Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fallece el empresario Carlos Medina Solís, creador de Carolan y fundador de Fisaldo

Una enfermedad termina a los 81 años con el también expresidente del Club de Exportadores

Carlos Medina Solis

El empresario Carlos Medina Solís falleció la noche de este viernes a causa de una enfermedad que venía padeciendo. El propietario de las tiendas Carolan había mantenido su estado de salud en privado, por lo que solo sus familiares y amigos allegados conocían la gravedad de la afección que le cegó la vida a sus 81 años. Medina estaba casado con Ana María González con la que tuvo tres hijos llamados Carlos, Olga y Ana. Los restos del empresario fueron trasladados ayer al tanatorio de Las Torres.

En vida se dedicó no sólo a la venta de artículos para fiestas a través del Grupo Carolan, también tenía supermercados en el sur de la Isla, así como a la importación y exportación de diversos productos para lo que constituyó la empresa Canarias Logística que opera en el Puerto de La Luz. Además, fue el fundador de Fisaldo y perteneció al comité ejecutivo de la Cámara de Comercio de Gran Canaria.

«Un hombre extraordinario», así lo ha recordado ayer a este periódico el presidente de Oneport Canarias, José Mayor. «Era una persona seria y reservada. Había mantenido con bastante discreción entre sus amigos que tenía una enfermedad mala que se lo llevó al poco tiempo», lamentó Mayor. De igual forma, relató que Medina Solis era «muy serio, querido por los amigos» y que, Mayor explicó que, además, al margen de sus negocios, era bastante colaborador con las organizaciones empresariales a las que perteneció. 

Por ello, destacó que el empresario dueño de Carolan fue un «miembro muy importante de la Cámara de Comercio de Gran Canaria y perteneció a varias organizaciones de empresas portuarias». De hecho, fue presidente del Club de Exportadores. Mayor explicó que Carlos Medina «siempre estuvo al pie de los intereses empresariales» respecto al sector de importación y exportación.

Una de las más grandes preocupaciones del empresario era, según el presidente de Oneport, dejar «encaminados» los negocios familiares, una intranquilidad que dejó a un lado ya que sus hijos se hiciesen cargo de estos. Responsabilidad, para la que «están bien preparados», indicó Mayor.

En el ámbito personal y profesional, para el presidente de Oneport es una pérdida «terrible. Más en estos momentos donde se necesita gente seria, con criterio empresarial y temple. Carlos deja un hueco muy difícil de sustituir», añadió. 

Por su parte, el presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Gran Canaria, José Sánchez Tinoco, también lo recuerda como «un gran empresario». «Empezó con temas de instalación de maquinarias de frío para los supermercados, ahí lo conocí», contó con nostalgia, al tiempo que rememoró que «después fundó Carolan. También se dedicó a los supermercados, artículos de pirotecnia, de fiestas, deferente actividades, todas le salían muy bien», apostilló Sánchez Tinoco.

«Era una persona muy querida, estuvo conmigo en Femepa y actualmente era miembro del comité ejecutivo de la Cámara de Comercio. Era una persona muy cercana, un empresario muy valiente al que se le ha apreciado mucho», reseñó José Sánchez Tinoco. 

El presidente de la Cámara de Comercio de Gran Canaria se mostró «impactado» con el fallecimiento del empresario ya que eran «muy cercanos». De hecho, relató que había hablado con él recientemente, «hace ya unos 15 o 20 días». «En el sector empresarial ha habido una sorpresa impresionante, la mayoría desconocíamos su enfermedad y eso causó más impacto», añadió Sánchez, a la vez que matizó que «Carlos Medina era muy querido. No conozco ningún caso de alguien que hablase mal de él, sino todo lo contrario».

Al duelo se unió el secretario general de la Cámara de Comercio de Gran Canaria, Luis Padrón, quien también recuerda a Carlos Medina como un «gran empresario». «Era un hombre al que catalogaría como hábil para el tema de los negocios y muy trabajador», reseñó, al tiempo que recordó que Medina «fundó una empresa muy potente (Carolan) a la que traía muchos productos de Oriente para venderlos aquí, tenía supermercados. Lo conozco más como un miembro de la Cámara de Comercio, era un gusto tenerlo, muy razonable y consecuente con sus ideas. Nos sentimos muy cómodos con su presencia en el comité». 

Padrón apuntó que sólo tiene buenas palabras que decir «tanto a nivel personal, como profesional» con respecto al empresario con el que mantuvo una relación personal durante una época. «Fue muy cordial y muy humano, serio y amigo de sus amigos. Además, fue el creador de una empresa interesante e importante que ha estado muy presente en la vida de canarios como lo es Carolan, que lleva ese nombre por sus hijos Carlos, Olga y Ana», matizó. 

Vicente Marrero, presidente de Federación Provincial del Sector del Metal de Las Palmas (Femepa), manifestó que el propietario de Carolan «fue un hombre tremendamente implicado en la vida institucional de Canarias, especialmente de Gran Canaria. Era amable que hacía sus planteamientos con inteligencia, ante problemas proponía en vez de protestar», recordó. «Nos ha producido una tremenda tristeza su fallecimiento, además le agradezco a la familia la solidaridad que él mostró con su ciudad adoptiva. Nunca buscó ningún tipo de protagonismo, actuó muy bien, en la sombra diría yo», dijo Marrero.

Compartir el artículo

stats