Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Movilidad | La urbanización pendiente de Almatriche

Urbanismo compra suelo para hacer las aceras de la vía de Almatriche

El solar permite empatar la carretera general con la calle Juan Hidalgo a través de un vial que será la bajada de la GC-310, que se quedará con un carril de subida

A la izquierda, vista de la zona donde se conectará la bajada de Almatriche con Juan Hidalgo. A la derecha, la conexión interrumpida con Siete Palmas.

A la izquierda, vista de la zona donde se conectará la bajada de Almatriche con Juan Hidalgo. A la derecha, la conexión interrumpida con Siete Palmas.

La Concejalía de Urbanismo de la capital grancanaria ha llegado a un acuerdo con el propietario para comprarle unos terrenos en Almatriche en la zona de la antigua fábrica de las tejas, lo que supone el primer paso para habilitar una via de bajada que permita construir las aceras en la GC-310, que los vecinos llevan reclamando desde hace más de cuarenta años con manifestaciones incluidas el pasado verano. El responsable de Urbanismo del Ayuntamiento capitalino, Javier Doreste, informó de la compra y resaltó que este suelo permitirá empatar la carretera con Juan Hidalgo para construir la bajada, paso imprescindible para urbanizar y hacer las aceras y aparcamientos en ambos márgenes de la GC-310, porque la vía dejará de tener dos sentidos y sólo mantendrá la subida.

El Ayuntamiento tendrá que pagar unos 300.000 euros por los terrenos, cuando se formalice el contrato, una cantidad de la que ya se han adelantado 30.000 euros, aseguró el edil, quien resaltó que la construcción de este ramal, que está a medio hacer, y la urbanización de la GC-310 rondará los tres millones de euros. Urbanismo pretende financiar la actuación con fondos europeos, pero en el caso de que estos no lleguen, se «buscará dinero en otro lado». El concejal pretende que la carretera de bajada se pueda iniciar el próximo año. Cuando esté operativa, arrancarán las obras de las aceras.

El Ayuntamiento se ha escudado en los últimos años en la ausencia de un acta de cesión de la carretera por parte del Cabildo para no urbanizar la vía. La institución insular asegura, por su parte, que la carretera es del Ayuntamiento desde 2007, tras la ejecución de los compromisos incluidos en el convenio de municipalización firmado en 2003. Hasta el momento, el Ayuntamiento sigue insistiendo en que no tiene el acta de cesión, que el Cabildo considera innecesaria, una discusión de la que quiere pasar página Doreste, ya que a su juicio «es un problema menor» en el que no quiere entrar. «Esa no es mi discusión. Si el Cabildo dice que eso es municipal, pues vamos a hacer las obras. Tenemos el proyecto, hemos comprado el suelo y estamos buscando el dinero», sostuvo.

Los vecinos se manifiestan el viernes para exigir al Cabildo la conexión con Siete Palmas

decoration

La bajada, explicó Doreste, se soluciona conectando la carretera de Almatriche con la calle Juan Hidalgo a través de un ramal que se quedó a medio hacer hace quince años, al igual que la conexión con Felo Monzón, justo al lado, porque la empresa que urbanizó la zona, Royal Urbis, no alcanzó un acuerdo con los dueños de los terrenos, según los vecinos. Este ramal de pocos metros irá en paralelo, por detrás de la GC-310.

Preguntado sobre la conexión con Siete Palmas que reclaman los vecinos, Doreste se limitó a decir que ese asunto es competencia del Cabildo y que la Consejería de Obras Públicas del Gobierno canario tiene previsto encargar la redacción de un proyecto para «buscar una solución definitiva y eliminar el desvío provisional que se hizo hace años a través de varias rotondas que suben y bajan».

La plataforma vecinal Almatriche Bajo, por su parte, considera innecesario que la ciudad se gaste el dinero en comprar terrenos y en la construcción de una ramal de bajada cuando existe una vía completamente urbanizada que puede cumplir la misma función y a la que sólo le falta la conexión con la avenida Felo Monzón, mediante la eliminación de las vallas que hay ahora. Los residentes reclaman también al Ayuntamiento que se asfalte la GC-310, cuyo estado es pésimo, mientras se inician las obras de urbanización.

Movilizaciones

Una vez que han visto que el problema de las aceras parece que está en vías de ser solucionado por el Ayuntamiento, los vecinos han centrado ahora sus reivindicaciones en la conexión con Siete Palmas. «No sabemos si Doreste se está riendo de nosotros, pero por lo menos se sienta con nosotros cada mes y nos explica como van las cosas», indicó Fernando Miguel, portavoz de la plataforma.

El próximo vienes retomarán las movilizaciones para exigir al Cabildo de Gran Canaria que conecte Juan Hidalgo con Siete Palmas, a través de la calle Felo Monzón, para evitar que la gente se juegue la vida saltando la valla para poder acceder a pie desde Almatriche a la zona comercial, a través de la rotonda situada junto a la gasolinera de Cepsa.

Juan Hidalgo se diseñó en su día para unirse con Felo Monzón, pero los problemas con el suelo, impidieron materializar el proyecto, asegura la plataforma, que ha convocado a los residentes a manifestarse en la calle Juan Hidalgo, a las cinco de la tarde.

En opinión de Fernando de Miguel, la ausencia de esta conexión constituye un grave problema, porque «la gente que salta la valla se está jugando la vida». Así, la plataforma exige al Cabildo que busque la forma de «hacer operativa la conexión entre Juan Hidalgo y Felo Monzón, que se quiten los bloques de hormigón y se abra esa calle que fue construida hace quince años, para que la gente pueda llegar a pie a Siete Palmas sin poner en riesgo su vida».

Los residentes piden al Ayuntamiento que asfalte la calzada mientras se lleva a cabo la urbanización

decoration

Miguel advierte que decenas de personas saltan a diario la valla, incluso con carritos de bebés y también lo hacen los niños que van al colegio y toda la gente que va a hacer la compra a los centros comerciales. Y ahora que se puede ir al Estadio de Gran Canaria, la gente que va a los partidos aparca en Almatriche y luego se va al estadio caminando». «Somos dos barrios que estamos frente a frente y estamos incomunicados», se quejó Miguel, quien consideró que el accidente de la semana pasada, en el que una madre y sus hijos fueron arrollados en un paso de peatones, es consecuencia del «desastre» viario que hay en la zona.

El barrio retoma las movilizaciones

Aceras

Reivindicación histórica

  • Los vecinos de Almatriche Bajo han perdido la cuenta del tiempo que llevan pidiendo aceras en los márgenes de la GC-310 para no jugarse la vida. Algunos hablan de más de 40 años.

2003

Convenio

  • El Ayuntamiento firmó un convenio con el Cabildo en 2003, por el que se municipalizaron una docena de carreteras, entre ellas la GC-310. En dicho convenio el Cabildo se comprometió a hacer unas obras de mejora, tras las cuales, la vía pasaría a ser titularidad municipal.

2007

Obras

  • Según el Cabildo, las obras comprometidas acabaron en 2007, pero el Ayuntamiento se escuda en que no hay acta de cesión.

2021

Movilizaciones

  • Hartos de esperar, los vecinos empezaron a concentrarse en junio y parece que el Ayuntamiento empieza a mover ficha para arreglar el problema. Ahora retoman las movilizaciones para pedir la conexión de Juan Hidalgo con Siete Palmas.


Compartir el artículo

stats