Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto

Santa Catalina culmina su crecimiento con un alargue para ‘megacruceros’

El muelle ganará 71 metros de atraque en su lado naciente a partir del próximo año | Una estructura fija en la zona cercana a tierra facilitará las escalas de yates

Vistas del muelle Santa Catalina con el lado naciente, que ahora será ampliado, a la derecha de la imagen. A la izquierda, el alargue ejecutado en los últimos años. | | AUT. PORTUARIA

La transformación de Santa Catalina en el gran enclave para los cruceros del Puerto de Las Palmas se completará antes de 2025. La Autoridad Portuaria de Las Palmas tiene previsto ejecutar una ampliación a partir del próximo año con la que la histórica infraestructura sumará 71 metros en su lado naciente -el más alejado de la ciudad- y llegará al límite de su crecimiento. El alargue facilitará el atraque de cruceros de grandes dimensiones y coincidirá en el tiempo con la profunda transformación que experimentará la terminal tras el paso de su gestión a manos privadas.

El último alargue del Santa Catalina cuenta con 2,5 millones de euros consignados en el plan de empresa de la Autoridad Portuaria a partir del próximo ejercicio, cuando la administración tiene previsto desembolsar los primeros 150.000 euros para los trabajos previos que permitirán definir los detalles de la obra. Con la ampliación, el lado naciente pasará de los 360,29 metros que tiene en la actualidad a 432.

Las obras que acometerá la Autoridad Portuaria son en realidad la segunda fase de una ampliación que comenzó en 2018. A partir de ese año, el lado poniente incorporó un punto de amarre discontinuo, unido al muelle a través de una pasarela, gracias al que el Santa Catalina pasó de 682,4 a 719 metros. Al igual que ocurrió entonces, los trabajos de esta nueva fase tendrán que prolongarse durante varios ejercicios para no afectar al desarrollo de la temporada comercial de cruceros.

Estudio de maniobrabilidad

Tanto aquella ampliación como la próxima responden a un estudio elaborado por la Autoridad Portuaria de Las Palmas en 2014. El aumento en el tráfico de cruceros durante los ejercicios anteriores y las crecientes dimensiones que ya habían adquirido por entonces las nuevas construcciones navales del sector llevaron a la administración a plantear la necesidad de adaptar la infraestructura a las nuevas características de los buques. Para ello se comprobó la maniobrabilidad de cuatro cruceros habituales de La Luz por esas fechas y con dimensiones entre los 253 y los 349 metros de eslora.

Los alargues debían ser acometidos sin afectar a una bocana clave en el Puerto de Las Palmas, la que da acceso a muelles como el Sanapú, el Pesquero, o el pantalán de Cory. De ahí que el lado naciente, más cercano a donde se produce el tránsito de buques tenga dimensiones mucho menores. La próxima ampliación llevará al Santa Catalina a culminar su capacidad de crecimiento y permitirá que los buques continúen maniobrando -así ocurre, por ejemplo, con los ferris interinsulares que atracan en el Muelle Grande- en sus cercanías.

Nueva gestión

La ejecución de estas obras coincidirá en el tiempo con el cambio en el modelo de gestión de los cruceros en Santa Catalina, lo que también implicará una transformación del antiguo edificio del jetfoil y los módulos anexos para dar paso a una terminal adaptada a las necesidades específicas del sector. La Autoridad Portuaria recibió dos ofertas para el concurso que convocó a comienzos de este año, aunque una de ellas fue descartada debido a un error en la presentación de la documentación requerida.

La única propuesta que se mantiene en pie en estos momentos es la de Global Ports Canary Islands, una empresa creada al amparo de la Zona Especial Canaria y vinculada a Global Ports Holding, el mayor gestor de terminales de cruceros del mundo, junto a empresarios locales. La administración continúa en estos momentos valorando su oferta para comprobar que se ajusta a los requerimientos del concurso.

En el plano técnico, la clave radica en el plan comercial para captar nuevos tráficos y aumentar el número de cruceros en las tres terminales de los Puertos de Las Palmas, así como la calidad de los proyectos básicos para las terminales. En el plano económico, los principales puntos de análisis son las tarifas que aplicará el nuevo gestor y las tasas de ocupación y actividad que recibirá la Autoridad Portuaria, así como el estudio financiero que debe analizar cada variable desde el punto de vista de la viabilidad.

Mejoras en el muelle viejo


Santa Catalina también mejorará en los próximos años el espacio dedicado a los yates de su lado sur. Este tramo del muelle ‘original’ -el que parte desde el litoral, junto a la plaza de Canarias y el frente marítimo- verá transformados los antiguos pantalanes flotantes por estructuras fijas que permitirán el atraque incluso en los días con tiempo del sur, que habitualmente afectaba a esta zona. El nuevo muelle, localizado cerca de donde décadas atrás se encontraba la marquesina, estará a un metro sobre el nivel del mar, por debajo de la cota del paseo. Este proyecto, consensuado entre la Autoridad Portuaria de Las Palmas y Puertos del Estado para su inclusión en el plan de empresa, cuenta con 2,5 millones de euros reservados entre 2022 y 2024.

Compartir el artículo

stats