Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barrios pendientes | Plan Especial de San Nicolás

Cuatro miradores y tres grandes parques para dar aire a San Nicolás

El Plan Especial del Risco plantea crear una red de rincones con encanto para esta zona | La vegetación será la gran protagonista

Solar en la confluencia de la calle Troya con Mirasol en la que se prevé erigir uno de los cuatro nuevos miradores de San Nicolás. Tony Hernández

Una red de rincones con encanto pretende dotar al Risco de San Nicolás no solo de espacios que den un respiro en medio del compacto entramado urbano del barrio, sino también de lugares que puedan resultar de interés para los visitantes, cada vez más numerosos, que se acercan a este enclave de Las Palmas de Gran Canaria por su idiosincrasia y carácter peculiar que pocas ciudades del mundo replican. Para ello, el Plan Especial de Regeneración pretende crear hasta cuatro miradores, tres grandes espacios libres y un entramado de plazoletas y rincones a lo largo y ancho del vecindario, junto con una serie de mejoras en la dotación de servicios, la movilidad y el patrimonio, así como un lavado de cara general de esta zona, en muchas partes degradada.

Ligada a los principales recorridos de interés por el barrio, como las principales comunicaciones verticales, las vías adaptadas al tráfico y los trazados horizontales sin barreras, se creará toda una nueva red de plazoletas y rincones en ciertas parcelas que se sumarán a los ya existentes, según la idea que ha planteado el Consistorio. El Plan Especial de Regeneración del Risco de San Nicolás (API-03) se aprobó en la Junta de Gobierno el pasado jueves, y ahora se someterá a procedimiento de información pública. El objetivo: desarrollar una serie de medidas de regeneración y desarrollo que mejoren las condiciones de vida de la gente del barrio, además de la conservación de los valores culturales, urbanísticos y arquitectónicos que singularizan el Risco, así como la recuperación de la ladera y su valor paisajístico y ambiental, sin olvidar el impulso de actividades económicas, asociadas en este caso a la explotación turística del enclave.

Algunos de esos enclaves serán miradores del barrio, uno de los lugares con más encanto de la capital grancanaria por sus callejuelas estrechas, su pintoresca disposición ladera arriba y la distribución de las viviendas, que llama la atención de los muchos visitantes que cada día se acercan a esta zona. Las parcelas tendrán bancos para el descanso y zonas de sombra que aportarán no solo nuevas áreas para el ocio y disfrute ciudadano, sino también más verde en el risco. También se plantea la posibilidad que alguna de ellas disponga de juegos infantiles y áreas de esparcimiento de diverso tipo. 

Se diseñarán grandes espacios libres en las calles Sierra Nevada y Tesoro y el margen del CEIP Guiniguada

decoration

La primera idea que ha puesto sobre la mesa el Consistorio sitúa estas terrazas de la capital en la calle Párroco Francisco Rodríguez Pérez, en la intersección de Gaviota con Real del Castillo, en la de Gregorio Gutiérrez con Roble, y en la confluencia de las vías Troya y Mirasol, lugares con gran potencial por sus vistas a diversos puntos de la urbe: los dos primeros hacia Vegueta, San Juan y San Roque y la desembocadura del barranco de Guiniguada, y los dos últimos hacia Triana, La Isleta, la bahía y el resto de la parte baja de la ciudad. Esta red de miradores recorrerá todo el barrio de este a oeste.

La mayoría de estos nuevos espacios libres se crearán en parcelas residuales, solares vacíos o en ruina, reduciendo su número y reconvirtiéndolas a usos públicos necesarios para la población residente, siempre atendiendo a garantizar una correcta accesibilidad para cualquier persona. Otro punto que define el Plan Especial es que, en aquellas parcelas que superan los 100 metros cuadrados de superficie, el Ayuntamiento se obligará a sí mismo a utilizar espacios ajardinados y de arbolado, ya que se ha querido dar un especial protagonismo a la vegetación y el arbolado en la redacción de este documento.

Por otro lado, y tal y como solicitaron los vecinos durante la fase previa de diagnóstico comunitario prevista en el proyecto Barrios Pendientes, se crearán nuevos grandes espacios libres en algunos enclaves de San Nicolás, para dar más oxígeno y una vía de escape a la comunidad, y en el que la vegetación sea todavía más relevante. Uno de los enclaves que se plantea el Consistorio que puedan servir para albergar estos grandes espacios libres es en el tramo de la calle Sierra Nevada en contacto con San Francisco, en una parcela de tierra en la que, actualmente, suelen aparcar los vehículos y que está deteriorada. Un segundo ejemplo sería en los márgenes del colegio Guiniguada. El tercero de los espacios que pone sobre la mesa el área de Urbanismo se encuentra en el entorno de la calle Tesoro.

La mayoría de estos lugares surgirán en parcelas residuales, así como en solares vacíos o en ruina

decoration

Asimismo, se propone la adecuación y restauración del Espacio Libre de la Ladera, eliminando la mayor parte de la edificación degradada que existe en la actualidad y que causa un gran impacto visual. Únicamente, se mantendrá la edificación en contacto con la vía Plataforma Segunda, propiciando el dinamismo y la activación de esta calle, según destaca el Plan Especial. Ello convertirá toda esta zona en un lugar con grandes áreas verdes y ajardinadas.

Finalmente, este documento de regeneración del Risco prevé la calificación de una nueva parcela con uso de Servicios Públicos que se conectará con el vial que se creará entre San Nicolás de Bari y Nilo. Con ella, se prevé mejorar la salubridad y el saneamiento del barrio, según reza el documento del Plan Especial, facilitando el acceso de vehículos particulares y camiones de basura a este enclave, y en una posición estratégica en el Risco para que su población pueda acceder con cierta facilidad a la misma. Sobre todo por la dificultad que supone para el servicio de recogida de residuos llegar al interior del barrio, que obliga a situar los contenedores en los márgenes de las laderas.

Entre las actuaciones previstas para aumentar la calidad de vida de la gente aparecen en primer lugar la mejora de las condiciones de las viviendas y de las conexiones para moverse lo más cómodamente posible caminando o con escaleras mecánicas por el interior del Risco y también para conectarse con los barrios más cercanos. La creación de dotaciones y servicios es otro elemento que facilita la vida a los residentes y entre esas dotaciones se encuentran los aparcamientos.

Nuevos viales de servicio en el interior del barrio

El Plan Especial de Regeneración del Risco también pretende un cambio urbanístico a gran escala en numerosas callejuelas y vías del barrio, que en su parte interior apenas permite el acceso de vehículos de servicios o particulares por la estrechez de las calles. Por ello, el área de Urbanismo prevé habilitar dos viales de servicio que funcionen como peatonales especialmente adaptados para el tránsito ocasional de vehículos especiales y con acceso a zonas internas del barrio, en conexión con las principales vías rodadas y la plataforma peatonal accesible. Uno de ellos conectará la calle Gregorio Gutiérrez con Real del Castillo y con Plataforma Segunda, utilizando entre otras parcelas parte de las edificaciones que se incluyeron en una unidad de actuación anterior. Por otro lado, se conectará Doctor Manuel de la Nuez con la Real del Castillo, ampliándose en su tramo final para facilitar la estancia de vehículos de emergencia y maniobrabilidad, y que se conectará con un tramo de tránsito peatonal libre y sin barreras que llega a Domingo Guerra del Río. | C. A. S.

Compartir el artículo

stats