Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos del penúltimo edificio del ARRU de Tamaraceite reciben la llave

Hidalgo y demás autoridades dan por terminado el inmueble un año y medio después de lo previsto tras abandonar la obra la anterior adjudicataria

Hidalgo, Santana, Doreste, Mayans y Sanz acompañados de los técnicos de Urbanismo en el penúltimo edificio del ARRU de Tamaraceite. |

Hidalgo, Santana, Doreste, Mayans y Sanz acompañados de los técnicos de Urbanismo en el penúltimo edificio del ARRU de Tamaraceite. | José Carlos Guerra

Los vecinos del penúltimo edificio del Área de Regeneración y Renovación Urbana (ARRU) de Tamaraceite ven terminadas sus nuevas casas año y medio después de lo previsto tras el abandono de la anterior empresa adjudicataria del proyecto a comienzos de 2020. El alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, Augusto Hidalgo, dio por finalizada la construcción del inmueble de 59 viviendas de la calle San Juan de Ávila, perteneciente a la reposición del ya prácticamente extinto Patronato Francisco Franco de Tamaraceite. Lo hizo en compañía del edil de Urbanismo, Javier Doreste, la subdelegada del Gobierno en Canarias, Teresa Mayans y a la directora del Instituto Canario de la Vivienda, Maribel Santana.

Hidalgo señaló durante su intervención que con la entrega de este edificio dan «dignidad a familias que antes vivían en situaciones de chabolismo vertical». Con la terminación de estas 59 viviendas el Ayuntamiento ya ha completado 300 casas de las 375 que tiene previsto construir para ejecutar en su totalidad la reposición del ya extinto patronato de Tamaraceite -cuyos inmuebles, construidos en los 60, apenas tenían poco más de 40 metros cuadrados, carecían de ascensor y de elementos de accesibilidad y presentaban graves desperfectos estructurales que provocaban humedades y otros inconvenientes-.

En cambio, el nuevo edificio del ARRU de Tamaraceite consta de 59 viviendas de 67 metros cuadrados. Repartidas en dos bloques, constan de tres dormitorios, dos baños -uno de ellos en suite-, más salón y cocina. Además, varias han sido adaptadas para personas con movilidad reducida. Los vecinos pudieron visitar ya sus nuevas casas a principios de este mes y «la mayoría» ya han recibido las llaves tras firmar el contrato con el Ayuntamiento, según explicó el concejal de Urbanismo en el acto de este miércoles, al que también acudió la concejala del distrito Tamaraceite - San Lorenzo - Tenoya, Mercedes Sanz.

El Ayuntamiento ya ha completado 300 viviendas de las 375 que componen el plan de reposición

decoration

Las obras de este inmueble, situado donde hasta hace unos pocos años estaban algunos de los bloques del Patronato, fueron adjudicadas en 2018 a Construcciones Hermanos Riesgo Aranda (Grupo CHR) por 4,35 millones de euros y un plazo de ejecución previsto de 16 meses. Las obras tendrían que haber terminado a principios de 2020, pero la empresa renunció al proyecto en enero de ese mismo año. Según explicó entonces Doreste, lo hizo «sin comunicarlo previamente» ante el retraso en el pago de dos facturas por parte del Ayuntamiento.

Poco después llegaría la pandemia y la obra permanecería paralizada. En octubre Urbanismo adjudicó la finalización de las 59 viviendas a Construplan Construcciones y Planificación S.L. por 3,5 millones de euros. Los trabajos que quedaban pendientes consistían en el cerramiento de los inmuebles, el revestimiento exterior e interior del edificio y la finalización de los trabajos necesarios en las zonas y espacios comunes para el uso de los vecinos.

El nuevo edificio ocupa una parcela de 1.580 metros cuadrados y alcanza una superficie construida de 7.160, repartidos en dos bloques de seis plantas más una planta baja común a los dos bloques destinada a accesos, locales, garajes y trasteros. El inmueble cuenta también con dos cajas de escaleras y dos ascensores en cada uno de los dos bloques.

