Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto

El Gobierno italiano homenajea a los fallecidos del ‘Sud América’

Participa por primera vez en los actos de recuerdo del naufragio ocurrido en Las Palmas de Gran Canaria en septiembre de 1888

El subsecretario italiano de Defensa, Giorgio Mulè (tercero por la derecha), junto al resto de autoridades durante el acto | | LP/DLP LP/DLP

Es una de las principales tragedias ocurridas en Las Palmas de Gran Canaria en los últimos siglos. Más de 80 emigrantes italianos fallecieron en la bahía de la ciudad en el año 1888 como consecuencia del hundimiento del trasatlántico Sud América, un buque que cubría de forma habitual la línea entre Buenos Aires y Génova. El suceso, considerado la primera gran tragedia de la emigración del país transalpino, es recordado cada año por la colectividad italiana en la Isla y organizaciones culturales y portuarias en un homenaje en el cementerio de Vegueta al que ayer se sumó por primera vez un miembro del Gobierno de Italia. El subsecretario de Estado de Defensa del país, Giorgio Mulè, aprovechó una visita a Gran Canaria para desplazarse hasta el cementerio de Vegueta y depositar una corona de flores junto a la escultura donada por el Estado italiano que recuerda a las víctimas.

«Es fundamental para Italia estar aquí», aseguró Mulè tras participar en el homenaje. El subsecretario, cargo equivalente a un viceministro, destacó el carácter «humilde y trabajador» de las víctimas, emigrantes que regresaban a su tierra natal tras buscar fortuna en Argentina y que hallaron la muerte en de una forma inesperada. «Encontraron la tragedia, pero son el testigo de la mejor Italia», recalcó.

Mulè reconoció el desconocimiento que existe en parte de la sociedad italiana acerca de este suceso, aunque subrayó el interés de su gobierno por estar presente en el homenaje y honrar la memoria de los náufragos: «Representa aquello a lo que nosotros apelamos, el honor de Italia alrededor del mundo, y aquí tenemos a 88 hermanos». A su juicio, las víctimas del hundimiento simbolizan lo mejor de «un pueblo que viaja alrededor del mundo para trabajar».

Acto sencillo y solemne

El acto, celebrado junto al monumento escultórico entregado a Las Palmas de Gran Canaria hace más de 100 años en recuerdo a los fallecidos y en agradecimiento a la ciudad, siguió un guion sencillo, pero solemne. Tras unas breves palabras de presentación por parte del presidente de la Asociación Canaria de Cultura Marítima, José Juan Rodríguez Castillo, tuvo lugar una interpretación del himno de Italia y de un Ave María, así como la colocación de varias coronas de flores por parte de entidades como la Fundación Puertos de Las Palmas, el museo Elder o el propio consulado. El subsecretario Mulè dirigió unas palabras a las personas presentes, tras lo que la comitiva se desplazó hasta la tumba del primer oficial del Sud America, Tomasso Galluci, para depositar otro ramo. Entre los asistentes, aparte de una nutrida representación de la comunidad italiana, se encontraban el almirante del Mando Naval de Canarias, José Lago Ochoa, y el presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Luis Ibarra.

Rodríguez Castillo, que junto al cónsul de Italia en Las Palmas de Gran Canaria, Carlos de Blasio, lleva años impulsando este acto de homenaje, recordó el papel que tuvieron los habitantes de la ciudad durante la tragedia. «En 1888, el puerto estaba a siete kilómetros de la ciudad y era de refugio, no de interés general, pero la ciudad, tanto las autoridades como el pueblo, se volcó», señaló. De hecho, la naviera propietaria del Sud America, La Veloce, acabó poniendo bautizando uno de sus trasatlánticos con el nombre de Las Palmas.

Compartir el artículo

stats