Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto

El ‘Bañaderos Express’ consolida la era de los trimaranes para conectar Canarias

El nuevo buque de Fred. Olsen llega al Puerto de Las Palmas tras 18 días de viaje desde Filipinas | El jueves se incorpora a la línea entre Agaete y Tenerife

El Bañaderos Express efectúa su entrada en el Puerto de Las Palmas

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

El Bañaderos Express efectúa su entrada en el Puerto de Las Palmas Jacobo Corujeira

El Bañaderos Express llegó este lunes al Puerto de Las Palmas después de 18 días de viaje inaugural. El buque multicasco de alta velocidad con el que la naviera Fred. Olsen Express consolida su apuesta por los trimaranes para enlazar Gran Canaria y Tenerife atracó por primera vez en el Archipiélago en torno a las diez de la mañana tras recorrer medio planeta desde la isla filipina de Cebú, donde acaba de ser construido en las instalaciones del astillero Austal.

Atrás quedaron casi tres semanas de travesía surcando el océano Índico, el canal de Suez, el mar Mediterráneo y el océano Atlántico en un viaje de cerca de 9.500 millas no exento de sorpresas, como el encuentro con la fragata Navarra de la Armada en aguas del golfo de Adén, y de grandes momentos marineros, como el cruce del canal de Suez. Por delante, toda una vida marinera en Canarias conectando las dos islas capitalinas que dará comienzo este jueves, cuando zarpe por primera vez desde Agaete en la ya conocida como ‘línea trimarán’ junto a su gemelo, el Bajamar Express.

La arribada del nuevo emblema de Fred. Olsen tuvo lugar poco antes de las diez de la mañana y con ella, el encuentro del Bañaderos Express con su gemelo, fruto del mismo contrato de construcción naval que fue incorporado a la flota de la compañía el año pasado y navega la mayor parte del tiempo entre Gran Canaria y Tenerife. Ayer se cruzaron frente a la playa de Alcaravaneras, en la dársena interior del Puerto de Las Palmas, y se saludaron con una peculiar coreografía, girando sobre sí mismos mientras los remolcadores realizaban el tradicional saludo de agua como detalle de bienvenida al recinto de la capital grancanaria.

No era, en cualquier caso, la primera vez que los dos nuevos barcos de Fred. Olsen coincidían en el mar. A primera hora de la mañana, a la vez que el sol comenzaba a despuntar, compartieron algunas millas de trayecto en el canal entre Fuerteventura y Gran Canaria cuando el Bajamar Express efectuaba la primera operación regular del día y el Bañaderos Express enfilaba el último tramo de su largo viaje de posicionamiento.

A pie de muelle esperaban los directivos de Fred. Olsen Express y buena parte del equipo de la compañía que durante los últimos tres años ha trabajado en el proyecto de los trimaranes. Junto a ellos, apostados en un lugar privilegiado de la azotea de la terminal, permanecían los familiares de los 18 tripulantes que se han encargado de traer el trimarán hasta Canarias. Desde allí tenían una vista privilegiada mientras esperaban que llegara el momento del reencuentro con los suyos tras más de un mes de ausencia.

El Bolette, un crucero de Fred. Olsen Cruise Lines que casualmente ayer efectuaba una escala en el lado naciente del muelle Santa Catalina, hizo sonar su tifón a modo de aviso: el Bañaderos Express ya asomaba por el Muelle Grande y estaba a punto de llegar a su destino. Junto a las rampas para mercancías aguardaban el director de la Autoridad Portuaria de Las Palmas, Francisco Javier Trujillo Ramírez; el capitán marítimo de Las Palmas, Francisco García Lascurain; el director general de Fred. Olsen, Andrés Marín; el director de flota, Juan Ignacio Liaño; la directora de recursos humanos de la compañía, Zahily Pérez; el jefe del departamento técnico de la naviera, Iván Fernández; y el jefe de servicios a bordo, Erik Lehman.

Aplausos y abrazos

Desde el interior del barco llegaba el sonido de los aplausos de la tripulación cuando las compuertas traseras del Bañaderos Express quedaron por fin abiertas a las diez y diez de la mañana. Los primeros en acercarse hasta los recién llegados fueron Marín, Trujillo y García Lascurain, que se fundió en un abrazo con el capitán coordinador del trimarán, Juan Antonio Rojas. Uno a uno fueron saludando a otros oficiales, como Jorge Lentini o Rafael Abreu, y al resto de la tripulación. Entre ellos se encontraba David Mateos, que ha estado desplazado en Filipinas como enlace con el astillero durante toda la construcción del barco y solo ha visitado Canarias en contadas ocasiones durante este tiempo. En un breve acto, el director general de Fred. Olsen le entregó poco después una mención agradeciéndole la dedicación al trimarán, aun en plena pandemia y con miles de kilómetros de distancia de su familia.

