El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha elaborado un Plan de Medidas Antifraude para poder disponer de los fondos europeos Next Generation. Este documento, que será de aplicación a todos los órganos y a todo el personal que intervenga en la gestión de las ayudas, permitirá garantizar que los fondos se utilicen de conformidad con las normas aplicables en lo referente a la prevención, la detección, la corrección del fraude y lucha contra la corrupción y los conflictos de intereses. El plan incluye medidas de autoevaluación y de fortalecimiento de los mecanismos de auditoría y control interno. Además, implica la creación de un comité de seguimiento que realizará una autoevaluación anual y garantizará que se cumplen las medidas.

El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, ha afirmado que la elaboración de este plan «cumple con dos objetivos». Por un lado, refuerza el trabajo de prevención del fraude en la gestión del dinero público. Por otra, servirá para garantizar la correcta ejecución de las ayudas.

El documento también incluye medidas adicionales para superar posibles conflictos de intereses entre el personal político o laboral del Ayuntamiento que puedan generarse durante la tramitación y gestión de los fondos. En caso de detectar algún tipo de fraude o irregularidad, las entidades deberán llevar a cabo acciones, entre las que se destacan la incoación de expedientes disciplinarios, la suspensión del procedimiento o la retirada de proyectos, así como la denuncia a las autoridades competentes. El plan también contempla habilitar un buzón de denuncias.