Contrasta, además, con los pocos edificios del viejo Patronato que todavía quedan en pie en la calle superior al mismo. Según apuntó el Ayuntamiento, todavía no hay fecha prevista para su demolición al vivir allí todavía algunas familias que por «diversas circunstancias» no se han marchado a una de las casas de alquiler que el Consistorio les ofrece. No obstante, la mayoría de las casas están vacías y tapiadas y sus respectivos antiguos propietarios están realojados a la espera de la culminación del último edificio de 76 viviendas del ARRU.

Los edificios que quedan en pie del Patronato darán paso a una zona verde y una plaza

decoration

Una vez caigan estos bajo la piqueta, Tamaraceite ganará un parque y una plaza de 4.000 metros cuadrados. La idea será plantar 60 especies vegetales entre árboles y arbusto, además de colocar mobiliario urbano. Será un nuevo espacio libre que mejorará la calidad de vida de los vecinos y pondrá en valor el cercano colegio Adán del Castillo y el contiguo centro de salud de Tamaraceite. Culminaría así un proceso de reposición de vivienda pública que se firmó en 2008 y que permaneció paralizado durante años, «ha sido la presencia de gobiernos de progreso en las administraciones los que han facilitado y dar este acelerón», matizó Doreste.

Doreste destacó durante la visita el papel que jugará este nuevo entorno en la «nueva política urbanística» del Consistorio, llevando las zonas de esparcimiento al corazón de los barrios y no a los extremos, explicó. Hidalgo se manifestó en este mismo sentido, «mejorará la calidad de vida incluso de todos los vecinos que estaban alrededor de un espacio que nunca se tenía que haber construido en esas condiciones».

Y es que el alcalde hizo hincapié en la labor que ha realizado el Ayuntamiento para reponer una serie de casas que calificó de «infraviviendas» y de «chabolismo vertical» y, por tanto, en mejorar la calidad de vida de las familias que allí vivían. El último edificio que queda para culminar el ARRU constará de 76 viviendas y estará situado en las inmediaciones del futuro centro sociocultural del barrio en Tamaraceite Sur.

15

Edificio de 59 familias de Tamaraceite Andrés Cruz

La subdelegada del Gobierno central, Teresa Mayans, por su parte, indicó este miércoles que la labor del Consistorio en la reposición y rehabilitación de vivienda ha sido «ejemplar». Mientras, la directora del Instituto Canario de la Vivienda, Maribel Santana, recordó que el Gobierno autonómico destinará 1,7 millones de euros este año para finalizar el ARRU. Además, firmarán la cuarta fase de la rehabilitación de Vega de San José, iniciarán la reposición de Las Rehoyas -que con 2.500 viviendas será la mayor de Canarias- y la futura mejora de La Paterna; todo siguiendo criterios de «eficiencia energética», recalcó.

Alquiler asequible para 21 familias del Patronato

El ARRU de Tamaraceite supondrá la reposición de las 354 viviendas del antiguo Patronato y, además, contempla construir otras 21 casas, hasta alcanzar las 375, para las familias que vivían en las infraviviendas situadas en los semisótanos de algunos bloques de la urbanización. Estas serán en régimen de alquiler asequible, según explicó Urbanismo y no en propiedad como el resto de familias -pues estas ya lo eran de las antiguas-. Durante la visita de este miércoles del alcalde, Augusto Hidalgo, y demás autoridades al penúltimo edificio del plan de reposición varios vecinos gritaron desde los edificios que todavía no han sido derribados «alcalde, acuérdese de la gente de los sótanos». Hidalgo y el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, aclararon que estas familias que hasta ahora han vivido en pésimas condiciones serán también realojadas en el último edificio de 76 viviendas que irá en Tamaraceite Sur con un alquiler acorde a sus ingresos. Varias familias que estaban en esta situación ya han sido realojadas en el edificio de 36 viviendas que forma parte del plan en La Galera. | A. V.

Compartir el artículo

stats