Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Días de vivos y difuntos | En memoria de los que ya no están

La venta de flores repunta con la celebración del Día de los Difuntos

Los precios se incrementan entre un 25% y un 66% | Crisantemos y claveles, los preferidos

Una vendedora arregla un centro de flores en una tienda de Venegas . | | José Carlos Guerra

Los crisantemos siguen siendo la flor preferida para recordar a los seres queridos que descansan en el cementerio, una celebración la del día de los Difuntos que pervive pese a todo y que este año vuelve a recuperar la normalidad después del paréntesis de 2020 debido a las restricciones de la pandemia. Al menos eso es lo que están notando en tiendas y puestos de flores los vendedores, quienes se muestran satisfechos por el repunte de las ventas a los niveles de 2019. Los precios de las flores también han subido una media que ronda entre el 25% y un 66%. Los claveles figuran entre las especies que más han disparado su valor. El precio del ramo de claveles que antes costaba 2,50 euros, ha escalado hasta los cinco euros. El doble.

Para las pequeñas floristerías de los barrios las cosas no han mejorado mucho. Algunos vendedores se quejan de que el negocio se centraliza cada vez más en el entorno de los camposantos. Se quejan de la «competencia desleal» que les hace el Ayuntamiento al darle licencia a puestos delante de los cementerios.

Los vendedores esperan tener su mejor día el domingo por la mayor afluencia

decoration

La peregrinación a los cementerios de la ciudad para colocar flores a los muertos se inició desde el pasado lunes con un constante goteo de gente que busca en algunos casos escapar de las aglomeraciones y, en otros, buscar unos precios más baratos. Vano intento porque los costes subieron desde hace más de una semana. Los engordan los mayoristas y a las tiendas no les queda más remedio que repercutirlos a los clientes, no importa que sean usuarios de toda la vida. Hasta en eso se ha vuelto a la normalidad de años anteriores.

Natalia, dependienta de la floristería Fergar, situada justo a la puerta del cementerio de San Lázaro, asegura que ya está notando esa «alegría» de años anteriores, tanto en la afluencia como en las ventas. «Parece que la gente tenía ganas de venir al cementerio. La cosa está mucho mejor que el año pasado, con diferencia. El pasado jueves, por ejemplo, vino un montón de gente», explica Natalia, mientras le confecciona un centro de crisantemos violetas a un cliente de toda la vida.

Los cementerios acaparan buena parte del negocio y las pequeñas tiendas se resienten

decoration

Ella espera que el domingo sea el mejor día de todos, junto con el sábado. «Esperamos que sea mucho mejor que el año pasado, que fue un poco fracaso. Y era normal. La gente tenía mucho miedo, con la crisis económica, el covid y todo lo demás; porque aunque el cementerio está al aire libre, la gente tenía miedo por las aglomeraciones. Había que ir con cita previa y la tradición quien la mantiene es la gente mayor. Todo eso influyó». Las escaladas de precios también han vuelto. «Hay algunas flores en las que se nota bastante la subida. En otras no tanto. Lo notan sobre todo la gente que viene cada quince días. Si antes un ramo de crisantemos le salía a 12 euros, hoy le puede salir a 17 euros», lo que supone un 42% más.

Rosas y anturios

En cuanto a las rosas, el paquete ha pasado de 12 a 20 euros, un 66% más. «Las rosas no suelen subir mucho porque no es una flor que dure mucho. Hay puestos que las venden a 15 euros, 20 como mucho. Nosotros las tenemos por ahora a 12 euros, no sé como estarán mañana», bromea.

Los crisantemos siguen acaparando las preferencias de la gente, quizá debido a su legendaria resistencia y también a su asociación con los finados. «Aunque estos días se compran flores especiales, como anturios y rosas o liliums, porque la gente» quiere que el nicho o la tumba luzcan más bonitos, «se sigue vendiendo el crisantemo, sobre todo los que van varios días antes, porque si le ponen rosas se marchitan». Los gladiolos también tienen su hueco.

40%

Ventas

  • Los vendedores consultados aseguran que las ventas de flores se han incrementado una media de un 40% con respecto al año pasado. La situación vuelve a la normalidad poco apoco.

Elvira, la dueña de la floristería Edelweiss en el centro comercial Las Arenas, también ha notado ese aumento de clientes aunque 2020 «no fue muy mal», admite. «El año pasado ya pudimos hacer algo; este estamos un poquito mejor, pero controladitos. La gente está comprando flores, pero tiene una cierta calma, lo piensa, lo medita, pero el difunto se va a hacer, eso seguro», señala Elvira, que cifra en un 40% el aumento de las ventas, con respecto al año pasado. «No llega a los niveles de 2019, aunque todavía nos podemos llevar alguna sorpresa porque la gente se espera al último día».

Elvira se abastece en el mercado local, por lo que no ha tenido que sufrir los retrasos de los que esperan por los contenedores de flores importadas. «Yo compro la flor local, que hay que defenderla. Con lo que hay se hacen las decoraciones florales», subraya.

25%

Precios

  • La subida de precios oscila entre el 25% y el 66% de media, aunque hay flores, como el clavel, cuyo coste ha subido un 100%, al pasar de 2,5 a 5 euros el ramo.

José Hernández, responsable del puesto que tiene Canaricem en el cementerio de Vegueta, destaca que la venta «va muy bien», tanto en Las Palmas como en San Lázaro. «Se nota una mayor afluencia. Menos mal. El año pasado la gente estaba despistada con el covid y la normativa era más estricta que ahora. Ahora parece que volvemos de nuevo. Desde el pasado lunes se nota una mayor afluencia y esperamos que siga así para poder recuperarnos. 2020 no fue malo del todo, pero sí se notó menos gente». Y es que en Vegueta apenas se notó la crisis, debido al alto nivel adquisitivo de la mayoría de los familiares de los difuntos, aclara. En sus puestos, los precios han subido de media casi un doble. Hernández niega que sólo vayan los mayores a visitar a sus difuntos y entiende que la incineración no está disminuyendo la afluencia porque «la gente sigue enterrando las cenizas».

La otra cara de la celebración de los Difuntos la tiene Hermenegildo González, de la floristería Los Toldos, en Vegueta, al que le sigue afectando la disminución de clientela.

17

Crisantemo

  • Un ramo de crisantemos, que hasta hace una o dos semanas costaba 12 euros, sale estos días a 17 euros. Sigue siendo la flor más vendida por su gran duración.

González considera «injustas» las licencias para poner puestos en los cementerios, que «pagan una porquería por la licencia y se llevan la mayor parte de la venta, mientras que nosotros estamos todo el año pagando impuestos, licencias fiscales, etc.». Además de a la «competencia desleal» de los puestos, González le echa la culpa del bajón de ventas al hecho de que «la gente mayor va desapareciendo, al aumento de incineraciones y a que la gente joven sólo está pensando en Halloween y la fiesta. Para las floristerías este es un día que va a menos. Para nosotros los días fuertes siguen siendo el Día de la Madre y el de los Enamorados».

Compartir el artículo

stats