Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tomás Van de Walle Presidente de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria

Tomás Van de Walle: «Los hosteleros de Vegueta deben ir hacia una mayor regulación para evitar el desmadre»

«La UE necesita una política migratoria encaminada hacia el desarrollo de los países emisores», señala el presidente de la RSEAPGC

Tomás Van de Walle, esta semana en la sede de la Real Sociedad Económica de Amigos del País de Gran Canaria Juan Carlos Castro

El fin de semana se celebró un congreso de reales sociedades económicas en Las Palmas de Gran Canaria. El presidente de la entidad insular, Tomás Van de Walle, está encantado con las conclusiones.  

La semana pasada tuvieron un congreso de reales sociedades económicas de todo el país, ¿cómo fue reencontrarse?

Hemos estado conectados telemáticamente, realizamos reuniones mensuales muy productivas, pero desde el año 2018 que se celebró el anterior congreso, no habíamos vuelto a reunirnos presencialmente. Tendría que haber sido el año pasado, pero se ha pospuesto con la pandemia. Nos hemos reunido unas 60 y pico personas, son 11 sociedades españolas una cubana, de La Habana. Son sociedades de ciudades, más que de territorios, excepto la del País Vasco. 

¿Qué conclusiones sacaron de estas jornadas de trabajo?

Hemos tomado dos acuerdos importantes. Por un lado, la creación de un premio que se llamará Carlos III y se dará bianualmente, para premiar actividades cívicas, sociales o culturales. Y, por otro lado, la creación de una fórmula de asociación con entidad jurídica, como una federación de sociedades económicas. Y hemos orientado el congreso a exponer casos de éxito y de fracaso, para así poder aprender de lo que han hecho otros.

Imagino que la crisis sociosanitaria y económica estuvo también muy presente en su debate.

Hemos tratado la crisis desde el punto de vista de la acción de la Unión Europea, llegando a una conclusión relativamente positiva: la UE, a diferencia de la crisis anterior, ha reaccionado con liquidez, utilizando la estrategia keynesiana, a todas las naciones, y sobre todo las que más han padecido, Italia y España. Ha buscado soluciones que los gobiernos tienen que llevar a cabo, y la responsabilidad ya no recae en la Unión, sino en los gobiernos. Además, debatimos sobre la Unión Europea y su política para las migraciones, que tiene que seguir desarrollándose, hace falta una política no de buena vecindad sino de desarrollo sobre todo del Sahel. El Sahel no es un desierto, sino diez países con varios millones de personas, muchas de las cuales quieren venir a Europa, y hay que darles oportunidades, desarrollo económico y social en sus países. Luego, hablamos de la autonomía estratégica de Europa, tener un criterio de cómo funcionar en el mundo y en particular con tres grandes potencias: Rusia, China y Estados Unidos.

Otro asunto que se trató en una ponencia versaba sobre la sostenibilidad y los Objetivos de Desarrollo Sostenible. ¿La recuperación de la actual crisis debe ser sostenible o no será?

El profesor Francisco Cortés nos habló no de la retórica habitual sobre la economía y los problemas de la emergencia climática, sino de lo que pueden hacer en su vida cotidiana tanto la ciudadanía como las empresas. Está bien decir que protegemos el 40% del territorio canario con espacios protegidos, pero eso no tiene que ver con la emergencia climática, no se cambia absolutamente nada, por lo que hay que ir a lo concreto, a las acciones que pueden hacer las empresas. Esto supone cambios importantes en las estructuras financieras, productivas, y puede haber enormes desajustes en la economía nacional debido a estos cambios de prioridades, y hay que ser conscientes.

Ahora con esta recuperación se plantea una oportunidad para que las empresas se encaminen hacia estas políticas ambientales.

Hay oportunidades para algunas empresas, hay otras oportunidades que ninguna empresa ha visto y podrían aparecer, y hay fracasos para empresas que no se pueden transformar. Los gobiernos deben contar con esto en su política económica.

Hace unas semanas, comerciantes de Vegueta lamentaban la inseguridad que está habiendo en el barrio por las tardes, ¿ustedes también lo notan?

