Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Nadie quiere quedarse el barco del mayor alijo de hachís de España

Segunda subasta en dos meses para el ‘Albatros’, apresado en marzo cerca de Canarias con 18 toneladas del estupefaciente

El 'Albatros Guard Vessel', en el Puerto de Las Palmas durante la descarga de la droga.

El Servicio de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria llevaba meses siguiendo su pista. La información sobre el Albatros Guard Vessel indicaba que era un barco dedicado al suministro de pertrechos en alta mar para flotas pesqueras, pero los agentes de la Oficina de Inteligencia Marítima no las tenían todas consigo y comenzaron una vigilancia discreta que concluyó el 27 de marzo a 170 millas al norte de Gran Canaria, cuando lo interceptaron con 18.985 kilos de resina de hachís repartidos en 595 fardos. El mayor alijo de hachís de España hasta ese momento, de tal magnitud que no cabía en las bodegas, fue descargado tres días después en el Puerto de Las Palmas, donde el buque permanece desde entonces a la espera de un comprador que parece resistirse a aparecer: la Autoridad Portuaria intentó venderlo sin éxito en octubre por 100.000 euros y ahora convoca una nueva subasta con una rebaja considerable en su precio de salida. 

El 17 de diciembre es el día clave del segundo intento de venta del Albatros Guard Vessel. La administración de los Puertos de Las Palmas, que ha fijado la nueva subasta para esa fecha, ha reducido la puja mínima un 15% y lo sacará por 85.000 euros tras recibir una autorización del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, que se encuentra al cargo de la investigación judicial sobre esta operación contra el narcotráfico.

Sale a la venta junto el ‘Cyklop I’, que fue capturado con otras 18 toneladas el pasado diciembre

decoration

Meses después de llegar a las Islas, la estructura del buque aún presenta una apariencia «satisfactoria», de acuerdo con el informe de tasación elaborado por un inspector de seguridad para la Capitanía Marítima de Las Palmas, pero esto no quiere decir que vaya a resultar sencillo devolverlo al mar. En este tipo de subastas, el interés de los compradores por rebajar el precio lo máximo posible acaba repercutiendo en las posibilidades reales de venta. Todo ello a pesar de que, como ocurre en esta ocasión, el barco esté relativamente bien equipado y sus componentes no se encuentren en muy mal estado.

Más 'narcobuques'

La Autoridad Portuaria de Las Palmas espera dar salida en la misma subasta al Cyklop I, otro narcobuque llegado al Puerto de La Luz tras una operación policial en alta mar. La misma patrullera del Servicio de Vigilancia Aduanera que abordó el pesquero en marzo había localizado cuatro meses antes este remolcador mientras transportaba otras 18.000 toneladas de hachís al norte de Canarias, y lo trasladó hasta el recinto portuario de la capital grancanaria a la espera de instrucciones del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, que también instruye este caso. 

El Cyklop I ya salió a la venta en octubre junto al Albatros por 200.000 euros y corrió su misma suerte, sin ningún postor dispuesto a pagar el precio inicial. En diciembre, la puja está fijada en 170.000 euros, cantidad basada en la tasación efectuada por Capitanía Marítima. De acuerdo con este análisis pericial, el buque se encuentra en un estado aceptable, bien equipado -aunque sin poder confirmar que la maquinaria funciona- y dotado de diversa documentación técnica.

La Autoridad Portuaria también quiere vender el ‘Marin’, que lleva cinco años en La Luz

decoration

Casos como los del Albatros Guard Vessel y el Cyklop I no son excepcionales en el Puerto de Las Palmas. Por su privilegiada posición entre América, África y Europa, el recinto portuario grancanario es el lugar donde los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado descargan los alijos que interceptan en el Atlántico, pero también se ha convertido en un aparcamiento improvisado para este tipo de embarcaciones pese a la escasez de línea de atraque. Aunque la administración de los Puertos de Las Palmas y la Justicia colaboran para agilizar los trámites de enajenación mediante subasta de estos barcos, la situación se ha vuelto incluso más complicada en los últimos meses. Las obras de reforma del pantalán de Cory, donde solían quedar albergados estos barcos, han obligado a reubicarlos en otros muelles.

El buque del arroz

La Autoridad Portuaria sacará a subasta el Marin junto al Albatros y el Cyklop I. Este granelero se ha convertido en una presencia habitual del Puerto de Las Palmas, donde lleva abandonado más de cinco años. Llegó en junio de 2017 en estado precario -a su tripulación, que llevaba meses sin cobrar, casi no le quedaba comida a bordo- con una carga de cáscara de arroz que acabó pudriéndose en sus bodegas. Pasaron más de dos años y varios intentos frustrados de adjudicación hasta que la administración de los Puertos de Las Palmas encontró una empresa que quiso hacerse cargo. A partir de entonces comenzó el proceso de enajenación del barco, que salió por primera vez a subasta en noviembre de 2019 por 385.000 euros. Esa cantidad se ha ido rebajando en sucesivos intentos de venta hasta llegar a la cantidad por la que saldrá el 17 de diciembre, 115.500 euros. En 2019, cuando tuvo lugar su tasación oficial, el buque aún se encontraba en un estado aceptable y su reparación resultaba económicamente viable.

Compartir el artículo

stats