Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más de 120 familias de El Lasso ven los accesos a sus casas mejorados

El Consorcio de Vivienda del Cabildo crea una serie de rampas para salvar los desniveles de la ladera | La segunda fase del proyecto, para el próximo año

Nueva rampa en El Lasso. Andrés Cruz

El barrio de El Lasso de Las Palmas de Gran Canaria, uno de los que tienen el menor poder adquisitivo de la capital, está de estreno. El Consorcio de Viviendas del Cabildo ha finalizado los trabajos para habilitar una red de rampas que salvan el desnivel de la ladera para más de 120 familias. El proyecto ha incluido mejoras en la accesibilidad a una serie de bloques de la urbanización y las zonas comunes entre los edificios tras haber culminado previamente los trabajos de impermeabilización y rehabilitación de cubiertas y fachadas. Se trata de una reivindicación pendiente de los vecinos teniendo en cuenta el mal estado en el que se encontraban estas zonas y el fuerte desnivel que tenían que sortear personas con movilidad reducida en algunos puntos del barrio.

La infraestructura de mayor envergadura de nueva construcción se compone de una serie de rampas en zig zag que salvan el desnivel casi vertical de una decena de metros entre la avenida de Amurga -carretera principal de acceso al barrio- y el bloque 7 de la urbanización; pasarela con barandillas que incluye, además, tres accesos con el grupo de casas terreras de El Lasso. El Cabildo prevé continuar los trabajos en la zona con una segunda fase; en su conjunto, el proyecto de rehabilitación del barrio han supuesto hasta ahora una inversión pública de 2,3 millones de euros.

El Lasso es una urbanización compuesta por 30 bloques de casas sociales -construidas por el Cabildo en 1975- dispuestos en una ladera del Cono Sur de la capital. Se trata de un terreno con una pendiente muy inclinada, de tal manera que la mayoría de los edificios no están al mismo nivel de la calzada. En algunos casos están hasta varios metros por debajo de la calle, con tan solo unas precarias escaleras para salvar este obstáculo, las cuales en muchos casos estaban hasta ahora muy deterioradas. Esto ha supuesto todo un impedimento para las personas con movilidad reducida que viven en el barrio que empeoraba su calidad de vida, viéndose obligados en algunos casos a utilizar veredas de tierra para acudir una emergencia o coger la guagua.

Una rampa en zig zag salva el desnivel casi vertical entre la avenida de Amurga y el bloque 7

decoration

En la primera fase del proyecto el Cabildo ha construido rampas y mejores accesos para los bloques 5, 7, 8, 12, 14, 19, 25 y 18 -todos ellos con 15 viviendas cada uno-. Estos estaban conectados a la carretera principal mediante escaleras, por lo que han sido sustituidas por caminos adaptados a personas con movilidad reducida, quienes hasta ahora se veían obligados a desplazarse por veredas de tierra en caso de emergencia sanitaria, según informan desde la Consorcio de Vivienda.

También han mejorado los muros de las zonas comunes con gutinado y pintura, además de crear pequeños miradores para que puedan descansar los vecinos. El proyecto en su conjunto, además del arreglo de los 30 bloques con conforman El Lasso ha incluido el arreglo de la iglesia del barrio, por formar esta parte de la urbanización, con la impermeabilización de su cubierta y la eliminación de humedades en la misma.

La segunda fase consistirá en la inclusión de pasarelas y rampas de acceso a los bloques 9, 15, 29, 2, 20, 22, 23 y 26; situados en la parte más alta del barrio. La idea consistirá en, además de aumentar la accesibilidad para personas con movilidad reducida, reparar las escaleras y las barandillas ya existentes para hacerlas más seguras. También prevén adaptar el interior de los edificios separando la ubicación de los contenedores de agua y luz de los mismos.

Las obras de esta segunda fase de mejora de la accesibilidad del barrio comenzarán, previsiblemente y según el comunicado remitido por el Cabildo, el año que viene. Actualmente el Consorcio de Vivienda está preparando los pliegos de licitación del proyecto para sacarlo a concurso en los próximos meses con un presupuesto inicial de 380.000 euros y un plazo de ejecución de 18 meses.

La construcción de mejores accesos para las familias de El Lasso se suma, de esta manera, a los trabajos de rehabilitación de los 30 bloques que conforman el barrio ejecutados en los últimos años. El Cabildo comenzó el proyecto de mejora de esta zona del Cono Sur en junio de 2018 con el lavado de cara de las fachadas e impermeabilización de las cubiertas, además de sustituir bajantes, tuberías y contadores y mejoras en los taludes; actuaciones centradas en mayor o menor medida para solventar los problemas de humedades que padecían los vecinos.

Compartir el artículo

stats