Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Puerto de Las Palmas dice adiós al papel en la salida de Belén María para dar fluidez al tráfico

La Autoridad Portuaria encarga un estudio para digitalizar el puesto de control aduanero

Varios camiones esperan su turno en el control de salida de la glorieta de Belén María. ANDRÉS CRUZ

Unos 70.000 vehículos entran o salen cada día del Puerto de Las Palmas por el acceso principal de la glorieta de Belén María. De ellos, solo una décima parte está dedicada al transporte de mercancías, pero las particulares características de su tránsito, con la obligación de mostrar los documentos aduaneros en papel, genera colas en los viales interiores y ralentiza el tráfico a la salida del recinto portuario. La solución pasa por la digitalización, de acuerdo con la Autoridad Portuaria, que acaba de comenzar los trámites para instalar un sistema que permita a camiones y vehículos ligeros abandonar el Puerto con mayor fluidez. 

La antigua parcela de los depósitos de BP se perfila como nuevo punto de acceso al recinto

decoration

La administración de los Puertos de Las Palmas quiere implantar una herramienta tecnológica que recoja todo el papeleo asociado con las mercancías que transporte el vehículo, para lo que ha elaborado unos pliegos técnicos consensuados con Aduanas y la Guardia Civil, pero la asistencia técnica convocada ayer con un presupuesto inicial de 125.000 euros tiene un objetivo más ambicioso. La Autoridad Portuaria ha dividido el proyecto en cuatro fases que abarcan desde el diagnóstico de las infraestructuras actuales hasta el desarrollo de la plataforma digital pasando por el diseño de los nuevos puntos de control y el propio proyecto de ingeniería civil para el puesto de Belén María, que con diferencia soporta el mayor volumen de tráfico diario. 

La empresa que se haga con el contrato, de ocho meses de duración, se centrará en un primer momento en el análisis de la situación actual, para lo que tendrá que recopilar información detallada sobre los puntos de acceso con los que cuenta La Luz. A partir de ahí, deberá realizar estudios sobre los tipos de mercancías que son objeto de control aduanero, la densidad del tráfico rodado y los espacios físicos disponibles en las inmediaciones para llevar a cabo el rediseño de los controles. También deberá analizar el método más viable para conectar los accesos al Puerto con el sistema de identificación automático de matrículas de la Guardia Civil.

Apertura de la verja de El Sebadal

La segunda fase consistirá en el diseño de los nuevos controles de acceso al Puerto, tanto el de Belén María como el del Muelle Pesquero -que previsiblemente también verá modificada su ubicación actual en los próximos años- y el de El Sebadal, que en la actualidad está cerrado, pero al que se quiere dotar de actividad con este proyecto. La adjudicataria tendrá que describir cómo serán los nuevos controles, con las infraestructuras que necesitarán, así como los procesos automatizados que se llevarán a cabo en ellos. De hecho, deberá revisar de forma detallada los procedimientos que tienen lugar a la salida del Puerto para proponer un método de levante sin papeles.

La ejecución de un nuevo punto de control en un acceso al Puerto por el que pasan unos 7.000 vehículos pesados cada jornada laboral requerirá un espacio por donde los camiones podrán moverse mientras tiene lugar la lectura digital de su documentación. La parcela escogida se encuentra justo a la entrada del Puerto y estuvo ocupada hasta hace poco por los depósitos de combustibles de BP. 

La administración recupera la propuesta para abrir la verja que separa La Luz de El Sebadal

decoration

En sus 14.800 metros cuadrados, el suelo de los antiguos tanques deberá acoger carriles de entrada y salida de camiones y vehículos ligeros dotados con barreras y pórticos para la lectura de matrículas y contenedores, así como paneles electrónicos informativos y cabinas para el Resguardo Fiscal y la Policía Portuaria, según se recoge en el pliego de la asistencia técnica. La adjudicataria tendrá que elaborar su memoria, los anejos, las prescripciones técnicas del futuro pliego para llevar a cabo las obras y el presupuesto necesario para ejecutar los trabajos.  

La última fase de la asistencia técnica consistirá en la elaboración del proyecto de sistemas necesario para que la digitalización de los controles sea realidad. La empresa que se haga con el contrato definirá cómo serán las barreras y los semáforos que guiarán a los vehículos mientras se realizan los controles, así como los programas de lectura de matrículas y las cámaras necesarias para hacerlo, entre otros equipos de hardware o software requeridos para automatizar los procesos de entrada y salida.

Compartir el artículo

stats