Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un hogar para los charranes en El Confital

El éxito de las plataformas creadas en el Puerto para estas aves lleva al Cabildo a habilitar un espacio en la bahía de El Confital

Plataforma para los charranes La Provincia

¿Eso son maniobras o irán a rescatar a alguien? Esa es la pregunta que numerosos curiosos se hicieron en la mañana de este martes al ver un helicóptero del GES -Grupo de Emergencias y Salvamento- del Gobierno de Canarias posarse sobre el islote de Matavinos o del Cabrón. Películas aparte, la realidad está muy lejos de la ficción. Técnicos de medioambiente han comenzado las tareas para habilitar un espacio de nidificación del charrán común en este roque de la bahía de El Confital. El éxito que han tenido las plataformas flotantes creadas en las dársenas del Puerto de La Luz -donde han instalado varias estructuras en el mar donde estas aves puedan anidar con tranquilidad- ha llevado al Cabildo a crear nuevos hogares para estas aves migratorias.

El islote de Matavinos o del Cabrón es un roque separado de la costa de La Isleta -a la altura de la calle Blas de Lezo, por menos de un centenar de metros. Una distancia suficiente para que la actividad del ser humano, ni de otros animales, pueda interferir en la puesta de este ave. El charrán común o Sterna hirundo es un animal muy territorial que cuando es molestado en sus días de puesta ataca con graznidos, excrementos y picotazos. De ahí que busque lugares aislados para poner sus huevos cuando regresa a las Islas en el mes de marzo, según explica el veterinario Pascual Calabuig. En otro tiempo estas aves frecuentaban lugares como la charca de Maspalomas, pero el fuerte impacto humano las llevó casi a su desaparición; desde 2014 han proliferado en el ambiente industrial del Puerto y su población supera ya las 20 parejas y se acerca a los 100 ejemplares.

Los técnicos de medioambiente colocarán piedras y crearán huecos para estas aves

decoration

De origen volcánico, el islote de Matavinos es una roca escarpada cuyas paredes caen directamente al mar, con total ausencia de huecos o de tierra en su superficie. Estas duras condiciones hace que la nidificación de un ave en su superficie sea una tarea complicada. De ahí que el área de Medio Ambiente del Cabildo quiera habilitar un espacio óptimo donde los charranes puedan tener a sus polluelos con tranquilidad. «Este año una pareja nidificó de aquella manera, a duras penas pudieron sobrevivir las crías», apunta Calabuig, quien supervisó las tareas realizadas este martes frente a la costa de La Isleta.

Y es que en Matavinos las aves están completamente expuestas a los elementos, tanto al posible fuerte oleaje como al viento y la lluvia que en el mes de marzo pueden ser abundantes. Condiciones ambientales que no siempre logran superar los polluelos. Los técnicos comenzaron este martes las tareas para habilitar una zona de nidificación en el roque. Concretamente, trajeron en helicóptero 40 sacos de picón con el que poder habilitar en una segunda fase una superficie llana, terrosa, de unos cuatro metros cuadrados donde los charranes puedan crear sus nidos y criar a sus pequeños como a ellos les gusta, completamente en paz.

La segunda fase se realizará en los próximos días, cuando las condiciones del mar lo permitan, señala el veterinario del Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Tafira. Los técnicos irán en kayak hasta el roque y repartirán el picón de tal manera que quede una zona arenosa en lo que ahora es una superficie de lava, completamente rocosa. Posteriormente, colocarán piedras y crearán pequeños huecos donde las aves puedan resguardarse, explica Calabuig. «Finalmente pondremos una maqueta con forma de charrán para que las aves puedan verse atraídas», indica. Después, tocará esperar hasta el mes de marzo, que será cuando estas aves regresen de las costas de África Occidental, donde habitualmente pasan el otoño y el invierno.

Los técnicos de Medio Ambiente llevan varios años detectando la presencia de parejas de charrán en este roque de la bahía de El Confital. Pero al ser este un terreno complicado, se hacía necesaria la intervención. Calabuig destaca que estas aves habían «casi desaparecido» de la Isla. De hecho, no solo les molestan los seres humanos, también perros, gatos o ratas, indica el veterinario. Y ante sus «preocupaciones» reaccionan de una manera «muy territorial» para defender la integridad de sus nidos.

18

Los charranes se multiplican en el puerto de La Luz José Carlos Guerra

Calabuig espera que en poco tiempo varias parejas de charrán aniden en este islote volcánico. Además, las condiciones de la zona son totalmente las idóneas, explica, pues se alimentan de pescados pequeños como la sardinilla, el longorón o la boga, muy comunes en las aguas superficiales cercanas a Las Canteras. Presas a las que ataca rápidamente lanzándose al mar.

Este proyecto medioambiental se suma a las plataformas flotantes que el Cabildo, en colaboración con la Autoridad Portuaria de Las Palmas y el Arsenal, ha habilitado en varias dársenas del Puerto desde 2014. Concretamente, han dispuesto lugares para la nidificación de los charranes en aguas de la Base Naval, el muelle Santa Catalina, el duque de Alba del Reina Sofía y el Juan Sebastián Elcano.

Compartir el artículo

stats