Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El ‘súper’ de la planta alta del Mercado Central sale a concurso hasta 2047

La empresa que gestiona la plaza de abastos de Alcaravaneras abre la convocatoria a todas las cadenas del sector alimentario

Fachada principal del Mercado Central de Las Palmas de Gran Canaria. TONY HERNÁNDEZ

La empresa concesionaria del Mercado Central de Las Palmas de Gran Canaria inicia los trámites para adjudicar por concurso la zona comercial de la primera planta, vacía desde hace años. El trámite de concurrencia para la implantación de esta unidad alimentaria arranca este viernes, 1 de octubre, y estará abierto a todas las compañías del sector, que tendrán hasta comienzos de noviembre para presentar sus propuestas.

El nuevo establecimiento podrá recibir clientes antes de que finalice el año 2022

decoration

Las ofertas deberán tener como referencia el proyecto básico existente para la reforma del edificio, aunque podrán incluir mejoras -rampas mecánicas o ascensores de mayores dimensiones, por ejemplo- siempre que respeten los valores arquitectónicos del inmueble, que no tiene está considerado un Bien de Interés Cultural, pero sí está incluido en el catálogo municipal de protección. Entre los elementos que serán valorados por la mesa se encuentran las sinergias que se puedan producir entre el nuevo inquilino de la planta alta y el resto de la plaza de abastos.

El plazo de presentación de ofertas -todos los trámites están siendo realizados ante un notario de la capital- finalizará el dos de noviembre. A partir de ese día comenzará su valoración económica y técnica, antes de una adjudicación que la sociedad Mercado Central de Alcaravaneras prevé que tendrá lugar a mediados del mes de diciembre, según avanza su gerente, Carmen González.

Licencias municipales

La empresa que resulte adjudicataria deberá tramitar a partir de entonces las licencias con el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, tanto la de comercio como la de urbanismo, antes de dar comienzo a las obras. Los trabajos de reforma y adaptación para el supermercado, que dispondrá aproximadamente de 1.600 metros cuadrados útiles, deberán ser compatibles con la actividad comercial que continuará desarrollándose en la planta baja y la galería. En cualquier caso, González estima que la nueva tienda podrá recibir clientes antes de que concluya 2022.

La empresa de alimentación que se haga con la primera planta de la plaza de abastos podrá mantener su supermercado hasta el 7 de noviembre de 2047, fecha en la que concluye el periodo de explotación del conjunto del Mercado Central por parte de la actual concesionaria. Antes de que llegue esa fecha, el acuerdo podrá ser revisado cuando se cumplan diez años desde la adjudicación.

El Mercado Central fue proyectado en la década de 1950 por el arquitecto municipal Joan Margarit i Serradell como respuesta al incipiente desarrollo de Mesa y López y a la necesidad de contar con una plaza central que sirviera como distribuidor de mercancías para otros establecimientos. Durante sus primeros años, hasta la constitución y construcción de Mercalaspalmas, funcionó a la vez como mercado mayorista y minorista.

Compartir el artículo

stats