Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Deportes proyecta una piscina municipal de 50 metros en el Valle de Jinámar

El equipamiento forma parte de la segunda fase del pabellón deportivo que está a punto de adjudicarse

Parcela donde se construirá la piscina y el nuevo polideportivo

Los vecinos y vecinas del Valle de Jinámar llevan más de treinta años oyendo hablar, especialmente en campañas electorales, de una piscina municipal para el barrio que nunca llega, un proyecto cuya construcción parece que ahora por fin se hará realidad. Lo más cercano a ese equipamiento que tuvo el Valle fue el vaso que se construyó a finales del siglo pasado donde ahora está el parque de Las Edades, que nunca llegó a terminarse y acabó sepultado debajo de otro equipamiento.

Los técnicos del Instituto Municipal de Deportes (IMD) de Las Palmas de Gran Canaria están a punto de culminar la redacción del proyecto de una piscina de 50 metros, que se construirá justo al lado del campo de fútbol Mundial 82 y también del futuro pabellón deportivo del barrio, que está a punto de adjudicarse.

Según el concejal de Deportes, Aridany Romero, está previsto que la construcción de la pileta se incluya en los presupuestos del próximo año, en el que pretende sacarlo a concurso para iniciar las obras a lo largo del ejercicio.

La piscina, explica el edil, tendrá ocho calles y contará también con otro vaso para fisioterapia. Se calcula que el equipamiento tendrá un coste de al menos 2,5 millones de euros, aunque para conocer el presupuesto definitivo hay que esperar a que se termine la redacción del proyecto.

La instalación acuática, subraya Romero, forma parte de la inversión integral que el Ayuntamiento viene realizando en el barrio desde hace varios años con el objetivo de impulsar la actividad física y el deporte y dar respuesta a las peticiones de los vecinos.

Ajuicio del edil, la práctica deportiva constituye una alternativa fundamental en un barrio con tantas dificultades socioeconómicas como Jinámar, para el conjunto del vecindario y, sobre todo, para la infancia y la juventud.

La infraestructura se construirá al lado del campo de fútbol y del futuro polideportivo

decoration

La piscina ocupará unos 2.5000 metros cuadrados, aproximadamente la mitad del solar que linda por el este con el campo de fútbol Mundial 82. Se trata de una parcela de 5.000 metros cuadrados, un descampado en el que se construyeron hace años unas canchas y otros equipamientos deportivos, que fueron demolidos antes de llegar a ser utilizados y de los que ahora sólo quedan los restos de las ruinas.

La parcela linda, por el norte, con la trasera de un edificio de viviendas, las últimas que se construyeron en el barrio en Las Ramblas.

Un vaso sin agua

De la fracasada piscina, que se construyó un poco más abajo, sólo se edificó el vaso, que los más viejos recuerdan, pero nunca llegó a inaugurarse porque los defectos que tenía la estructura, le impedía retener el agua. La obra, una de las   infraestructuras inconclusas que los vecinos han anunciado que llevarán a la Fiscalía, quedó a medio terminar durante muchos años hasta que sobre el antiguo vaso se construyó una cancha.

El Instituto Municipal de Deportes acaba de rehabilitar la instalaciones para jugar al fútbol y al baloncesto, de uso libre, que están en el parque de Las Edades.

También se han renovado los vestuarios y mejorado los equipamientos del campo de fútbol Mundial 82, uno de los terrenos de juego de mayor afluencia de la capital.

En estos momentos está pendiente de adjudicar el Polideportivo de Jinámar, una nueva instalación de 1.370 metros cuadrados que albergará una pista de fútbol sala, una de baloncesto, tres canchas de minibasket y cuatro de voleibol.

Si este proyecto en fase de redacción se materializa, el barrio podrá contar por fin con una piscina tras cientos de promesas y dos intentos fallidos, el que se hizo en la zona de Las Palmas de Gran Canaria y el anunciado a finales de los noventa en territorio de Telde, al lado del parque de La Condesa, que ni siquiera se inició. 

“Espero visitar la piscina antes de que acabe el mandato”, expresa su deseo el concejal Aridany Romero.

El vecindario lleva 30 años oyendo hablar de una instalación acuática que nunca llega

decoration

Cuando se terminen la piscina y el pabellón, que está previsto que arranque a principios del próximo año, quedará casi toda la manzana dedicada a la práctica deportiva, junto al parque de Las Edades y justo enfrente del parque de La Condesa.

La pileta de Telde se vendió en su momento como uno de los proyectos financiados por los fondos Urban e incluía jacuzzi y hasta olas artificiales, pero se quedó en puro humo. En este caso, se argumentó que las características del terreno elegido encarecían mucho las obras de cimentación. Luego se habló de trasladar la instalación a la Cañada de Los Perros, en el pueblo, y en el actual mandato se ha vuelto a retomar la idea con un proyecto al lado del polideportivo Juan Carlos Hernández.

Compartir el artículo

stats