Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un joven va a la cárcel por la muerte en un parque de ‘El Rubio’ de Guanarteme

El magistrado ordena el ingreso en prisión incondicional y sin fianza para el presunto autor del homicidio de Miguel Ángel García Dávila, de 60 años

Un hombre fallece tras recibir una paliza en Guanarteme (19/09/2021) La Provincia

El Juzgado de Instrucción número 1 de Las Palmas de Gran Canaria, ordenó ayer el ingreso en prisión preventiva para uno de los investigados por el homicidio del sintecho, conocido como El Rubio, el domingo en un parque de Guanarteme.

El magistrado instructor, Alberto Puebla, ha tomado esta decisión después de que los dos detenidos por la muerte violenta de Miguel Ángel García, de 60 años, El Rubio, en el parque Pino Apolinario, prestasen declaración durante la jornada de ayer. Para uno de ellos ha ordenado el ingreso en prisión preventiva incondicional como presunto autor de un delito de homicidio. Mientras que el segundo investigado ha quedado en libertad provisional como supuesto colaborador en el crimen, por lo que el juez le ha impuesto la obligación de comparecer los días 1 y 15 de cada mes en sede judicial.

Miguel Ángel García Dávila falleció el pasado domingo sobre las 20.15 horas a consecuencia de un traumatismo cervical, así lo informaron a este periódico fuentes cercanas a la investigación. Uno de los detenidos le dio un empujón mientras que el otro le propinó una patada, tras esto la víctima quedó tendida en el césped del parque que está situado entre las calles Arístides Briand, Kant y Portugal. Cuando llegaron los sanitarios del Servicio de Urgencias Canario (SUC), alertados por los vecinos que presenciaron la reyerta, sólo pudieron confirmar el fallecimiento del pensionista conocido en el barrio como El Rubio. En el vídeo divulgado en las redes sociales la misma noche de los hechos se observa como uno de los implicados se acerca al cuerpo inerte de Miguel Ángel García y le zarandea. Seguidamente, recoge unos objetos que posteriormente traslada a una esquina del parque en la que se encontraban otras personas. Después, se regresó hasta donde yacía el cadáver de El Rubio y le rocío con una bebida alcohólica. Hasta el momento se desconocen las causas del ataque.

La víctima tenía poco tiempo en la zona y es que apareció al principio del verano. Los vecinos contaron a este medio que «era un hombre muy tranquilo» al que le gustaba consumir alcohol. Lo primero que hacía Miguel Ángel al despertar era, según los vecinos, recoger los cartones y las alfombras que le servían de cama, así como un edredón blanco al que cuidaba para que no se ensuciase. «Le gustaba el orden y la limpieza», apuntó una de las residentes al tiempo que matizó que El Rubio aprovechaba los primeros días de cada mes para cortarse el pelo. También acudía con frecuencia al Hotel Olympia para asearse. Cuando cobraba la paga, utilizaba parte del dinero para quedarse una noche durmiendo en el alojamiento donde, además, dejaba sus pertenencias con frecuencia ya que «siempre le robaban todo al quedarse dormido».

Compartir el artículo

stats