Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jinámar reclama prioridad para sus necesidades frente a «obras inútiles»

Trece colectivos vecinales del barrio creen que se les usa «de forma maniquea» para captar fondos que no llegan a la ciudadanía | Lamentan que no se les oye

7

Concentración de vecinos de Jinámar ante las oficinas municipales de Las Palmas de Gran Canaria Cedidas por los colectivos vecinales

Muchos vecinos de Jinámar se han plantado ante las administraciones de Las Palmas de Gran Canaria y Telde porque entienden que les ignoran. Esta semana, trece colectivos del barrio se concentraron ante la puerta de las oficinas municipales capitalinas para reclamar que cuenten con ellos en la elaboración de políticas públicas para esta amplia zona, que se utiliza «de forma maniquea» para captar fondos de distintas instituciones que no repercuten en la propia ciudadanía, sino que «buena parte del botín se lo llevan las empresas» promotoras de esos trabajos. Según denuncian, llevan varios meses detrás de los dos Ayuntamientos para organizar un encuentro sin que les hayan hecho caso hasta la fecha.

Uno de esos colectivos es la Red de Solidaridad Popular de Jinámar, que vive cada día en sus propias instalaciones cómo llegan muchos vecinos de Jinámar solicitando ayuda porque no encuentran respuesta en las áreas de Servicios Sociales de los Ayuntamientos. Este es uno de los principales problemas que desgranan desde la localidad, pero hay muchos otros relacionados con los servicios básicos, como la limpieza, la reparación de baches y de aceras en las vías, la falta de espacios para el ocio y disfrute de la población cada vez más envejecida o la carencia de itinerarios peatonales seguros que les una a los centros comerciales o la playa. 

Las asociaciones aseguran que se unirán a otros barrios que también exigen una mayor atención

decoration

«Las instituciones locales utilizan de manera maniquea la situación de pobreza de Jinámar para sacar recursos de otras instituciones que son enterrados o quemados», criticó Lolo Rodríguez, uno de los miembros de la Red de Solidaridad Popular de Jinámar. Puso como ejemplo la construcción de la piscina olímpica, que costó 2 millones de euros y nunca llegó a inaugurarse, o del tanatorio, un espacio que «ha resultado quemado» porque tampoco llegó a abrirse al público y terminaron saqueando sus instalaciones quedadas en el olvido. Por ello, exigieron que se tenga en cuenta la opinión de los habitantes del barrio y se les escuche a la hora de establecer las prioridades. 

En ese sentido, aclaró Rodríguez, la prioridad de estos colectivos son las personas, puesto que es «inconcebible» que los niveles de pobreza y desatención en Jinámar sean tan altos sin que haya ningún plan de intervención para paliarlo. Además, añadió que las medidas de movilidad «son una auténtica vergüenza» porque no existen itinerarios para peatones o bicicletas en prácticamente ningún punto de la localidad. Igualmente, lamentaron que los trabajos de rehabilitación en numerosos bloques se hicieron con materiales de baja calidad que ya se encuentran deteriorados. Por último, Rodríguez señaló que falta un polideportivo para el barrio, así como una mayor promoción del deporte entre sus habitantes, independientemente de su edad.

Tras la concentración, aseguraron que solo bajaron miembros de la oposición, pero ningún concejal del Gobierno. «Qué hay de malo en conciliar nuestras propuestas con las políticas institucionales, que además llevan equivocándose 40 años», se preguntó Rodríguez, quien añadió que quieren ir más allá en sus reivindicaciones y unirse a otros barrios que también exigen más atención.

Compartir el artículo

stats