Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PUERTO

Un camión de recogida de residuos, a punto de caer al mar en el Puerto de Las Palmas

El vehículo quedó suspendido entre los cabos de un barco atracado en el muelle Reina Sofía | El accidente provoca un pequeño vertido controlado con barreras

El camión accidentado, con la cabina suspendida en el aire y agarrada tan solo por los cabos de un barco atracado | | LP/DLP

Un camión cisterna dedicado a la recogida de aguas residuales procedentes de los barcos -un servicio comercial conocido con el nombre técnico de Marpol IV- estuvo a punto de caer al mar en el Puerto de Las Palmas en la mañana de este miércoles. El vehículo, que en el momento del suceso se disponía a realizar una maniobra en el arranque del tramo norte del dique Reina Sofía, acabó desplazándose hacia el cantil del muelle hasta que quedó con la cabina completamente suspendida en el aire, sustentada tan solo por los cabos que, enganchados a los bolardos, servían de amarres para un barco atracado en las proximidades.

El suceso protagonizado por el camión, propiedad de la empresa Charter Marítimo Archipiélago Canario, ocurrió en torno a las 7.30 horas de la mañana de este miércoles, según apuntan fuentes portuarias. Este periódico se ha dirigido a la compañía para recabar su versión de los hechos sin haber obtenido respuesta al cierre de esta edición.

El sistema de frenos no quedó activado a tiempo debido a causas que no han sido confirmadas, por lo que la inercia acabó desplazando el vehículo en dirección a las aguas del Puerto, que en la zona del suceso pueden alcanzar una profundidad de hasta 15 metros. Lo único que evitó que el camión acabara sumergido en el fondo fueron los cabos que en ese momento servían para amarrar el barco Polar Star a uno de los bolardos de la zona norte del muelle Reina Sofía.

Barrera anticontaminación

A consecuencia de la pérdida de control, la cabeza tractora del vehículo -donde se ubica su depósito de combustible- quedó colgada sobre el mar. El precario equilibrio en el que se encontraba hizo necesario instalar una barrera anticontaminación, para así controlar el pequeño vertido causado como consecuencia del siniestro. La gran cisterna del camión, dedicado a la recepción del servicio Marpol IV -la prevención de la contaminación por las aguas sucias de los buques-, se encontraba vacía en el momento del suceso, agregan las mismas fuentes.

La cisterna tuvo que ser remolcada por una grúa para no acabar en las aguas del Puerto

decoration

El accidente obligó al centro de control del Puerto de Las Palmas a activar la prealerta por contaminación, una fase previa a la puesta en marcha del plan interior marítimo que rige en estas situaciones. Además, hasta el lugar de los hechos acudieron ocho agentes de la Policía Portuaria para hacerse cargo de la situación.

Una vez asegurado el perímetro donde podía ocurrir el derrame de combustible, el camión fue remolcado hasta zona segura. De ello se encargó una grúa de la empresa Transportes Carballo, que enganchó el vehículo accidentado por la cisterna y tiró de él hasta sacarlo de la zona de maniobras del Reina Sofía. A las 8.10 horas, el camión ya se encontraba en un área segura del muelle capitalino.

Compartir el artículo

stats