Como tenemos nuestra actividad por el día, no tenemos una afección directa, pero sí nos preocupa. Los empresarios del sector de la hostelería tienen relación con los problemas que se originan, lo cual no quiere decir que ellos lo provoquen, sino que la gente que viene a Vegueta por las tardes y noches lo hace para tomar unas copas o pasar rato al aire libre en las terrazas. Los empresarios de este sector deben ser conscientes de que hay que ir hacia una mayor regulación para evitar que se desmadre, porque si esto ocurre, pierden todos, también ellos porque los consumidores se irán a otro sitio.

Usted también ha sido un gran impulsor de zonas ajardinadas en la ciudad, ¿qué le parecen los esfuerzos que se están haciendo en este sentido, como las laderas de El Lasso?

Ni este, ni ningún gobierno municipal, tiene una política medianamente seria sobre jardinería pública. Desde la Económica, hemos hecho una nueva propuesta, hacer el gran parque del Cono Sur. Hay una gran pieza de suelo público de 300.000 metros cuadrados entre San José y Tafira Baja, que es atravesado en algún punto por la Circunvalación, pero que no impide hacer un gran parque, que sería lo justo para esta zona de la ciudad. Podrías ir caminando por un jardín público desde Las Palmas hasta Tafira Baja. Hacer jardines en las ciudades ya es una cuestión no solo de higiene, o de ornato, sino de política ambiental pura y dura. Hay muchas formas de actuar, no todos tienen que ser con un banco y un parterre, y se pueden hacer muchas cosas en el entorno de la ciudad de Las Palmas. 

¿Y en cuanto a lo que se ha hecho en la ciudad en materia de movilidad sostenible?

Tanto la Metroguagua como quitarle espacio a los coches particulares para dejárselo a otros vehículos como las bicis o las patinetas eléctricas me parecen fenomenal, van en el buen camino. La Metroguagua será muy importante, y ese concepto es el ideal para ir al Sur, y no el del tren que nos tratan de meter por los ojos. Pero sigue estando el tema de la movilidad contaminante a base de vehículos de combustión. Ya no valen los llamamientos al transporte público persé, ya no es suficiente: hay gente que tiene que coger el coche porque vive desperdigada o porque tiene que ir a comprar... Yo creo que los problemas de movilidad no se han planteado con rigor, solo se han hecho paliativos. 

Imagino que estarán felices con la recuperación de la vida cultural de la ciudad tras la pandemia.

Toda la recuperación de festivales y cine es positiva. Y luego hay algo importante también, que es la propuesta del gobierno municipal de optar a Capital Europea de la Cultura. Me gustaría que el Ayuntamiento fuera lúcido en este tema, no lo puede hacer todo y no debe hacerlo todo. Si se quiere que la mayoría de la ciudadanía se embarque en el asunto, no debe monopolizar nada, debe coaligarse con la sociedad organizada, y hacer una estrategia conjunta. Entre todos se debe producir una política cultural rica para que la gente que nos tenga que juzgar vea que la cultura no es solo una misión que lleva el Ayuntamiento adelante con la colaboración puntual de los ciudadanos, sino que nace de la propia ciudad y sus pobladores. Ya hemos propuesto que haga una gran actividad en relación al arquitecto paisajista Nicolau María Rubió, es la gran oportunidad de mostrar a Europa que aquí, hace 50 años tuvimos un gran arquitecto europeo que hizo cosas de relevancia.

Esta capitalidad europea de la cultura se suma a que la ciudad opte a ser capital de la ciencia. ¿Qué le parece esta idea?

Se puede desarrollar una vía, que es la de la cultura científica, la divulgación científica de buen nivel, y ahí puede jugar un buen papel el Ayuntamiento en colaboración con la Universidad. Insisto en lo que dije antes, hay que establecer sinergias y contar con la participación de la sociedad civil organizada. Hay muchas cuestiones científicas que interesan a la población capitalina, y donde se tiene campo que recorrer. Hay que ser realistas, contemos con las demás entidades que existen en un plano de igualdad. 

Compartir el artículo

stats