Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

MEDIO AMBIENTE

Urbanismo estudia comprar la finca de Los Frailes por su valor ambiental

Doreste asegura que la zona tiene «máximo interés» para el Ayuntamiento | La concejalía destinará diez millones más a la adquisición de terrenos rústicos

Hotel Los Frailes La Provincia

La compra de la finca y el antiguo hotel Los Frailes, en Tafira, tiene «máximo interés» para el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria debido a su enorme valor ambiental, por lo que la Concejalía de Urbanismo estudiará la oferta de venta que ha realizado la Obra Social de Acogida y Desarrollo (Osdad), que se ha convertido en propietaria de la parcela, tras dejársela en herencia su anterior dueña Josefa Toledo Suárez.

Los técnicos estudiarán primero las características de la finca y el precio, pero el Ayuntamiento ha mostrado su disposición a restaurar el paisaje de la zona.

El Ayuntamiento quiere reconstruir la casona para hacer un hotel o un centro sociosanitario

decoration

Así, se baraja la posibilidad de crear un parque rural y rehabilitar el viejo edificio para hacer un hotel o una residencia de mayores, entre otros usos permitidos en el lugar calificado como suelo rústico de protección paisajística.

Así lo aseguró ayer el responsable de Urbanismo, Javier Doreste, quien anunció su intención de aumentar en diez millones el dinero que se destinará a la compra de suelo rústico, urbanizable y urbano. El presupuesto de este año sólo contempla una partida de dos millones para adquirir terrenos.

La Obra Social presentó hace unos meses una propuesta al concurso convocado por el Ayuntamiento con el objetivo de comprar terrenos en la periferia para reforestar y crear espacios de ocio.

El valor de Los Frailes oscila entre 2,2 y 2,8 millones, según las tres tasaciones que encargó la Osdad, pero en la propuesta realizada a Urbanismo no se ha fijado ningún precio. Javier Doreste indicó que la oferta será estudiada porque los terrenos y el inmueble del viejo hotel «tienen máximo interés para nosotros. sobre todo desde el punto de vista ambiental, porque se trata de suelo rústico de protección paisajística y limita con el Paisaje Protegido de Pino Santo».

Pese al interés inicial, aclaró, hay que abrir un procedimiento para evaluar los valores de los terrenos y el edificio y se hará un informe, después de lo cual se ofertará un precio al propietario y se iniciará la negociación.

«Tenemos que ver cuanto piden los dueños porque todavía no nos ha llegado la valoración por parte de la propiedad, que se ha limitado a ofertar la finca. Cada una de las partes hará una tasación y si no hay acuerdo a la hora de fijar un precio se llevará a la Comisión de Valoración de Canarias», explicó Doreste, quien añadió que la finca de Los Frailes cumple en principio con las condiciones establecidas en el concurso municipal.

Reconstruir el edificio

«La idea nuestra es reconstruir el edificio para destinarlo a uso sociosanitario, como una residencia de mayores, o un hotel rural, cuya explotación se podría sacar a concurso para que lo explote una empresa privada, como se hace con el hotel Santa Catalina», señaló.

«El edificio», subrayó, «tiene esas posibilidades de uso, pero para nosotros el objetivo más importante es rehabilitar y plantar en toda la zona para recuperar el paisaje y también el jardín como parte complementaria del hotel y restaurar toda la flora del resto de la finca».

El concejal destaca que el principal objetivo es recuperar la flora del lugar y hacer un parque rural

decoration

Como mínimo, la rehabilitación del viejo edificio, que está en ruinas, costará una cantidad similar al precio de la compra. «Estamos dispuestos a comprar porque no nos gustaría que la zona se convirtiera algún día en objeto de especulación, pero hay que hacer una valoración previa», sostuvo.

El objetivo de Urbanismo es iniciar el próximo mes de octubre las negociaciones con los propietarios que hayan realizado ofertas de venta de suelo. Doreste espera obtener de los remanentes diez millones más para hacer frente a las compras.

El objetivo del concurso de la compra de suelo, que ha convocado Urbanismo a través de la empresa municipal Geursa, es dotar a la ciudad de nuevos espacios de ocio y mejorar la calidad medioambiental del municipio. El Ayuntamiento está especialmente interesado por aquellas fincas abandonadas, que están categorizadas urbanísticamente como suelo urbano no consolidado o clasificadas como suelo rústico o suelo urbanizable.

Las fincas prioritarias para el Ayuntamiento deben tener una superficie mínima de 10.000 metros cuadrados y «ubicarse en entornos con una cuenca paisajística de alta calidad expositiva y adecuada a la valoración y disfrute social del paisaje.

Otro de los elementos que se valorarán a la hora de comprar son «albergar construcciones, estructuras o enclaves de interés arquitectónico, etnográfico o arqueológico», así como «suelos con moderada o alta capacidad agrológica» o «reunir condiciones óptimas para la repoblación vegetal de especies de diversidad autóctona».

El Ayuntamiento había mostrado especial interés por adquirir fincas abandonadas en el Guiniguada o en San Lorenzo, pero la finca de Los Frailes cumple la totalidad de los requisitos que interesan a Urbanismo.

El hermano Jesús García Barriga, presidente de la Osdad, ha ofrecido la finca también al Cabildo, pero hasta ahora no ha habido respuesta. García Barriga quiere vender la finca para amortizar, con el dinero que obtenga, la hipoteca del Centro Especial de Empleo de Los Hoyos, en el que la obra dirige además un centro de formación multiprofesional y un taller ocupacional, todos ellos dirigidos a la integración de personas sin hogar.

Palmeras canarias y verodes


La finca y el hotel Los Frailes abarcan una superficie de 15,75 hectáreas en cuyo interior, además de terrenos agrícolas en explotación, sobrevive un ecosistema poblado de palmeras canarias y otras especies vegetales propias del bosque termófilo. Situada dentro del Plan Especial del Paisaje Protegido de Tafira, el suelo está calificado como suelo rústico de protección paisajística. Además del hotel, que está en ruinas debido al abandono sufrido desde hace más de 12 años, Los Frailes tiene una finca agrícola en explotación con cultivos hortícolas, vides y árboles frutales, al sur del hotel. La finca tiene además un almacén agrícola y una pequeña vivienda de mayordomía y dispone de agua procedente de un estanque que se nutre de la lluvia y de la Heredad de Tafira. La calidad agrológica de la zona es media. Aunque parezca mentira, el hotel aparece en el catálogo de edificios protegidos de Las Palmas de Gran Canaria, por su valor ambiental. Los técnicos datan su construcción en 1850 y lo califican como «uno de los ejemplos de arquitectura rural más antiguo de Tafira».

Compartir el artículo

stats