Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Puerto

La Armada, una caja de herramientas

El almirante Martorell destaca, antes de visitar La Palma, la capacidad de adaptación del ejército

44

Visita del jefe del Estado Mayor de la Armada a Las Palmas de Gran Canaria Juan Castro

Los efectivos de la Armada con base en Canarias reciben estos días al almirante jefe de su Estado Mayor en la primera visita que realiza al Archipiélago tras su nombramiento.

El almirante jefe de Estado Mayor de la Armada (Ajema) inició ayer en el Arsenal de Las Palmas de Gran Canaria su primera visita oficial al Archipiélago. Diez meses después de acceder al máximo empleo de la Armada, el almirante general Antonio Martorell Lacave llega al Archipiélago en una visita de trabajo para conocer de primera mano la labor que llevan a cabo las unidades con base en las Islas. «Quiero que todas vean al menos una vez al Ajema», aseguró en declaraciones a los medios de comunicación.

Martorell, designado al frente de la Armada por la ministra Margarita Robles tras el ascenso de su antecesor a la Jefatura del Estado Mayor de la Defensa (Jemad), llegó en torno a las 8.15 horas de la mañana de ayer a la Base Naval de Las Palmas de Gran Canaria, donde se le rindieron los honores de ordenanza. En la agenda del día, además de la visita al Arsenal, figuraba un intenso programa con parada en otras dependencias de la Armada en Gran Canaria, así como un encuentro con el delegado del Gobierno en Canarias, Anselmo Pestana. «Tenemos previsto visitar diez unidades, prácticamente todas las que tenemos en Canarias», detalló.

Estos días mantendrá encuentros con el delegado del Gobierno y el presidente del Cabildo de La Palma

decoration

La primera parada del Ajema en Canarias tuvo lugar en la base de cuatro de los seis buques de acción marítima (BAM) del ejército español. Martorell avanzó que la Armada no tiene previsto, entre sus planes a corto plazo, un aumento en el número de medios navales, aunque reconoció que el objetivo final pasa por contar con diez unidades de esta clase como parte de la flota. La renovación de los buques más veteranos de la Marina española, como los patrulleros Intanta Elena e Infanta Cristina, llegará cuando la situación económica «permita afrontar nuevos programas».

La visita de Martorell a las Islas continúa este miércoles en La Palma, donde se encuentra desplegado el Grupo Naval de Playa que en la actualidad presta apoyo para el traslado de personal tras la erupción volcánica. «Por mucho que lo veamos por televisión, es imposible que nos trasladen la tragedia a no ser que vayamos físicamente a estar con la gente de la Armada, que ahora mismo está tratando de echar una mano dentro de las posibilidades que tenemos», apostilló el almirante.

Desde el comienzo de la erupción volcánica, la Armada ha desplazado hasta la Isla varias de sus naves para atender cada nueva fase -por allí han pasado el barco de investigación hidrográfica Malaspina o, más recientemente, el buque anfibio Castilla- y continuará haciéndolo a medida que reciban nuevas solicitudes, de acuerdo con el Ajema. El almirante, que tiene previsto reunirse este miércoles con el presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Hernández Zapata, mostró la disponibilidad del ejército para atender las peticiones que lleguen desde las administraciones.

«Estaremos encantados de poder echar una mano», subraya en alusión a la erupción volcánica

decoration

«Si recibimos alguna otra petición la estudiaremos y si el gobierno la autoriza, como ha sido el caso, estaremos encantados de poder echar una mano», continuó. El almirante recordó que «los medios de la Armada tienen la ventaja de que son como una caja de herramientas» que, en función de las necesidades, «se pueden adaptar para hacer cosas muy diversas».

Martorell concluirá su primer viaje a las Islas en El Hierro, donde la Armada cuenta con una Ayudantía Naval que, tras medio siglo de actividad, permaneció cerrada entre 2015 y 2019. Se trata de una pequeña unidad con menos de diez componentes, pero que resulta fundamental para el despliegue del ejército en el Archipiélago. Según explicó ayer el almirante, las instalaciones de la isla del meridiano volvieron a abrir sus puertas «porque se vio la necesidad de seguir manteniendo una presencia de la Armada en cada una de las Islas».

Compartir el artículo

stats