Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un centro de mayores en suelo rústico enfrenta a los técnicos de Urbanismo

El área pidió primero la declaración de la residencia como obra especial y luego emitió informe desfavorablev El Cabildo rechaza la actuación por incumplir la ley

Dos personas mayores pasean por la calle Mayor de Triana. José Carlos Guerra

La construcción de una residencia privada de mayores en suelo rústico de protección agraria en Lomo El Diviso, en el distrito de Tamaraceite-San Lorenzo, ha provocado fuertes discrepancias en el seno de la Concejalía de Urbanismo, que dirige Javier Doreste, cuyos técnicos emitieron varios informes, de carácter técnico y jurídico, totalmente contradictorios sobre la legalidad o no de levantar una residencia en la zona. Según el último informe remitido por el Ayuntamiento, dicha actuación está expresamente prohibida en el Plan General de Ordenación.

La construcción de la residencia ha sido finalmente desautorizada, tras rechazar el Cabildo de Gran Canaria declarar la obra de interés público o social y archivar la solicitud inicial del Ayuntamiento, por incumplir lo que establece el artículo 62 de la Ley del Suelo para ello. El Cabildo se basa en el último informe técnico enviado por el departamento municipal, totalmente desfavorable a la actuación, en el que se advierte de que el Plan General prohibe dicha construcción.

El concejal Doreste no aclara la causa de los informes contradictorios sobre la actuación

decoration

Primero, Urbanismo reclama al Cabildo que se declare la edificación de la residencia de interés especial o social -una excepción que permite la ley del Suelo salvo que lo prohíban los planes generales- y luego en el periodo de información pública de dicha declaración que fue tramitada por el Cabildo, el mismo departamento emite un informe totalmente desfavorable, en el que advierte que la actuación se encuentra «expresamente prohibida». Pero aquí no acaba la cosa. Para mayor incoherencia, el mismo departamento de Urbanismo presenta alegaciones contra la resolución del 17 de «febrero de 2020 del Cabildo que archiva la solicitud del Ayuntamiento.

Lo único claro en este embrollo es que la empresa Gero Residenciales Solimar S. L. no ha podido obtener la licencia que solicitó al Ayuntamiento hace más de dos años para construir la residencia en Lomo El Diviso.

Los hechos de este incompresible expediente arrancan el 24 de enero de 2019, cuando el servicio de Edificación y Actividades, dependiente del área de Urbanismo, del Ayuntamiento capitalino solicita al Cabildo de Gran Canaria la declaración de interés público o social de la construcción de un centro sociosanitario para personas mayores, tras recibir la solicitud de licencia el 31 de diciembre de 2018, por parte de Gero Residenciales Solimar S.L.

Así las cosas el servicio de Planeamiento de la Consejería de Politica Territorial y Paisaje del Cabildo emite el 7 de agosto de 2019 un informe en el que dice que la construcción del centro «no se encuentra prohibida por el planeamiento insular». El 9 de septiembre de 2019 se publica en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) la apertura de trámite de información pública de la construcción de la residencia, que recibe informes favorables de las consejerías regionales de Presidencia y Obras Públicas. Por su parte, la Consejería de Transición Ecológica del Gobierno canario advierte que el centro «no cuenta con la cobertura del planeamiento», por lo que antes de conceder la licencia es necesario que el Cabildo realice una declaración de interés público o social, así como acreditar la necesidad de ubicar la residencia en suelo rústico. En parecidos términos se pronuncia, la Consejería insular de Agricultura, que reclama argumentos de mayor peso que justifiquen el interés por construir en suelo rústico de protección agraria, existiendo amplia disponibilidad en el municipio de terrenos rústicos, urbanos y urbanizables.

La construcción que se quería hacer en Lomo El Diviso está prohibida en el Plan General

decoration

Pero la sorpresa se produce, cuando el 18 de noviembre de 2019, el Cabildo recibe un informe de la Dirección General de Edificación y Actividades -que dirige Carmen Nieves Martín-, suscrito por el área de gobierno de Urbanismo, Edificabilidad y Sostenibilidad Ambiental, en el que se informa de manera desfavorable a la declaración de interés público o social al considerar, entre otras razones, porque se trata de «un proyecto inviable, en tanto las nuevas edificaciones en las que se apoyaría se corresponden con un uso expresamente prohibido por el planeamiento municipal en vigor». El informe establece expresamente la prohibición de la obra en el planeamiento municipal en vigor, frente a un informe de la asesoría jurídica del servicio de Edificación y Actividades, en el que se afirmaba que se trata de una actuación no prevista en el planeamiento.

Según el expediente de la institución insular, a la que ha tenido acceso este periódico, el Cabildo requiere al Ayuntamiento el 3 de diciembre de 2019 para que «aclare cual es el criterio» municipal válido, ante las evidentes contradicciones. Finalmente, decide archivar la solicitud del Ayuntamiento. Este periódico, intentó sin éxito, hablar con el concejal Javier Doreste para conocer las causas que motivaron la remisión al Cabildo de informes contradictorios en relación con el centro de mayores.

La empresa recurre el archivo


El Cabildo de Gran Canaria ha rechazado el recurso presentado por la empresa Gero Residenciales Solimar S.L., contra el archivo de la declaración del centro de mayores como obra especial para esquivar la prohibición de la Ley del Suelo. También ha desestimado la institución insular las alegaciones que presentó Urbanismo contra la resolución del archivo, así como la solicitud de suspensión cautelar que instó la empresa. En su argumentación, el Cabildo concluye que «se ha puesto de manifiesto la prohibición expresa de la actuación pretendida», porque en «el planeamiento se recoge expresamente la prohibición de implantar nuevas edificaciones no incluidas entre los usos permitidos o permisibles. Esa prohibición es, sin lugar a dudas, expresa». | T.G.S.

Compartir el artículo

stats