Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto

La nueva terminal de cruceros estará rodeada de palmeras

La Autoridad Portuaria se encargará del paisajismo en las zonas públicas del muelle junto al edificio que construirá Global Ports

Recreación de la futura terminal de cruceros del Puerto de Las Palmas, en el muelle Santa Catalina. La Provincia

La transformación del muelle Santa Catalina con la llegada de Global Ports a la gestión de la terminal de cruceros será un trabajo a dos bandas entre el operador, encargado de ejecutar el nuevo edificio, y la Autoridad Portuaria de Las Palmas, que mejorará las áreas públicas del recinto con zonas verdes. Ambas partes han comenzado a cerrar los flecos del contrato tras la adjudicación, anunciada esta semana como colofón de un o de los concursos públicos más relevantes de los últimos años en los Puertos de Las Palmas.

Los trabajos de urbanización de las zonas públicas de la terminal correrán a cargo de la administración, que completará así las obras de mejora que ha ejecutado durante los últimos años -el alargue definitivo de la alineación naciente está programado para los próximos ejercicios- para ampliar la línea de atraque. En las explanadas, la Autoridad Portuaria plantará palmeras a lo largo de todo el recorrido del muelle, transformará los accesos e instalará la iluminación exterior.

El nuevo concesionario se encargará de construir el edificio de la terminal, que en la infografía del proyecto difundida el pasado jueves aparece ubicado al sur de las explanadas. El inmueble cumplirá con los criterios de sostenibilidad y eficiencia que pidió la Autoridad Portuaria al convocar el concurso e incluirá pasarelas para conectar directamente a los cruceristas con los buques. Esta infraestructura es una vieja demanda del sector para mejorar las operativas en los días con escalas, al separar los flujos de personas de las operaciones portuarias -suministros o gestión de residuos, entre otras- que tienen lugar de manera simultánea en la zona de maniobras del muelle.

Los cruceristas accederán a los buques desde el edificio a través de unas pasarelas

decoration

La transformación de Santa Catalina será paulatina. Aunque Global Ports Canary Islands comience a gestionar la terminal en cuanto firme el contrato, las obras deberán acompasarse a la temporada de cruceros, que suele tener sus meses más intensos entre noviembre y abril. Los derribos de los edificios actuales se sucederán en dos veranos por parte de la Autoridad Portuaria, que aún tiene pendiente el traslado de la corporación de prácticos del Puerto, ubicada en la actualidad en el edificio de aparcamientos que hay al comienzo del muelle.

Estado actual de las explanadas y la terminal del muelle Santa Catalina. | | LP/DLP

La mejora de la terminal de cruceros del Puerto de Las Palmas forma parte de los planes de Global Ports Canary Islands para aumentar el tráfico de buques turísticos en el recinto portuario de la capital grancanaria, uno de los requisitos que la Autoridad Portuaria incluyó en el concurso. La empresa creada por Global Ports Holding y el grupo grancanario Sepcan aspira a combinar la vasta red comercial del mayor operador mundial del sector con el valioso conocimiento del Puerto que aporta la empresa local para hacer crecer paulatinamente el número de pasajeros. El objetivo que se ha fijado la firma es de un millón de cruceristas de cara a 2061, cuando está prevista la finalización del periodo de concesión.

Las terminales de cruceros de los Puertos de Las Palmas -la concesión también es para Los Mármoles y Naos en Lanzarote, y para Puerto del Rosario en Fuerteventura, todas ellas hasta 2041- serán explotadas en régimen abierto al tráfico general de pasajeros de cruceros como terminales públicas. La Autoridad Portuaria optó en su día por buscar un gestor neutral con experiencia en el sector y descartó el modelo escogido por Santa Cruz de Tenerife, donde la terminal de cruceros fue adjudicada al grupo Carnival, propietario de varias navieras.

La transformación del muelle será paulatina y las obras se adaptarán a la temporada alta

decoration

El concurso, uno de los más relevantes convocados por la Autoridad Portuaria en los últimos años, arrancó el pasado mes de enero y a él se presentaron dos ofertas, la de Global Ports Canary Islands y la de una unión temporal de empresas creada para la ocasión por el grupo Pérez y Cía y la firma chilena Agunsa, que gestiona la terminal de cruceros de Valparaíso. Esta última tuvo que ser descartada por la mesa de licitación al presentar por error la proposición económica dentro del sobre con la propuesta técnica, por lo que Global Ports se quedó como única licitadora.

Firma global, talento local

Global Ports Canary Islands combina dos experiencias, la de la mayor empresa mundial de terminales de cruceros con la de una firma señera del Puerto de Las Palmas. El operador, presente en 14 países desde Singapur hasta Cuba, tiene una cuota de mercado del 24% en el Mediterráneo con plazas clave en España como Barcelona, Málaga o Valencia. Catorce millones de cruceristas pasan cada año por sus instalaciones y con la incorporación de la red de Las Palmas aspiran a llegar a 15. Sepcan, por su parte, es el fruto de una saga familiar que comenzó con el primer amarrador del Puerto de Palmas. En la actualidad, además de ese servicio, ofrece los de pasajeros, aguada a buques o prevención y lucha contra la contaminación por vertidos de hidrocarburos. | J. C. G.

Compartir el artículo

stats