Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Manuel Gómez Martín Ingeniero de Obras Públicas

«El problema en los carga y descarga está en la gestión»

Manuel González Martín, ingeniero, en la Cámara de Comercio el viernes. | | J. C. G.

Manuel Gómez Martín, ingeniero de Obras Públicas de Gexcan, ha elaborado un estudio, el cual presentó este viernes en la Cámara de Comercio de Gran Canaria, sobre cómo han afectado los proyectos de la MetroGuagua y la red de carriles bici a las zonas de carga y descarga de la capital.

En las II jornadas técnicas de Movilidad ha presentado un estudio sobre cómo han afectado los proyectos de la MetroGuagua y la red de carriles bici a las zonas de carga y descarga de la ciudad. ¿Cómo ha sido la metodología que han seguido para hacer el estudio?

Empezamos en 2020, solicitamos información de lo que había en el Ayuntamiento; de los proyectos de MetroGuagua y carriles bici teníamos todo, pero cuando nos metimos en concreto con las zonas de carga y descarga ahí faltaba información. No sabíamos el número de estas, ni las calles donde están o si había una metodología a la hora de implantarlos. Tuvimos que descubrirlo calle por calle, identificando las zonas de carga y descarga y los comercios cercanos.

¿No sigue el Consistorio un patrón?

A partir de la ordenanza de tráfico, vemos que cada carga y descarga tiene que tener un radio de 50 metros entre una y otra. En muchos casos creemos que las han distribuido sin esa premisa, y lo habrán hecho en función de la demanda de los comercios. Entendemos que esa ha sido la metodología. El estudio es sobre las zonas afectadas por estos dos proyectos pero lo ideal sería hacer un estudio global del municipio para mapificar todos los puntos en todos los barrios.

Habrá calles que no estén afectadas y estén cerca.

Exacto. Nosotros dijimos no solo vamos a estudiar lo que hay en la propia calle si no también en las aledañas. Pero claro, ¿qué pasa en las calles siguientes? La cuestión es corroborar que los comercios afectados por estos dos proyectos tengan como mínimo suficientes zonas de carga y descarga. Hemos visto que en principio están bien cubiertas. Es verdad que en algunas zonas faltan, pero debería haber una defensa importante de estas áreas. Una forma es señalizarlas mejor; en Rafael Cabrera, por ejemplo, no te das cuenta donde están. Muchos comerciantes y transportistas nos lo han dicho, el problema más grave en la ciudad es la ocupación indebida de las zonas de carga y descarga.

¿Cómo se puede combatir ese problema?

Hay que hacer una defensa importante de las zonas de carga y descarga. Señalizarlas bien. Existen unos software que nos permitiría implantar lectores de matrículas donde los vehículos autorizados aparquen y para los que lo hacen de manera indebida habrá unas sanciones que plantee el ayuntamiento. Tienes un permiso municipal de transporte de mercancías, la máquina te identifica que estás autorizado para estar ahí y si no, te identifica y posteriormente habrá una sanción. Se podría hacer un año de prueba en las zonas más comerciales. Tendremos vigilancia y la ciudadanía verá que el Ayuntamiento toma las riendas.

«Existen lectores de matrículas y para los que aparquen ahí sin autorización habría sanción»

decoration

¿Qué beneficios verían los ciudadanos?

Evita un mayor gasto de combustible para las empresas, menor contaminación, mayor agilidad para la carga y descarga. Habría mejor distribución. Vemos que muchas veces, al final, aparcan sobre el carril bici, podríamos evitar eso. Creo que son proyectos que puede hacer el Ayuntamiento con las ayudas de los fondos europeos; se pueden implementar y poco a poco mejorar el transporte de mercancías.

Cuando comenzaron a implantar los carriles bici transportistas y empresarios protestaron. ¿Era más percepción que realidad?

Hemos visto que los carga y descarga sí están cubriendo las zonas.  Los comerciantes reconocen que sí hay, el problema es la gestión de las mismas. Ahí hay un problema grave. Por eso hemos hecho propuestas de mejora. También habría que concienciar a la gente, crear puntos para recoger paquetes de mensajería, por ejemplo.

También hay problemas de maniobrabilidad.

A los camiones de reparto de agua, por ejemplo, les es imposible descargar en 20 minutos. Luego hemos visto que ocupan estas zonas comerciales. Entonces, hemos pensado reservar zonas para vehículos cortos y para otros más grandes, y para estos últimos aumentarlo a 45 minutos. Creemos que es mejor así, porque si no van a seguir ocupando las zonas mucho tiempo sin dejar hueco a los demás.

¿Qué problemas han puesto los comerciantes?

Al final es el mismo, la ocupación indebida. No es que haya pocos carga y descarga, es que están mal gestionados. Si hiciéramos lo mismo que se hace con las zonas azules sería suficiente.

¿Estaría bien cubierta la ciudad en las zonas analizadas?

Habría menos problemas, sí. Señalizando más, vigilando y creando algunas más.

Compartir el artículo

stats