Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

40 cámaras velarán por las escaleras mecánicas y ascensores de la capital

Urbanismo reparará las seis estructuras automáticas en mal estado de la ciudad y contratará un servicio de mantenimiento y limpieza para su conservación

Una mujer sube las escaleras a pie hasta San Nicolás desde Primero de Mayo, al estar las mecánicas rotas desde hace años. | | JUAN CASTRO

Hasta 40 cámaras de videovigilancia velarán por la seguridad de escaleras mecánicas y ascensores de la capital grancanaria. El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, de la mano de la concejalía de Urbanismo y Vivienda, aprobó la semana pasada en Junta de Gobierno rehabilitar y poner en funcionamiento el conjunto de las seis escaleras mecánicas y ascensores de la ciudad -con la excepción de la que está situada en la zona de La Cícer- tras años en los que han sufrido continuos actos vandálicos, suciedad y falta de mantenimiento. Varias como la que une la avenida Primero de Mayo con el risco de San Nicolás han estado más tiempo paradas que en funcionamiento -de hecho, esta lleva años estropeada-. El proyecto supondrá una inversión de 2,1 millones de euros a través de fondos del Plan de Cooperación con el Cabildo 2020-2023 y posteriormente procederán a la contratación del mantenimiento técnico, limpieza y videovigilancia de las mismas.

El proyecto incluye la reparación, en muchos casos sustitución completa, de las seis escaleras mecánicas y ascensores inauguradas mayoritariamente hace 10 años, aunque durante este tiempo en la mayoría de los casos los vecinos han visto estas infraestructuras más tiempo paralizadas que en funcionamiento. Se trata de las escaleras que unen paseo de Chil con paseo de San Antonio, en la zona de Mata -seis cámaras-; primero de Mayo con la calle Domingo Guerra del Río, en el Risco -cuatro-; las escaleras y ascensor de las calles Miguel Servet a Centauro, que unen los barrios de San José y San Juan -12-; las escaleras y ascensor de Lomo Verdejo -10-; el ascensor del barranquillo Don Zoilo -cuatro-; y, por último, el de Las Rehoyas -cuatro-. Las escaleras de La Cícer quedan excluidas al ser de nueva creación y contar ya con sistema de videovigilancia.

Las de San Nicolás son las únicas que tendrán que ser sustituidas por completo al estar en muy mal estado. En el resto de escaleras será necesario cambiar barandillas y algunos escalones, entre otros elementos; mientras que en los ascensores habrá que reponer botoneras, sistemas de ventilación, impermeabilización de cubiertas y reponer las puertas auotmáticas de casi todos los ascensores, con la excepción del que une el parque del Canódromo con el Barranquillo Don Zoilo.

«No tenía sentido que hiciéramos nuevas escaleras o ascensores -el que unirá la zona hospitalaria del Insular con Zárate está ya en licitación- y tener sin funcionamiento los que ya hay», indica el concejal de Urbanismo, Javier Doreste. Para evitar los actos vandálicos que han sufrido estas estructuras durante años el Ayuntamiento contratará a una empresa que vigile y supervise, tanto en el aspecto técnico como en el de la limpieza, todos estos elementos «las 24 horas, los siete días de la semana y los 365 días del año», apunta el concejal.

Actos vandálicos

«Esto nos garantizará que puedan estar siempre en funcionamiento», señala el edil. Además, las 40 cámaras de videovigilancia funcionarán a modo de «elemento disuasor» ante posibles actos vandálicos para evitar las situaciones que se han dado hasta ahora -desde trabar las escaleras con palos, rociar con spray las botoneras de los ascensores, romper los cristales de las puertas automáticas o hacer necesidades fisiológicas en las cabinas de los elevadores-.

Doreste afirma que este modelo «ha sido un éxito» en la escalera de La Cícer -situada junto a la pasarela de la playa-, y por eso quieren trasladarlo a los otros elementos mecánicos existentes en la ciudad. Según el edil de Urbanismo, allí «no ha habido incidentes», por lo que es de esperar que las cámaras hagan logren su objetivo y alejen a los posibles vándalos. Y es que, aunque los vecinos de la capital son mayormente escépticos ante la mala experiencia que han supuesto estas estructuras en la ciudad, en lugares como Euskadi funcionan sin problema.

Plan de movilidad vertical


La idea del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria es desarrollar un plan de movilidad vertical con conexiones entre distintos puntos de la parte baja y alta de la capital. El ascensor entre el paseo Blas Cabrera Felipe -a la altura de Zárate- y el hospital Insular y el Materno ya está en licitación. Además, están terminando ya el proyecto del elevador que unirá la calle Pío XII a la altura del parque Doramas con Altavista para dar conexión a la Ciudad Alta con la parada de la MetroGuagua que estará situada en las inmediaciones. Urbanismo ha ideado también tres elementos dentro del nuevo plan especial de San Nicolás -habrá prioridad con el que estará situado en la prolongación de la calle Perdomo-; habrá otros previsiblemente en los planes de los otros riscos y también entre los paseos de Chil y San Antonio ode La Minilla a Mesa y López. | A. V.

Compartir el artículo

stats