Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comercio de Arenales da pasos hacia la redacción de un Plan Director

Los empresarios buscan optar a subvenciones para mejorar la imagen de la zona comercial

Ambiente en la calle León y Castillo.

La Asociación de Empresarios de León y Castillo (Aeleyca) ha cambiado su denominación a Asociación de Empresarios de la Zona Comercial Abierta de Arenales con el objetivo de dar un impulso más a su configuración como tal según los criterios de la administración insular. En la asamblea general celebrada esta semana, las empresas asociadas decidieron este cambio de nombre, sumaron a cuatro miembros más a su junta directiva y detallaron cómo había ido el año de la pandemia, en el que se han dado pasos importantes hacia la potenciación de esta importante área comercial de Las Palmas de Gran Canaria, de la que un estudio reciente de la Concejalía de distrito reflejó que existían más de 400 empresas. De esta forma, se encuentran inmersos en un trabajo a tres bandas con el Cabildo de Gran Canaria y el área de Urbanismo del Consistorio capitalino para tratar de sacar adelante un Plan Director que promocione las tiendas del barrio y puedan optar a subvenciones para mejorar la zona comercial.

El presidente de la asociación de empresarios, Héctor Calderín, explicó a este periódico que durante los últimos meses se han mantenido "reuniones significativas" con miembros del Cabildo insular, entre ellas la consejera de Comercio, Industria y Artesanía, Minerva Alonso; el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria y la Policía Local. Además, insistió en que se están dando "pasos importantes para nuestra declaración como zona comercial abierta" a través de un Plan Director que se tendría que redactar.

Aeleyca cambia su denominación ya que se han sumado establecimientos de todo el barrio

decoration

En ese sentido, aseguró, mantuvieron esta misma semana una reunión con el concejal de Urbanismo de la ciudad, Javier Doreste, en la que se comprometió a avanzar en esa declaración, puesto que es el área municipal la que tiene que hacer la solicitud. .

La importancia de ese Plan Director de la zona comercial abierta radica en la posibilidad que brinda para abordar una serie de estrategias conjuntas para todo este área encaminadas hacia la promoción de sus comercios y la mejora estética, de movilidad, iluminación y de imagen de las principales calles del barrio, tal y como pasará en Schamann, que en junio presentó su documento estratégico, en el que se detallaban inversiones por valor de unos ocho millones de euros para potenciar el comercio en esa zona capitalina. Sobre todo porque, en la actualidad, Arenales tiene muchos problemas para mantener a los empresarios por la falta de inversión pública, que le resta interés a la hora de instalar un negocio.

El objetivo a largo plazo que se marcan, según Calderín, es aprovechar su posición estratégica, ya que unen las dos principales zonas comerciales abiertas de la ciudad, Triana y Mesa y López, y convertirse en la continuación de estos dos núcleos económicos. "Debemos trabajar de forma continua, que sepan que esta zona existe y que hay que invertir medios", afirmó el presidente de la asociación empresarial, quien recordó que en el ámbito del barrio hay muchísimos establecimientos, hasta 400, que son más de los que tiene Triana.

Además, en esta última asamblea general, se unieron a la asociación casi una decena de nuevas empresas localizadas en distintos puntos del barrio, más allá del ámbito inicial de influencia, que era la calle León y Castillo. Para Calderín, ello es un síntoma de que los comerciantes quieren unirse para lograr impulsar mejoras y beneficios, puesto que, en su opinión, "la unión hace la fuerza, y así seremos más visibles y podremos presionar más a las administraciones". Todo ello para que esta importante arteria de la capital grancanaria sea por fin escuchada en sus reivindicaciones.

«La unión hace la fuerza, y así seremos más visibles», afirma Calderín, presidente de los comerciantes

decoration

En la asamblea general de esta semana, además, se aprobó la adhesión de cuatro miembros más a la junta directiva de la asociación, que ya está conformada por diez empresarios, lo que, según Calderín, da buena muestra del cada vez mayor interés que están despertando las acciones que han llevado a cabo en los últimos tiempos. Además, disponer de un mayor número de asociados y de una junta directiva más fuerte les ayudará también a tener un mayor peso en sus conversaciones y negociaciones con las administraciones en busca de la declaración como zona comercial abierta.

Mayor interés

La opinión de los empresarios de la Asociación de Empresarios de la Zona Comercial Abierta de Arenales es que, con la pandemia y después de los meses aciagos en los que tuvieron que cerrar sus establecimientos, han visto un mayor interés por parte del Ayuntamiento capitalino y del Cabildo insular para que «la zona se reactive y sea más interesante para los clientes» que se acerquen a ella. Un buen síntoma que, según indicaron, acerca más sus pretensiones de lograr sus objetivos.

También hubo algún que otro reproche, en cualquier caso, al abandono al que han sometido a otras zonas comerciales de la ciudad las administraciones. Después de importantes inversiones en León y Castillo, que ha cambiado radicalmente en los últimos años con las acciones de peatonalización que se han emprendido, los comerciantes de Arenales ven con cierta envidia esos montantes que se dirigen hacia ambos lados de su delimitación territorial, sin que los euros caigan en sus calles y establecimientos. «Queremos trabajar de forma continua, que sepan que esta zona existe y que hay que invertir medios», apuntó Calderín en ese sentido.

En el diagnóstico de la Concejalía de Distrito, que se dio a conocer a finales de mayo, uno de cada cinco establecimientos del barrio de Arenales, entre Bravo Murillo y Juan XXIII, están cerrados en la actualidad. Eso hace un total de 245, según los datos recabados hasta diciembre del año 2020, ya en plena pandemia. Si bien, los redactores del estudio no creen que la crisis sanitaria y económica haya provocado el cierre de todos estos establecimientos, sino que fue «la puntilla final» después de años de «retroceso y deterioro» en la mayoría de las calles del distrito. Algo que llevan tiempo denunciando, por poner un ejemplo, los empresarios de Tomás Morales.

Compartir el artículo

stats