Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Barrios | El pasado de Ciudad Alta

Las Torres plantea un parque en memoria de la antigua estación radiotelegráfica del barrio

Las instalaciones, inauguradas en 1930 y de la que hoy quedan restos, estuvieron conformadas en un primer momento por tres torres de hasta 96 metros de alto

11

Vecinos de Las Torres piden crear un parque en honor del último radiotelegrafista de la central que dio nombre al barrio Andrés Cruz

Los vecinos de Las Torres proponen al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a través de los Presupuestos Participativos 2021 convertir el solar situado entre las calles Archivero Joaquín Blanco, Tamarindo y la Carretera a Las Torres en un parque en recuerdo a la antigua estación de radiotelegrafía de Transradio Española, inaugurada en 1930 y en activo hasta los 80, aunque en su última etapa ya bajo el mando de Telefónica y con un sistema de funcionamiento diferente. Esta parcela guarda los últimos restos en pie de las instalaciones, una serie de muros medio derruidos que formaban parte de la cerca con alambrada que guardaba el recinto, además del portón que daba acceso a los vehículos.

La estación de Transradio estuvo conformada en un primer momento por tres torres, dos con 96 metros de alto y una tercera con 66, aunque con el paso de los años evolucionó -estas desaparecieron en los años 50 y fueron sustituidas-. Dio soporte y comunicación a barcos situados incluso a 3.000 millas de distancia de la Isla. «Nuestra idea es recordar que aquí hubo una importante estación de telecomunicaciones y que es el origen del barrio», indica Inmaculada Reyes, vecina y quien se ha coordinado con otros residentes en la zona para sacar adelante la iniciativa. Durante el confinamiento esta dinamizadora cultural empezó a interesarse por la historia del barrio y a descubrir un pasado borrado por la presión urbanística. «Consulté con ingenieros, expertos y fuentes pero encontré lagunas», explica. Publicó retazos de esa historia en redes sociales y, de esa manera, contactó con ella Pedro Alberto Hernández Barreto, vecino también de Las Torres, quien le ayudó a completar las piezas del puzzle.

Hernández Barreto guardaba en su garaje bocetos de las torres desaparecidas y hasta una maqueta de las mismas, además de la historia de la estación escrita en papel, viejos telegramas y un trigonógrafo -una regla de cálculos-. Pero, ¿cómo llegó todo aquello a manos de este chapista jubilado? «Un día vino al taller a arreglar su coche un señor mayor, educado», apunta, en ese momento comenzó una amistad inesperada; un vínculo que fue tal, que tras fallecer le dejó en herencia una caja con los documentos y todo lo demás con el propósito de que se hiciera público. Aquel hombre se llamaba José Luis Carratalá Casteig, quien trabajó como radiotelegrafista en las instalaciones de Transradio de la capital grancanaria.

Maqueta de una de las torres desaparecidas. Andrés Cruz

Los vecinos de Las Torres plantean que el parque propuesto para el barrio lleve el nombre de este radiotelegrafista por ser quien ha dejado el «rico legado» disponible de la desaparecida infraestructura. La vieja estación de Transradio -capaz de emitir mensajes a lugares tan distantes como Brasil o Londres- ocupaba un solar más amplio que la parcela que queda sin construir. El recinto, con una forma rectangular, llegaba desde la esquina descrita hasta la calle Mimosa, delimitado por Archivero Joaquín Blanco y Camelia.

Tras el cese de actividad de la estación a finales de los años 80, el recinto fue desmembrándose a favor del desarrollo urbanístico que ha vivido esta zona de la capital desde el cambio de siglo. Tan solo quedó sin construir el terreno más cercano al barranco de El Cardón, el cual está reservado como área deportiva según el Plan General de Ordenación (PGO) vigente. En el mismo hoy día se puede apreciar la vieja carretera de acceso a las instalaciones -hoy calle Tamarindo- y lo que resta del muro perimetral, semiderruido.

Los vecinos señalan que existen múltiples posibilidades para esta parcela. En el proyecto que han enviado a los Presupuestos Participativos, por ejemplo, sugieren la conversión del terreno en un parque de educación vial, con zonas deportivas. «Las hondonadas que tiene podrían aprovecharse para crear una pista de skate», apunta Reyes. Pero, lo primordial sería proteger y poner en valor el muro que sigue en pie de la antigua estación «por su valor histórico de patrimonio industrial y, además, simbólico para el barrio», indica esta vecina. «Sería magnífico que lo utilizaran los jóvenes para hacer grafitis, faltan ese tipo de espacios en la ciudad», añade.

Los vecinos están preparando una exposición en el Elder sobre las telecomunicaciones

decoration

Lo cierto es que han propuesto ya varias veces construir un parque en la citada parcela -que es de titularidad municipal-, pero esta es la primera que lo hacen con la intención de dedicarlo en recuerdo de la desaparecida estación y del radiotelegrafista José Luis Carratalá. En las anteriores ocasiones, el Ayuntamiento desechó la propuesta al estar los Presupuestos Participativos limitados a proyectos de menor envergadura y coste, «aún así, queremos que se conozca la idea». No obstante, lograron que en 2018 les aprobaran e hicieran un pipican en la parcela.

Cada convocatoria, el Ayuntamiento clasifica las propuestas de los Presupuestos Participativos como viables, no viables -por su alto coste o complejidad- o asumidas como propias por el Consistorio; decisión que para esta convocatoria todavía no han tomado. «Es difícil, pero queremos que se sepa, sería bueno para el barrio y forma parte de la Historia», destaca Reyes, «en Suecia se conserva una estación de radiotelegrafía similar [la de Varberg] que es Patrimonio de la Humanidad».

Por el momento los vecinos no están quietos, han logrado que la concejalía de distrito Ciudad Alta valore colocar una escultura inspirada en la maqueta de la estación en la rambla Archivero Joaquín Blanco. También guardan para su exhibición en el hipotético parque un fragmento de una de las bases de los tensores que sostenían las torres, el cual cual encontraron recientemente en una obra. Incluso, preparan una exposición en el Museo Elder sobre la historia de las telecomunicaciones y la radiotelegrafía, donde expondrán los elementos dejados por Carratalá.

Compartir el artículo

stats