Encuentro entre la fragata 'Navarra' y 'Bañaderos Express' en el Océano Índico durante el trayecto del trimarán rumbo a Canarias Fred. Olsen

La primera visita al interior del Bañaderos Express tuvo lugar poco después de los saludos protocolarios. Los tripulantes pudieron enseñar por fin a sus familias los recovecos de la que ha sido su casa a lo largo de las últimas semanas, mientras los responsables de la naviera conocían en detalle las especificaciones técnicas del nuevo buque. Al finalizar el recorrido por las salas de pasajeros, las tiendas y las cafeterías, el director general de Fred. Olsen entregó al capitán marítimo una minuciosa réplica del trimarán, que tiene matrícula naval de Las Palmas de Gran Canaria. García Lascurain felicitó a la naviera por la nueva incorporación a la flota y destacó del Bañaderos Express que se trata de un barco «sostenible y que supone un salto importante en la conexión de las Islas». A primera hora de la tarde, el trimarán dejó libre el atraque del Muelle Grande usado habitualmente para la línea a Morro Jable y navegó hasta el lado norte del muelle Santa Catalina, donde permanecerá hasta el traslado a Agaete.

Inversión millonaria

El fugaz encuentro del Bañaderos Express y el Bajamar Express en el Puerto de Las Palmas se volverá algo habitual en alta mar a partir del jueves, cuando los dos barcos queden definitivamente destinados a la ruta entre Gran Canaria y Tenerife. «Hoy es un día muy feliz para la familia de Fred. Olsen», reconocía el director general de la naviera poco después de que el Bañaderos Express quedara atracado junto a la terminal de pasajeros y mercancías del Muelle Grande. Con su incorporación, la compañía culmina un proyecto de actualización de flota que arrancó en 2017 con una inversión cercana a 140 millones de euros para «dar un salto de calidad en el servicio marítimo entre las dos islas capitalinas», recalcó.

Compartirá travesías con su gemelo, el ‘Bajamar Express’, en la ruta entre las islas capitalinas

decoration

El Bañaderos Express también refuerza la apuesta estratégica por los trimaranes para las líneas interinsulares que Fred. Olsen comenzó en 2005 con el Benchijigua Express. La decisión responde, según señaló Marín, al mayor confort que ofrece este tipo de buque a los pasajeros por su diseño de construcción. «Estos barcos han sido testeados y se ha comprobado que son los que menos mareos causan», aseguró. Los tres puntos de apoyo con los que cuentan facilitan un movimiento más suave sobre el mar que resulta más cómodo para los pasajeros, según recalca la naviera.

40

Llegada del Bañaderos Express Andrés Cruz

Tanto el Bañaderos Express como el Bajamar Express alcanzan una velocidad de servicio de 38 nudos gracias a la potencia de sus motores principales -cuatro MTU 8000 de 9.100 kilovatios- y la ligereza de su diseño. Antes de llevar a cabo su construcción se decidió que además de los cascos de aluminio, los trimaranes debían disponer de equipos de ventilación que pesan menos y de paneles para la bodega de carga fabricados con materiales más livianos.

Una fragata en el Índico


Uno de los momentos más singulares del viaje del Bañaderos Express entre Filipinas y Canarias tuvo lugar en el golfo de Adén, una zona cercana al cuerno de África con frecuentes incidentes de piratería. La ‘Operación Atalanta’ de la Unión Europea está desplegada desde hace años y de ella forma parte en estos momentos la fragata Navarra de la Armada española, que además cuenta con tripulación oriunda del Archipiélago. Durante la travesía entre el océano Índico y el mar Rojo, la nave de la Armada tuvo la oportunidad de cruzarse con el trimarán de Fred. Olsen, aunque el encuentro no se debió a ningún incidente. El capitán principal del Bañaderos Express, Juan Antonio Rojas, mostró su emoción ayer al recordar el encuentro con la fragata. | J. C. G.

Compartir el artículo

stats