Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fiebre de las compras se desata

La enorme afluencia de clientes al centro comercial Las Arenas atasca los accesos

10

Compras de Navidad durante el puente de diciembre

Un rebumbio de personas invadió durante todo el día de ayer el centro comercial Las Arenas desde primeras horas de la mañana. «La gente no viene de paseo, viene a comprar», constataba una dependienta de tienda Fundgrube, quien añadió que «mientras la gente venga a comprar, hay trabajo». Y es que como decía Carolina, de Douglas, «todo esto es una gran cadena. Si le va bien a uno, le va bien a los demás». Arriba, Las Arenas, a la izquierda, gente en Las Arenas y a la derecha, clientes en El Muelle. |

La fiebre de las compras se desata | | ANDRÉS CRUZ

Entrar en el centro comercial Las Arenas en vísperas de las fiestas navideñas es como hacerlo en una suerte de castillo de los deseos, pero en lugar de un profundo foso, los clientes deben armarse de paciencia y superar la prueba que supone sortear el tremendo atasco que se monta a la entrada, la particular prenda que deben pagar para acceder al templo del consumo. Salvo que acudan en guagua o caminado, es imposible escapar a los efectos de las retenciones de vehículos que en ocasiones se inician a primeras horas. Ayer, por ejemplo, a las 11:15 de la mañana ya había colas para entrar en los garajes. A las dos de la tarde, la cola llegaba al túnel de Julio Luengo, tal es la fiebre de las compras que ya cabalga desatada y eso que aún faltan unos días para que se inicie oficialmente la campaña de compras navideñas.

La fiebre de las compras se desata

El cierre de Alisios, el principal competidor de Las Arenas en la zona norte, disparó la ya de por sí numerosa afluencia a la zona comercial. Hasta las guaguas que llegan al Auditorio circulaban repletas de viajeros, la mayoría de los cuales iban con rumbo a Las Arenas.

La fiebre de las compras se desata

Y es que, desde el Black Friday, el furor consumista está disparado y jóvenes y viejos acuden en tropel a los centros comerciales en busca de regalos, que este año tienen la dificultad añadida del retraso en la llegada o, peor todavía, o la imposibilidad de conseguir ciertas mercancías, sobre todo electrónicas, por la crisis logística y la escasez de chips.

Tesoros imposibles

Entre los tesoros imposibles de alcanzar están la Play Station 5, el último grito en consolas de Sony, que está llegando a cuentagotas y reservas, mediante, o el Iphone 13, que no llegará a tiempo para la Noche de Reyes.

Los problemas de suministro está retrasando también otro tipo de mercancías, como las botas de fútbol. «Los pedidos están llegando más tarde de lo normal. Eso nos afecta bastante en el tema de las ventas, precisamente ahora que hay más clientes. Llevamos cinco meses esperando por los pedidos de botas de fútbol. Eso quieras que no son ventas que se están perdiendo», se queja Alba, una de las responsables de la tienda deportiva Adidas, donde ayer no cabía un alfiler. «Gente entra, otra cosa es que compre», matiza Alba.

«Esto es una locura. Desde el Black Friday se notó el aumento de gente. Este año ha empezado fuerte, que siga así por mucho tiempo», manifiesta más optimista el encargado de la tienda My lupas, quien expresa con estas palabras su satisfacción por la enorme afluencia de clientes a Las Arenas.

Como siempre en vísperas de las fiestas navideñas, las colas eran permanentes para entrar en la tienda de ropa de Primark y en la juguetería Nikki. Primark ha decidido abrir una hora antes, a las nueve de la mañana, para evitar que se concentre tanta gente, pero aún así el comercio era ayer un auténtico hervidero de clientes. Por el resto del centro comercial, reinaba un tránsito perpetuo de personas con bolsas en la mano, la evidencia más palpable de que la gente se está gastando las perras y no sólo va a pasear.

Sara Navarro, dependienta de Calzedonia, es rotunda al afirmar que «este año, aunque estamos a principios de diciembre, es mejor que 2020. Se nota que la gente está comprando más este año. Yo veo a la gente más tranquila porque ya no están las restricciones de la pandemia. Este sábado también estuvo muy bien», subraya, aunque nada que ver con el Black Friday, la referencia obligada.

A su lado, una señora compra un pantalón termal de polipiel de color negro para su hija, un modelo que está causando furor este invierno. «La gente se está llevando un montón de pantalones, calcetines y medias termales porque muchos se están yendo de viaje. Sobre todo compran las medias, que son muy famosas y además tenemos una promoción muy buena. Este año parece que nos estamos recuperando. 2020 fue muy duro pero las expectativas que tenemos para Reyes son muy buenas. La gente está comprando muchas cositas y se está adelantando, por si acaso luego no encuentra la talla que busca», cuenta.

