Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Punto de vista

Palabras para don Manuel Lezcano

En la tarde de este pasado miércoles 13 de diciembre me llega la noticia del fallecimiento de don Manuel Lezcano. Se nos va una persona buena, amable, generosa, responsable y justa. Así lo he visto yo a lo largo de los años.

Desde mi infancia lo recuerdo acudiendo a mi casa para atender los requerimientos de algún familiar enfermo, fuera abuela, padre o niño. Sus visitas profesionales, siempre venían acompañadas de un trato exquisito, que relajaba la tensión del desconocimiento natural, propia de la enfermedad en el seno familiar.

Como estudiante de medicina, estuve a su lado mientras atendía su consulta y recibí multitud de consejos que me sirvieron a lo largo de mi ejercicio profesional posterior.

Como médico tuve la oportunidad, con mi consulta en Tafira, de colaborar con él, algo que, desde la grandeza de su figura, me resultaba y a día de hoy me sigue resultando todo un honor.

Ha recibido reconocimientos profesionales, tanto desde su público objetivo, como del Colegio de Médicos por su enorme y dilatada trayectoria profesional, siendo siempre un defensor incansable de los valores humanos y del trato y cercanía respetuosa con sus pacientes.

Le he conocido compartiendo conocimientos musicales y cintas llenas de arias de ópera, llevándoselas al estudio de pintura de mi padre. Era un amante del arte en general y de la acuarela y la música en particular.

Además de su inquietud como médico, la tuvo también para preocuparse del entorno social y del medio ambiente. Fue concejal de Las Palmas de Gran Canaria, alcalde de Santa Brígida, participó en la fundación de ADAPA (Asociación por la Defensa del Árbol y el Paisaje de Gran Canaria). Se preocupó de los espacios verdes de Tafira y de que se generara vida cultural con especial repercusión para la juventud. Además, fue nombrado Hijo Predilecto de Gran Canaria.

Tuvo una idea muy clara de la realidad social y económica de Tafira. Un mundo de extraordinaria convivencia del mundo rural, mayoritariamente, con una minoría de familias con rentas elevadas. A todos supo atender y a todos nos llenó el corazón con la seguridad de tener cerca un médico ejemplar.

Desde estas líneas, transmitir a sus familiares nuestro más sentido pésame. Se nos ha ido un excelente médico y, especialmente, un ser humano entrañable. DEP.

Compartir el artículo

stats