La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Pepa Luzardo, ha pedido al grupo de gobierno que escuche al presidente del Banco de Alimentos de la provincia de Las Palmas, Pedro Llorca, quien afirmó que el Ayuntamiento debía ser “benevolente” y no cerrar más entidades de reparto.

“Quieren acabar con las ‘colas del hambre’ por una vía perversa, pues no lo hacen mejorando el sistema integral de ayudas a personas vulnerables sino cerrando las entidades de reparto situadas en inmuebles municipales, como si haciendo esto las personas necesitadas fueran también a desaparecer”, afirmó. El PP recuerda que en septiembre se propició una situación “esperpéntica”, a juicio del PP, al desalojarse y cerrar una entidad de reparto en Zárate a la que el alcalde remitió una carta dándole 10 días “para el desalojo de los alimentos depositados”, recogía el texto.