Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Operación Kilo busca cubrir los requisitos de comida hasta febrero

La recogida se hará de forma física y a través de bonos solidarios | Se llegará a unas 14.500 personas en la ciudad

Voluntarias durante una Operación Kilo en un supermercado capitalino, en una imagen de archivo Juan Carlos Castro

Como cada mes de noviembre, la Federación Española de Bancos de Alimentos (Fesbal) inicia la Operación Kilo, una gran campaña nacional de recogida que llega a todas las provincias del país y que, en el caso de Las Palmas, tiene el ambicioso objetivo de cubrir las necesidades de los demandantes hasta el mes de febrero, cuando reciban una nueva remesa de ayuda de la Unión Europea. En esta ocasión, la campaña se llevará a las grandes cadenas de supermercados presentes en la isla, y se hará tanto de forma física en el caso de los establecimientos de Spar, como a través de donaciones económicas en el resto de tiendas adheridas. Esta es la forma de solidaridad que permite la Covid en el último año y medio, pero permite a las entidades poder adquirir esos productos que son realmente necesarios, con mayores fechas de caducidad, y que no suelen comprar las personas en sus donativos.

Desde el Banco de Alimentos de Las Palmas tienen altas expectativas con la presente edición de esta campaña nacional de recogida solidaria, ya que el año pasado, todavía sin comenzar el proceso de vacunación, se logró un récord de comida adquirida, una vez gastados los donativos económicos de la población, pese a las circunstancias. La entidad social tiene claro que la satisfacción de la gente que deposita en los propios supermercados la comida que compra es mayor que dejando dinero en una cuenta, por lo que se sorprendió por la gran acogida que hubo en 2020. "Nos viene bien este tipo de donación porque en recogidas normales suelen venir muchos alimentos con fechas de caducidad muy cortas, pero otros que sí necesitamos no nos llegan", indicó el responsable de relaciones con las empresas, José Ramón Pablos.

En 2020, se batió el récord de alimentos adquiridos en una campaña, pese a la pandemia de Covid

decoration

En esta ocasión, los establecimientos adheridos a la campaña serán los de Mercadona, Hiperdino, Carrefour, Lidl, Alcampo, Makro, El Corte Inglés y Spar. Esta última cadena será la única en la que se permita la recogida física de alimentos en sus distintas tiendas. En las demás, funcionará el denominado bono solidario, de tal manera que, una vez se encuentren en caja para pagar su compra, las personas interesadas podrán realizar una donación a nombre del Banco de Alimentos que saldrá reflejada en el propio ticket de la operación. Ese dinero se quedará depositado en las propias cadenas de alimentación y, según se vaya necesitando, la entidad social irá retirando la comida que se vaya necesitando con cargo a esos fondos. Todas aquellas personas que donen en caja, señalaron, podrán recibir un certificado por el donativo de parte del propio Banco de Alimentos para que pueda desgravar a la hora de realizar la declaración de la renta.

Con la Operación Kilo de noviembre, el Banco de Alimentos de Las Palmas espera poder cubrir el suministro de alimentos a las familias necesitadas hasta el mes de febrero, cuando recibirán una nueva remesa de ayudas de la Unión Europea. Según Pablos, los fondos solidarios comunitarios, que se entregaban cuatrimestralmente cada año, pasarán a ser semestrales, de tal manera que solo se harán dos entregas al año de 15 o 16 productos específicos, por lo que son ellos mismos los que tienen que suplir esos alimentos que no llegan desde Europa. Para quienes decidan donar productos, vuelven a solicitar leche, legumbres, si son precocinadas mejor, y conservas de carne y pescado, y podrán hacerlo hasta el próximo jueves, 25 de noviembre

En la actualidad, el Banco de Alimentos atiende en la provincia de Las Palmas a un total de 33.900 personas, después de haber alcanzado más de 38.500 en torno a abril de este año. Del total, unas 14.500 pertenecen a Las Palmas de Gran Canaria, el municipio con más gente en la lista de demandantes, si bien el regreso de la hostelería está mejorando la situación.

Compartir el artículo

stats