Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Mazuelos Pérez Obispo de la Diócesis de Canarias

José Mazuelos Pérez: «La eutanasia es una práctica del neocapitalismo salvaje»

José Mazuelos Pérez, en su despacho del Obispado. | | LP/DLP

El obispo José Mazuelos Pérez (Osuna, 1960), que fue médico antes que pastor de almas, considera en esta entrevista que la eutanasia es una práctica del neocapitalismo salvaje.

Llegó a Las Palmas en pleno estado de alarma, ¿Cómo ha llevado los peores momentos de la pandemia?

Pues mira, en una diócesis tan mastodóntica como esta, me ha venido hasta bien que toda haya ido al ralentí. Al principio me sentía encorsetado porque no podía conocer la diócesis, pero ese encorsetamiento me ha permitido ir viéndola y conociéndola poquito a poco y no con el acelerón que supone una diócesis de estas dimensiones en pleno apogeo.

¿Qué balance hace de este primer año?

Me he sentido muy acogido, me encuentro como en mi casa, ya no me acuerdo de la otra diócesis. Estoy aquí feliz y yo siempre he dicho que a los andaluces nos pasa como a los canarios. Somos muy nuestros y nos cuesta trabajo salir de nuestra tierra y cuando lo hacemos, la añoramos. Somos primos hermanos, más hermanos que primos, nos gusta la calle, somos gente abierta.

¿Se cumplieron las expectativas que tenía sobre Canarias?

Sí. Yo decía cuando llegué en mi homilía de toma de posesión que había descubierto una iglesia viva y fuerte. No me equivoqué. Es una iglesia viva y fuerte que ha sido capaz de dar respuesta a dos grandes acontecimientos: las crisis de la migración y la pandemia.

Canarias sigue siendo punto de tránsito de miles de personas que arriesgan sus vidas en busca de un futuro mejor y que en muchos casos han recibido un trato indigno, ¿Cómo valora la gestión de esta tragedia humanitaria?

La migración es una realidad muy poliédrica. Hemos visto en la crisis de Ceuta que se usa a las personas como misiles humanos. Otro son las mafias, que hay que investigar bien. Hay gente que viene porque estamos esquilmando sus materias primas. En Senegal, por ejemplo, si esquilmamos sus mares y sus peces y viven de la pesca, le caben dos opciones, o morirse o coger el cayuco y venirse pacá. Los estamos obligando. Están los que huyen de las guerras que se generan o para quitarles sus materias primas o porque las potencias guerrean en sus espacios. Con la migración hay que ir con la cabeza fría, razonando e ir de la mano políticos y todas las instituciones en busca del bien común y de soluciones, porque también es verdad que Canarias no tiene capacidad para dar respuesta a tanto inmigrante. Habrá que promocionar el desarrollo en los países de origen, pero al mismo tiempo hay que buscar una solidaridad también entre los pueblos de España. Canarias no puede asistir a los menas que tiene, es incapaz, seamos solidarios todos los españoles para acogerlos, pero no limitarse a almacenarlos y lanzarlos a la calle cuando cumplen los 18 años. Y luego hay quejas de que sube la delincuencia; pues claro que sube, si usted coge a un menor de 16 y no le enseña a hacer nada y a los 18 lo lanza a la calle. Las instituciones locales están respondiendo y haciendo todo lo que pueden, lo que pasa es que también a ellos se les escapa de las manos, porque no es cuestión del Gobierno de Canarias, es cuestión del Gobierno de España y de las autoridades europeas. 

¿Qué fomenta el racismo en una comunidad tradicionalmente solidaria como esta?

Canarias nunca ha sido racista, pero si no hay una buena información, si ves que te están dejando ahí tirado solo, pues... Cuando se criticó mucho lo de Arguineguín, aquello fue como una bomba de relojería que gracias a Dios no explotó, porque casi 5.000 hombres hacinados en un puerto, demasiado buenos fueron los inmigrantes. Pero también el pueblo de Arguineguín y la gente de allí, que los dejaron solos porque el ministro se lavó las manos y el Gobierno también, y luego les decían que no fueran racistas.

 Cáritas lleva años alertando de la situación de pobreza estructural en Canarias ¿Qué deberían hacer las instituciones para acabar con esta situación?

Hay que hacer viviendas sociales, por ejemplo, y cursos de formación de verdad, no para entretener a la gente, como a los menas, unos añitos. Señores, vamos a sentarnos y dejarnos de rollos y diseñar una FP que dé respuesta a las necesidades laborales. Ese paro juvenil que hay es preocupante. Y la solución no consiste en dar una subvención. Parece que interesa más darle una paguita o una subvención.

