Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Año nuevo con destino al Caribe

Por primera vez en enero y, tras la alta demanda, parte la Atlantic Rally for Cruisers a Santa Lucía

Salida de la ARC en Las Palmas de Gran Canaria

La tripulación de la regata ARCJanuary con destino a la isla Santa Lucía, se despidió ayer de Las Palmas de Gran Canaria para iniciar la travesía que se prevé dure unas tres semanas.

El 2022 arrancó para los amantes del mar con la primera regata Atlantic Rally for Cruisers (ARC) January en el Muelle Deportivo de Las Palmas de Gran Canaria. Y es que esta travesía marítima no había partido anteriormente durante esta época del año. En esta oportunidad el número de regatista ha sido menor a comparación con las ediciones anteriores ya que tan sólo 38 veleros (diez catamaranes y 28 monocascos) iniciaron el recorrido con rumbo a la isla de Santa Lucía, en el Caribe.

Sobre las 13.00 horas la flote dijo adiós a la capital entre olas y dejó atrás a dos veleros que no pudieron zarpar por problemas, el primero con la vela mayor y el segundo con el motor. En total son seis los yates que permanecen en el Muelle Deportivo a la espera de hacer las reparaciones finales y de parte de su tripulación para alcanzar en los próximos días al resto de la ARC January.

Desde primeras horas de la mañana la bahía ya contaba con decenas de espectadores que acudieron a presenciar la salida de esta regata que en 2021 cumplió su edición 36. Algunos simplemente paseaban por el Muelle Deportivo y otros iban preparados para ver zarpar a los tripulantes de 30 nacionalidades con la «emoción» que supone para muchos el inicio de esta ARC. 

«Siempre vengo a presenciar la salida porque me encanta. Uno de mis sueños es hacer un recorrido así, atravesar el Atlántico en un velero de estos», comentó con ilusión Juan Tellez -un madrileño que ya suma cuatro años en la Isla-, al tiempo que matizó que «hacer un crucero de estos es una maravilla». «Este año, cuando salgan en noviembre intentaré ponerme en contacto a ver si hay posibilidad de ir con ellos acompañando a alguien ya que lamentablemente no tengo el título de capitán para hacerlo sólo», añadió el hombre que llegó a tener un barco pero no logró hacer una travesía como esta.

Tellez arribó a Gran Canaria gracias a su amor por el mar, por lo que siempre está en el Puerto de Las Palmas para contemplar el océano. «Durante toda mi vida he tenido la ilusión de hacer un viaje de este tipo», insistió el madrileño que no pierde las esperanzas de ser un regatista de la ARC.

Espectáculo

«Hace por lo menos 20 años o más que vengo. Es un espectáculo», reseñó José Luis Rodríguez para quien lo más importante es acudir durante las horas previas a la salida y observar los preparativos. Por ello, echa en falta que se haga «más publicidad a la ARC y que no se incluya una gran celebración» para despedir a los regatistas que cruzan el Atlántico. «Este tipo de eventos son muy importantes, en especial para Las Palmas de Gran Canaria que es una ciudad marítima y se ve beneficiada con esta regata, sobre todo porque estas tripulaciones estarán por lo menos 20 días en el mar para llegar a Santa Lucía», comentó el canario al que no le llama la atención realizar un recorrido similar pero sí destacó que por ser isleño le apasiona el océano y este tipo de actividades marítimas.

Carlos Carrasco, por su parte, es un vecino del Puerto por lo que le «fascina» acudir a los pantalanes para contemplar los barcos en sus ratos libres y, en especial, cuando hay una salida «tan importante» como la de esta flota. «Es bonito ver partir a las embarcaciones, además fui patrón por más de diez años, con lo cual iba a Fuerteventura y Lanzarote a pescar», comentó el grancanario, de 70 años, que ve nublado su sueño de navegar por el Atlántico. 

«Hubiese querido hacer un recorrido de estos pero no es tan fácil porque tienes que tener conocidos con este tipo de veleros, además ya con mi edad no puedo hacer un recorrido de este tipo», lamentó Carrasco, al tiempo que reseñó con entusiasmo que «esto tiene que ser una aventura increíble, llegar a América en barco es algo maravilloso».

«Este tipo de eventos le dan un poco de vida al Muelle Deportivo», explicó Guillermo Rodríguez, mientras que su amigo Vicente Perdomo se quejó de que se «deja a un lado a los canarios en el sentido de que no podemos poner ningún objeto en el pantalán porque nos reclaman, pero ellos hacen lo que quieren. Me gusta verlo porque es una historia y ellos no tienen la culpa de como se manejan estas cosas aquí», apostilló. Ambos se dedican a la pesca deportiva, pero no se ven realizando un recorrido tan largo como este que son unas 2.700 millas náuticas. Sin embargo, agradecen que se realicen estas regatas porque «beneficia económicamente a la ciudad y a la Isla, es un evento muy importante. Me gusta venir y ver el movimiento de esta gente que es productivo para todos», recalcó, Rodríguez, al tiempo que añadió que hay que «alabar y aprovechar» el buen clima de las Islas que «favorecen» la realización de la ARC.

