Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

«Nos salvamos de milagro»

Una mujer y sus dos hijos pequeños piden la mejora viaria de Almatriche tras ser atropellados

Yerely Montenegro, con sus dos hijos. Al fondo, el paso de peatón en el que fueron atropellados.

«Nos salvamos de milagro. Un paso más que hubiéramos dado y no sé si lo habríamos podido contar», repite una y otra vez Yerely Montenegro, que el pasado martes por la noche fue arrollada, junto a sus hijos, por un coche que se saltó un paso de peatones en la carretera de Almatriche.

Aclara que la zona por donde cruzó no es la peor del barrio, la que carece de aceras, pero está afectada, como la mayor parte del viario de la zona por falta de señalización y de visibilidad, a lo que se une el incivismo de los conductores que van a gran velocidad. Cogieron por ese paso de peatones, situado cerca del comienzo de la carretera de Almatriche, para acceder a un caminito que les permite evitar el tránsito por la zona más peligrosa sin aceras, pero la mala suerte provocó que fueran arrollados por un conductor que iba lanzado en un paso, situado a la salida de una rotonda que no tiene mucha visibilidad. El conductor iba tan rápido, que no le dio tiempo a parar, pese a que otros coches ya se habían detenido para dejar pasar a Yanely y sus hijos.

Los vecinos retoman las movilizaciones para exigir la conexión peatonal del barrio con Siete Palmas

decoration

«Me cogió un pie debajo y me lo arrastró un tiempo hasta que paró. Menos mal que no nos cogió de frente, porque si no el más pequeño no lo hubiera contado. Tuvimos bastante suerte, porque toda esta zona está muy mal señalizada y la gente no respeta. Este paso de peatón, por ejemplo, necesita un semáforo y más iluminación. Siempre confiamos en la suerte, pero la suerte no es eterna».

Yerely recibió el mayor impacto y tiene un pie inmovilizado que le obliga a moverse con muletas y está pendiente de una resonancia para confirmar si tiene algo roto. Su hijo mayor de 10 años recibió un golpe en el hombro. El pequeño de cuatro años, Eigon, sólo sufrió una caída y se llevó un golpe en la cabeza, pero «fue el que salió mejor parado». Critica el «desastre» que sufren las vías de Almatriche, sobre todo la GC-310, por la que la gente circula por la calzada jugándose la vida, porque no hay aceras.

La plataforma pide al Cabildo soluciones para evitar que la gente se juegue la vida para cruzar a Felo Monzón

decoration

La plataforma vecinal Almatriche Bajo, achaca el accidente al «desastre» que hay en las conexiones viarias de la zona por la falta de aceras en la GC-310 y de una conexión peatonal con Siete Palmas. Los vecinos, que estuvieron varios meses manifestándose para exigir al Ayuntamiento y al Cabildo de Gran Canaria la construcción de aceras, retoman el próximo viernes las movilizaciones para reclamar a la institución insular que abra la conexión de la calle Juan Hidalgo con la calle Felo Monzón. Fernando Miguel, portavoz de la plataforma, advirtió que «la gente se juega la vida, cada vez que salta la valla para ir de Juan Hidalgo a Felo Monzón» y reclamó al consejero de Obras Públicas, Miguel Ángel Pérez, que solucione el problema de manera urgente o, al menos, «que dé la cara ante los vecinos. Parece Dios. Sabemos que nos escucha, pero no nos responde.

Compartir el artículo

stats