 La Iglesia sigue oponiéndose a la eutanasia, ¿no es una crueldad y poco cristiano impedir que una persona con una enfermedad terminal deje de sufrir?

Es que eso no es la eutanasia, es que se está manipulando con eso. Tenemos cuidados paliativos, la medicina garantiza al cien por cien el no sufrimiento, lo que pasa es que hay que gastarse el dinero en tener cuidados paliativos. A mí que no me digan que la eutanasia es para que no sufran. Te voy a poner un pinchacito y te voy a matar para que no sufras. Lo humano no es que me ponga usted un pinchacito para matarme, lo humano es que me de usted cuidados paliativos, me atienda en mi casa, me quite los dolores y los síntomas refractarios y me ayude a estar bien, porque en la medicina sabemos que cuando entra gente en cuidados paliativos pidiendo la eutanasia, en cuanto le controlamos los síntomas, el 100% deja de pedir la eutanasia. Eso es un dato científico de la medicina. Si tú me dices que la eutanasia es evitar el sufrimiento, yo también estoy de acuerdo, pero la Iglesia no está en contra de quitar el sufrimiento, todo lo contrario. La Iglesia está en contra de prolongar la agonía artificialmente y provocar la muerte artificialmente. Por otro lado, ¿podemos hablar de libertad en el caso de un señor que no tiene acceso a cuidados paliativos, un señor que vive en Mogán con un cáncer terminal, con dolores? El único país en donde no existe la especialidad de cuidados paliativos es España. Es verdad que tenemos buenos cuidados paliativos en el Insular y en el Negrín, pero ¿a cuanta gente llegan?. Cuando usted tenga cubiertos los cuidados paliativos para el cien por cien de la población, con atención domiciliaria para los que quieran morir en su casa y una ayuda para enfermos terminales, cuando tenga eso, me habla usted de eutanasia, que es la puerta falsa que están cogiendo para no gastar el dinero donde hay que gastarlo. Y después hablan de la libertad y de que cada uno puede hacer con su vida lo que quiera, pues muy bien, pero entonces para qué me pide que entre la Seguridad Social, me está reivindicando un acto individualista, cien por cien capitalista y quiere que entre la sociedad a ayudarlo. Después, los que pierden la conciencia, ¿quién decide, el médico?.

Se supone que el paciente ha hecho previamente una declaración de voluntades

Pero tampoco se facilita eso. La eutanasia es una práctica del neocapitalismo salvaje, del individualismo radical del mundo anglosajón metido aquí. Yo pago y tú me matas. Pero ¿qué pasa cuando pierdes la conciencia?. Y siempre los pobres son los que se van a quedar al aire porque el señor que tiene dinero siempre va a tener sus cuidados paliativos y va a morir en su casa. El 99,9% de la gente que quiere morirse tiene muchas formas de hacerlo, no necesita que venga un médico ni la Seguridad Social a matarlo. La eutanasia es una práctica del individualismo radical, pero reivindicando una dimensión social del ser humano. Una incoherencia. Eutanasia no es morir sin dolor. Podemos morir sin dolor con cuidados paliativos. Eutanasia es que te provoquen la muerte. El papel de la medicina es curar y cuando no puede, aliviar. Si el señor se quiere matar, nadie se lo impide. El Estado está poniendo eso en manos de unos señores, que son los nuevos verdugos. Los antiguos verdugos respondían al mandato de la ley, estos nuevos verdugos tienen unos poderes adquiridos por ley y es muy peligroso poner en manos de un gremio la vida, sobre todo, la de los más débiles. Y te lo está diciendo un médico. Y no es cuestión de iglesia ni una cosa de la fe, es cuestión de humanismo.Hay mucha gente atea que no está de acuerdo. El partido comunista portugués votó en contra de la ley de eutanasia porque vieron que era un atentado a los pobres y un neocapitalismo salvaje. El respeto a la vida hay que tragárselo entero, decía un médico, no vale tragársela a cachitos.

Cambio de tercio. ¿Qué opina de la decisión de sacar las imágenes de tres vírgenes en procesión para parar el volcán de La Palma?

Uno de los grandes problemas de la secularización es que han eliminado el sentido del misterio y se piensa que el hombre lo controla todo. Es una forma de reivindicar que el volcán nos está diciendo que los científicos no pueden hacer nada, que la ciencia no puede hacer nada, que aquí entramos en el misterio de la naturaleza, el misterio del mal, el misterio de la vida. Y el creyente quiere introducir ese misterio en el misterio de Dios y una forma de expresarlo es sacando la procesión a la calle. 