José Cuenca es un barcelonés que arribó a la Isla en barco -como lo hace cada dos años- y se encontraba entusiasmado al ver a las tripulaciones organizándose para zarpar rumbo al Caribe. Este año ha coincidido su llegada con la salida de la regata ARC January, aunque también explicó que se los ha encontrado en Santa Lucía en uno de sus cuatro recorridos que ha hecho junto a sus amigos hacía el Caribe. 

El trayecto para él es bueno de ida aunque la vuelta es «complicada porque las olas son de tres o cuatro metros ya que se navega de través». Sin embargo, dijo que «es una pasada» hacer este tipo de viajes en barco y, aseguró, que sirve para «disminuir el estrés» ya que en cada navegación ha encontrado la relajación en estar varios días en el mar sin pensar en nada más que su inmensidad.

«Cuando hay una regata estoy aquí», señaló con contundencia Manuel de la Nuez mientras graba -visiblemente emocionado- la salida de la regata con su móvil. El vecino del Puerto explicó que le gusta pasear por el Muelle Deportivo y la navegación, en especial la Vela Latina. De hecho, ha navegado con sus amigos en barco durante la procesión marítima de la Virgen del Carmen.

«Disfruto ver a las embarcaciones zarpar, vine a la ARC que partió en noviembre y mirando La Provincia me enteré de que hoy (ayer para el lector) había otra, por lo que me vine a presenciar la partida de estos regatistas», agregó.

«Solemos venir los sábados y domingos junto con nuestros nietos a pasear, a ver las salidas durante estos eventos e incluso para zarpar en nuestro barco de recreo Bocamar de vez en cuando», apuntó José Reyes que vive en el barrio de La Isleta. El palmense añadió que ama el mar, aunque el trayecto más largo que ha hecho hasta ahora ha sido hasta la isla de La Graciosa.

31

Salida de la ARC en Las Palmas de Gran Canaria Juan Carlos Castro

Emilia González es una argentina que compró junto a sus amigos un velero en Málaga y aprovechó para realizar una parada en Las Palmas de Gran Canaria, además tiene pensado atracar en el Archipiélago para después iniciar el trayecto Cabo Verde, Brasil y finalmente llegar a su tierra natal. Durante su visita pudo presenciar la ARC January, aunque no conocía de su existencia, y matizó que entre la flota que ha podido ver «hay una cantidad de barcos importantes y lindos».

Este evento organizado por World Cruising Club con la colaboración de la concejalía de Turismo del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Turismo de Gran Canaria y el Puerto de Las Palmas también tiene un beneficio económico y turístico para la Isla. Por lo menos así lo ven los negocios que se encuentran en el Muelle Deportivo capitalino ya que añadieron que cuando hay este tipo de regatas «suben las ventas».

Uno de ellos es el dueño de Sailor’s Bar, Giuseppe Iannantuoni, un negocio que tiene desde 2007 cuando atracó en la ciudad desde su natal Italia. «Con la regata siempre estamos trabajando bien, mucho más que antes de la pandemia. En enero no se realizaba este evento y gracias a la ARC January estamos incluso cansados debido a la cantidad de gente que viene a comer», indicó, al tiempo que matizó que lleva ya 15 años atendiendo a los tripulantes que participan en este evento. 

El empresario llegó a la capital en barco y tras ver que se traspasaba el negocio que ahora regenta, optó por hacerse con él y desde entonces vive en un velero, con lo cual le apasiona el mar y atender a la tropa que zarpó ayer.

En Rower Minimarket, los regatistas también se han hecho sentir, así lo afirmó la empleada Arminda Santana que vio como desde principios de enero llegaban los tripulantes para organizar el viaje. «Han incrementado las ventas», recalcó, a la vez que matizó que los productos que más compran son pan, cruasán, dulces y bebidas de todo tipo.

Los barcos que navegan en esta primera edición de la ARC January son una mezcla diversa de cruceros tradicionales, multicascos de nueva construcción e incluso de regatas alrededor del mundo. Tienen previsto llegar a Santa Lucía en unas tres semanas.

ARC January es la tercera ruta transatlántica organizada por World Cruising Club desde la capital grancanaria con destino al Caribe gracias a la alta demanda de tripulaciones y veleros por participar. La primera, la ARC Plus, partió el pasado 9 de noviembre de 2021 rumbo a la isla de Granada con escala en Cabo Verde. En ella participaron 70 veleros. La segunda, la principal, fue el 21 de noviembre pasado, con 146 yates, con destino a la isla de Santa Lucía. 

Compartir el artículo

stats