Esperanzada se muestra también Zule Godoy, encargada de la tienda de ropa de caballero Ghamtton, aunque reconoce que por ahora «la gente está un poquito cauta. Está comprando, pero poquito» y «se nota la competencia de Alisios».

Por ahora, asegura, las ventas en su negocio son similares al pasado año, pero está convencida de que la campaña navideña va a ser buena, porque «la ropa de hombre se suele comprar en Reyes. Sabemos que se va a vender. El año pasado fue brutal, pese a que estábamos saliendo de lo peor de la pandemia, pero las ventas de ropa de caballero siempre superan a las de señora en Navidades porque la familia les regala ropa. El hombre se viste en Navidad», constata Godoy, mientras muestra sus productos estrella: las americanas y los jerseys de punto. «Es una marca española y gusta mucho por la relación calidad-precio», sostiene.

El centro comercial El Muelle registraba ayer mucha menos afluencia que Las Arenas, pero el número de clientes ha aumentado desde el pasado mes de noviembre y no sólo por la vuelta de los cruceros.

Ricardo, encargado de la tienda de electrodomésticos y electrónica Worten, resalta que la campaña de ventas navideña se inició en El Muelle desde principios de noviembre pasado. «Noviembre fue mejor que 2020, aunque nada que ver con 2019, pero este mes de diciembre tenemos buenas expectativas porque está llegando el turismo, el personal está saliendo de los ERTE y el paro y está mejorando la situación», comenta Ricardo, quien se queja del «handicap que les está suponiendo», ahora que hay más gente deseosa de comprar, «el bloqueo logístico que estamos sufriendo, que está haciendo muy complicado traer productos estrella como la Play 5 o el Iphone 13. Así y todo, la gente sigue comprando otros productos alternativos».

Entre los más vendidos figuran las consolas, los grandes electrodomésticos de la zona outlet, teléfonos, juguetes sexuales Satysfyer y electrónica en general. «Todas las semanas tenemos promociones», informa Ricardo, quien añade que se está notando la afluencia de la gente del país.

Tripulaciones

La presencia de los cruceros también se nota en las cajas registradoras de lo comercios, pero más que por los cruceristas, por las tripulaciones de los barcos.

«Los cruceristas, como vienen con excursiones cerradas, se van a otro lado, aunque siempre cae alguno que otro. Los tripulantes compran mucha telefonía y mucho pequeño electrodoméstico». Ayer se les podía ver por todas las tiendas de El Muelle.

Los comerciantes reconocen que el hecho de que haya muchas explotaciones cerradas no ayuda. Todos esperan como agua de mayo la inversión anunciada que permita mejorar la imagen del centro y volver a alquilar los locales que están vacíos desde hace meses. «Está pendiente una reforma integral del centro, que necesita una un cambio de aires. Es lo único que hace falta, porque la ubicación es idónea», destacan.

En Cortefiel también se notó ayer el aumento del trasiego de la gente del país. Muchas familias con niños, que acudían a los restaurantes de la zona y a las atracciones y, de paso, entraban en las tiendas y compraban los regalos. «Hoy se ha animado mucho porque no están todos los centros comerciales abiertos. También tenemos cruceros, pero hoy por ejemplo hay más canarios que turistas, pese a que hay dos cruceros atracados» en el muelle Santa Catalina, explica Sara, dependienta de la tienda de moda.

Y es que como dicen en la tienda de belleza y moda Fundgrube, «todo depende del crucero que llegue. Los Aida son más flojitos, pero cuando vienen los rusos o los alemanes se gastan más dinerito». En cualquiera de los casos, la mayoría de los comerciantes consultados sostienen que van escapando gracias a ellos.

Queso, suspiros, trenes y atracciones

Quesos del país, chorizo de Teror, aceitunas con mojo, suspiros y pan de huevo. Estas son algunas de las delicias que ayer se podían comprar en el mercadillo del centro comercial El Muelle, que además ha puesto en marcha una serie de actividades para los niños, entre ellas un tren de la ilusión que recorre todo el inmueble. El XMas Market ha organizado una serie de actuaciones para entretener a toda la familia durante estas navidades. Hoy, por ejemplo, actúa Delia Santana a las 19:00 horas y le seguirán Killian Viera a las 21.00 horas y el Dj DJake, a las 23:00 de la noche. Mañana martes actúa Jabicombe a las 19:00 horas. Después lo harán Buena Vibra y el Dj DJake. En El Muelle, también se pueden disfrutar de los libros del Book Crossing. La única condición para llevarte gratis un libro es dejar otro a cambio. Por su parte, el centro comercial Las Arenas también ha desplegado un mercadillo de productos de la tierra, dulces y salados, y nuevas atracciones para los más pequeños. Entre ellas destaca el tren de Navidad y el scalextric.

Compartir el artículo

stats