde Canarias hasta América trazando «una línea recta» sobre el océano, deberán ir primero hacia el sur, hasta la isla de São Vicente, en Cabo Verde, para, a continuación, desplazarse hacia su destino final en las cálidas aguas caribeñas. Todo un plus de dificultad.

Y es que la experiencia de cruzar el Atlántico poco tiene que ver con las travesías que este par de amigos holandeses han realizado con anterioridad. «Hemos ido ya de Países Bajos e Inglaterra y recorrido la costa de Turquía a Croacia», señala Jager; sin duda, las exigencias de verse en alta mar sin un puerto de escala o refugio cerca serán muy diferentes para este grupo de aficionados. De hecho, en este último mes antes de llegar a Canarias han pasado por Gijón, Bayona, Lisboa y Madeira, entre otros destinos, relatan; esto no será posible en su nueva aventura, con la excepción del puerto caboverdiano de Mindelo -en la isla de São Vicente-, situado a poco más de 1.600 kilómetros al sur de la capital grancanaria.

«Vamos a limpiar el barco y a revisarlo todo para dejarlo listo para la travesía», indican Lijesen y Jager

decoration

«Yo me dedico al sector de la seguridad», indica Lijesen; de hecho la próxima semana regresará a Ámsterdam para incorporarse a su puesto de trabajo. «Otros dos de los que vendrán con nosotros son dentistas y los otros se dedican a los sistemas de refrigeración y climatización de los edificios», explica; Jager, en cambio, afirma que se está tomando un año sabático. Este par de amigos ha aprovechado el verano para traer el barco a buen puerto, dejar (casi) todo listo para la travesía y disfrutar de las vacaciones de verano, indican.

«Vamos a limpiar el barco y a revisarlo todo para dejarlo a punto antes de hacer la travesía», señala Lijesen. «Ahora nos volveremos, dejaremos aquí el barco y ya luego regresaremos con el resto del equipo a finales de octubre», comenta. El velero en el que van a viajar, el Lemmer, tiene 13,4 metros de eslora y 25 años de antigüedad, pero mantiene un aspecto robusto y óptimo a pesar del tiempo transcurrido desde su fabricación, apuntan. Aún así, para hacer esta prueba será necesario dejar todo listo y que no quede ningún cabo suelto para evitar cualquier tipo de percance en el mar. «Eso sí, también vamos a disfrutar de la ciudad, a comer, hacer turismo, conocer sitios interesantes», añaden ambos.

La ausencia de borrascas y los Alisios hacen que estos meses sean los mejores para viajar hasta Canarias

decoration

Una puesta a punto antes de viajar al Caribe, eso es lo que harán durante estos días en el Muelle Deportivo. Habitualmente los participantes de la ARC traen sus embarcaciones a la capital grancanaria. Algunos lo hacen ellos mismos -como puede ser el caso de este par de holandeses-, mientras que otros optan por contratar una tripulación única y estrictamente para trasladar el barco desde sus países de origen hasta Canarias. La ausencia de borrascas en el Atlántico y la generosidad de los vientos Alisios durante el verano hacen que estos meses sean los mejores para hacer este periplo. Y es que en las últimas semanas las banderas de la ARC ya han comenzado a ondear en los pantalanes de la Marina Las Palmas.

En la ARC Plus participan en esta edición marcada por las medidas preventivas contra la Covid-19 un total de 75 participantes que zarparán de Las Palmas de Gran Canaria el 7 de noviembre. La ARC más clásica vivirá el pistoletazo de salida el 21 de ese mismo mes con 200 participantes. Por último, el World Cruising Club, entidad que organiza las travesías trasatlánticas, ha decidido en esta ocasión añadir una tercera salida el 9 de enero, aunque esta tendrá un carácter más familiar y amistoso y no puramente competitivo como las otras. En esta última navegarán 75 veleros con el fin de aligerar la lista de espera que trae consigo por culpa de la pandemia una de las regatas más internacionales, afamadas y coloridas del mundo.

Compartir el artículo

stats