Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hidalgo: "En la conversación con Quintero la confianza quedó absolutamente quebrada"

El alcalde asegura que tras hablar con su jefe de Gabinete después de la denuncia de una trabajadora de un supuesto acoso sexual "no quedaba otra opción que el cese automático y fulminante"

Augusto Hidalgo, alcalde de Las Palmas de Gran Canaria

Augusto Hidalgo, alcalde de Las Palmas de Gran Canaria, se pronunció sobre la destitución "fulminante" de Pablo Quintero, su jefe de Gabinete, después de que una trabajadora le informara de un presunto caso de acoso sexual. El primer edil hizo énfasis en la conversación mantenida con Quintero en su despacho después de conocer la denuncia de la supuesta víctima. "Lo que sí quedó medianamente claro es que la confianza, que es el elemento fundamental para la persona que tiene que estar a mi lado trabajando, quedó absolutamente quebrada y no quedaba otra opción que el cese automático y fulminante. Saquen ustedes sus conclusiones sobre lo que ocurrió en esa conversación", aseguró.

El primer edil añadió que no ha querido entrar en los detalles del supuesto caso, subrayó que el Ayuntamiento siguió el protocolo previsto en estos episodios. "Automáticamente tomo las medidas pertinentes, que era el aislamiento de la compañera para protegerla, informarla, ayudarla y acompañarla al servicio de prevención para que fuera evaluada desde el punto de vista psicológico", detalló, antes de añadir que esta asistencia se realiza para que la trabajadora "tome las medidas que estime conveniente, que ahora está fuera de mi responsabilidad".

Hidalgo explicó que Quintero no es "un trabajador cualquiera del Ayuntamiento" pues se trata de un cargo de confianza "bajo mi responsabilidad". "Si se hubiera tratado de cualquier otro trabajador se hubiera abierto, como ha ocurrido en otras ocasiones, un expediente interno al margen de la deriva judicial", continuó. Por ello le llamó a su despacho y "producto de esa conversación decreto su cese". "En ese momento yo no soy fiscal ni juez, ni siquiera se ha producido una denuncia formal, ni sé si se va a producir, y si se produce cómo va a conducir dicha denuncia, lo cierto es que en esa conversación se quiebra por completo la confianza y lo ceso", sentencia. Hidalgo se encontraba en Tenerife para rubricar en el Parlamente de Canarias el reconocimiento oficial de Ciudad Amiga de la Infancia del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).

Compartir el artículo

stats