Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

ARTE /Una pinacoteca sin visitantes

El desencuentro entre el Cabildo y la ciudad eterniza el inicio de la reforma del Museo Néstor

La pinacoteca afronta un lustro cerrada y sin que todavía el Ayuntamiento haya fijado una fecha de comienzo para la rehabilitación

Exposición en el Museo Néstor

El Museo Néstor cumplió en diciembre pasado cuatro años clausurado, pero la obra del pintor simbolista canario va camino de cumplir un lustro confinada, porque pese al tiempo transcurrido desde que cerró sus puertas aún no hay fecha para iniciar la rehabilitación.

Lo único que se sabe de momento es que las obras tampoco arrancarán este año. El proyecto de rehabilitación aún está “pendiente de unos flecos”, según el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, quien calcula que la remodelación saldrá a concurso, como muy pronto, a finales de este año o en la primera mitad de 2023.

El desacuerdo entre los técnicos de Patrimonio Histórico del Cabildo y los del Ayuntamiento capitalino en torno al proyecto bloquea el inicio de la actuación y condena a la oscuridad la obra de Néstor Martín-Fernández de la Torre, uno de los artistas más importantes de Gran Canaria. En el mejor de los casos, la pinacoteca no podrá volver a abrir sus puertas hasta 2024.

Y es que el proyecto definitivo está pendiente aún, explica Doreste, de que los técnicos municipales e insulares se pongan de acuerdo sobre la ubicación del ascensor, el único asunto que queda pendiente de consensuar, en palabras del edil. “Hay varias alternativas y tendremos que ver donde queremos que vaya”, señala al respecto el responsable de Urbanismo.

El segundo proyecto de rehabilitación fue encargado en 2020 a una arquitecta municipal después de descartar el primero, que realizaron los arquitectos Ramón Chesa y Javier Mena, tras los demoledores informes que emitieron los técnicos insulares a las propuestas planteadas en relación con la rampa de la entrada principal, el ascensor y los sistemas de climatización y contraincendios, entre otros.

Inicialmente, el Ayuntamiento sólo encargó a Mena y Chesa, según reconoció Doreste, un proyecto que se limitaba a mejorar las condiciones de accesibilidad y seguridad de la pinacoteca, además de eliminar los problemas de humedad y el mal estado de la cubierta y las maderas. Posteriormente, el gobierno municipal optó por encargar a la técnica municipal Inmaculada Demetrio un proyecto de rehabilitación integral con proyecto museístico incluido.

Doreste asegura que el segundo proyecto, el definitivo, “está practicamente finiquitado. Faltan los detalles finales de consenso entre los técnicos de ambas administraciones. Los técnicos del Cabildo quieren discutir hasta los últimos detalles el proyecto».

El proyecto está pendiente de "unos flecos", entre ellos la ubicación del ascensor

decoration

Así, está previsto que a «principios» de este año se celebre una reunión entre ambas partes para adoptar una decisión sobre la ubicación del ascensor, que se habló de colocarlo inicialmente en el extremo izquierdo de la fachada.

«Una opción», indica, «es ponerlo dentro del edificio, pero no cabe en el hueco de la escalera y la ubicación en la parte de atrás obliga a hacer un recorrido que puede ser considerado discriminatorio para las personas con movilidad reducida. Todo eso son cuestiones que hay que discutir con mucho cuidado».

De momento, subraya, «se ha alcanzado un consenso con la rampa de acceso».

Una vez los técnicos de ambas administraciones consensúen el proyecto, este tendrá que ser sometido a la aprobación de la comisión insular de Patrimonio Histórico, porque se trata de un Bien de Interés Cultural (BIC), que forma parte del conjunto arquitectónico del Pueblo Canario, diseñado por Miguel Martín-Fernández de la Torre. Una vez que tenga el visto bueno del Cabildo, se podrá sacar a concurso la obra. El responsable de Urbanismo asegura desconocer el coste que tendrá, que espera se financie con los fondos del Fdcan.

El plan de rehabilitación integral del edificio incluye el proyecto museístico realizado por el director del museo, Daniel Montesdeoca, que apuesta por la ampliación de la superficie del equipamiento cultural.

Montesdeoca consideró el pasado año que es necesario que el edificio disponga de espacio suficiente para exponer la obra de Néstor y realizar exposiciones de otros artistas, además de contar con depósitos modernos para guardar la obra del pintor en unas condiciones de conservación adecuadas. Para ello, consideró, es fundamental hacer un nuevo edificio en la parte trasera, donde está hoy la plaza de La Caleta. Entre las deficiencias que tiene el museo, además de la falta de espacio, destaca la falta de un sistema de climatización adecuado para la conservación de la obra pictórica; arreglar las cubiertas y las elementos de madera y eliminar las humedades. También hay que hacer accesible el inmueble y renovar toda la instalación eléctrica.

El juez le da la razón al Cabildo

La ermita del Pueblo Canario parece abocada a al mismo destino que el Museo Néstor. Las obras de rehabilitación pudieron iniciarse, pero fueron paralizadas en junio de 2019 por el Cabildo de Gran Canaria, por las diferencias entre los técnicos de la institución insular y el Ayuntamiento en relación con el tratamiento de la cubierta. Y ahí siguen paralizadas desde entonces.

El Ayuntamiento llevó al juzgado la paralización, pero el juez rechazó el recurso contencioso-administrativo presentado por Urbanismo y ratificó la decisión del Cabildo en septiembre de 2020.

Después de la resolución judicial, al Ayuntamiento no le ha quedado más remedio que modificar el proyecto y seguir las directrices del Cabildo, pero aún no ha pasado por la comisión insular de Patrimonio. El edil Javier Doreste espera licitar la obra este año. | T. G. S.

Compartir el artículo

stats