La discriminación de la mujer en la Iglesia sigue siendo una asignatura pendiente...

El papa Francisco ha dicho que por motivos culturales las mujeres han tenido poco papel en el campo decisorio, que tenemos que escuchar la voz de la mujer más de lo que la hemos escuchado. Ahora bien, al mismo tiempo uno mira la historia y dentro del catolicismo ha habido reinas católicas con un poder absoluto. ¿Qué religión permitía eso?. Ya se han dado pasos, pero cuando uno ve la historia de Santa Catalina de Siena, que le canta las cuarenta a los papas, o Santa Teresa a los obispos, ve que hay una simiente que durante un tiempo se ha apagado y que hay que revitalizar, indiscutiblemente. Ahora, en lo que no podemos entrar es en temas clericales de poder. También el papa Francisco combate ese clericalismo. No consiste en darle poder a la mujer sino en cambiar la mentalidad clerical en el servicio.

¿Es partidario de que las mujeres ejerzan el sacerdocio?

¿Qué significa ser sacerdote? La mujer lo puede hacer todo en la iglesia menos el sacramento de la eucaristía y de la penitencia, que es lo que implica el sacerdocio. Cristo pudo haber instituido la eucaristía con las mujeres, con su madre, y no estaba allí. A la última cena no llevó ni a la madre ni a María Magdalena. Si es cuestión de poder, las Hijas de la Caridad tienen más poder que cualquier papa, tienen hospitales y edificios por todo el mundo. La celebración de la eucaristía es una institución creada por Cristo. Y Cristo no tenía problema en coger a una adúltera y presentarse el primero a ella resucitado y en la última cena, que fue clandestina, podía haber invitado a las mujeres. Y no lo hizo.

Usted retiró de la celebración de la misa al padre Báez, después de que este responsabilizara a una madre del asesinato de sus dos hijas a manos del padre. ¿El reciente levantamiento del castigo supone que la Iglesia asume ese mensaje sexista de acusar a las mujeres víctimas de la violencia machista que sufren?

Un momento. El padre Báez no culpa, eso fue lo que dio a entender y por eso se le dijo que parara. Esas declaraciones que provocan confusión sobre el matrimonio, etc. Yo no sé si expresó bien o no, pero creímos que era suficiente para establecer un periodo de investigación. También se le abrió en el juzgado. Se planteó en aquel momento que dejara de hablar en nombre de la Iglesia y que dejara de ejercer el ministerio. Ahora, se ha decidido que celebre misa con los Hermanos de San Juan de Dios. A un cura no se le puede prohibir que diga misa publicamente, a no ser que sea suspendido a divinis. Se tomaron medidas cautelares por el bien de todos. Yo no lo puedo tener metido en su casa, como si fuera una cárcel.

¿Ya se ha creado la comisión para investigar los abusos sexuales? ¿Por qué la cúpula de la Iglesia se resiste a castigar los abusos a menores y se limita a tapar esta práctica ?

La comisión ya está creada y lista para cuando se produzca alguna denuncia. Está usted hablando con un obispo que antes de venir a Canarias denunció él mismo a un cura, al que le han caído 12 años por abuso. No es cierto lo que usted dice de la cúpula de la Iglesia. La Iglesia está absolutamente sensibilizada desde que empezó Benedicto XVI. Porque antes se estaba inmerso en un proceso basado en la misericordia, pedir perdón y teníamos un cacao mental gordo. Hoy sabemos muchas cosas sobre la pederastia y se da cuenta uno que no vale un perdón en un sacerdote, en un profesor o en un director de gimnasio. No sabemos todavía si es un sádico o un enfermo. Lo que sí sé es que no puede estar con niños ni puede ejercer el ministerio del sacerdocio. Esa es una cosa que ya tenemos clara y lo hemos afrontado. Y ahí estamos. Muchos casos de pederastia salen a los 20 años, pero ya la Iglesia eliminó la prescripción de los delitos, aunque civilmente estamos esperando que anulen esa ley. Si yo descubro que un señor fue un pederasta hace 30 años, automáticamente lo quito de en medio porque no ha prescrito. Si te vas a la justicia civil, sí ha prescrito. Esa es una de las primeras cosas que tiene que hacer la reforma del Código Penal.

Compartir el artículo

stats