Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto

La inspección al perforador ‘Gerry de Souza’ genera más de 100 empleos

El antiguo ‘Pacific Santa Ana’ deja La Luz en octubre tras una revisión y puesta a punto de sus equipos | Hidramar instala un sistema para filtrar las aguas de lastre

El 'Pacific Santa Ana', antes del cambio de nombre a 'Noble Gerry de Souza'. tony hernández

El buque perforador Noble Gerry de Souza protagoniza estos días un cambio de nombre y una inspección técnica que están dando empleo a más de 100 personas en el Puerto de Las Palmas. Tras más de un mes de trabajo en las instalaciones de Hidramar en el muelle Reina Sofía, la unidad, que hasta hace poco navegaba como Pacific Santa Ana, está a punto de concluir su estancia en el recinto de la capital grancanaria. De aquí saldrá rumbo a su siguiente contrato, en Surinam, con los equipos revisados y un nuevo sistema de filtrado de las aguas de lastre que evita la introducción de especies invasoras.

La revisión especial periódica (SPS, por sus siglas en inglés) es un tipo de inspección técnica obligatoria que los artefactos flotantes deben superar cada cierto tiempo. En el caso del Noble Gerry de Souza, ese momento ha llegado a la vez que la nave cumple 10 años de operaciones. Los equipos que conforman toda la maquinaria del perforador han sido analizados en detalle para comprobar que están en condiciones de continuar operando y también se está revisando la obra viva -la parte sumergida del casco- con inspecciones submarinas que evitan la necesidad de una varada en seco. En el plano más visible, el barco también ha recibido una capa de pintura en coincidencia con el cambio de denominación.

La maquinaria del buque ha sido analizada al detalle para garantizar su operatividad

decoration

El perforador también zarpará de Gran Canaria con un nuevo sistema de tratamiento del lastre. Este mecanismo, fabricado en el Puerto de Las Palmas, filtrará las aguas que sirven para mantener la estabilidad del buque antes de que tenga lugar su vaciado. De ese modo se puede evitar la introducción de especies invasoras que viajen en el interior de los tanques donde se almacena el líquido. De hecho, las normas dictadas al respecto por la Organización Marítima Internacional especifican que todos los buques sometidos a inspección desde 2019 tienen que alcanzar el denominado estándar 2, que implica unos niveles máximos de organismos a los que solo se puede llegar a través de estos mecanismos homologados de filtrado.

Tecnología puntera

Los trabajos en el drillship han requerido el uso de equipamiento de tecnología puntera, como máquinas de corte por plasma y oxicorte o estaciones de soldadura automatizada, según detallan fuentes de Hidramar. La firma de reparaciones navales, que se hizo cargo del proyecto en agosto, prevé concluir las operaciones a lo largo de la primera semana de octubre.

A partir de entonces, el antiguo Pacific Santa Ana pondrá rumbo al otro lado del Atlántico. El perforador se está preparando para dirigirse a Surinam -los dispositivos que no utilizará en esta ocasión, más de 150 risers, están siendo almacenados en la terminal de Hamilton y Cía en el Reina Sofía, cercana a las instalaciones de Hidramar- tras el contrato firmado por Noble Corporation con Apache Corporation para avanzar en la perforación de entre uno y tres pozos en el país sudamericano.

Este es uno de los primeros contratos de perforación que Noble Corporation logra en los últimos meses para unidades procedentes de la antigua Pacific Drilling, cuyos artefactos fueron incorporados a su flota esta primavera tras la adquisición por parte de su antiguo rival. La compañía, clienta desde hace años del Puerto de Las Palmas a través de Hamilton, cuenta en la actualidad con otros dos buques en el Reina Sofía, el Pacific Scirocco y el Pacific Meltem. El Pacific Mistral, que permaneció más de dos años abarloado en el recinto de la capital grancanaria, abandonó la Isla el pasado mes de julio tras ser vendido para el desguace como parte del plan de adelgazamiento acordado durante la fusión de los operadores.

Un otoño intenso


Los trabajos en el Noble Gerry de Souza son un anticipo de la creciente actividad de la industria de reparaciones navales. A lo largo de los próximos meses está prevista la llegada de varias unidades petroleras para inspecciones periódicas similares a la que está a punto de concluir, según apuntan fuentes del sector. En un contexto global de alza de los precios del petróleo y con varias operaciones de calado en el entorno del Archipiélago, el offshore comienza a recuperar el pulso anterior a la pandemia.

Compartir el artículo

stats